SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.7 issue3Technology evaluation of a USA-Mexico health information system for epidemiological surveillance of Mexican migrant workersDepleción del ácido ascórbico en el organismo como resultado del tabaquismo author indexsubject indexarticles search
Home Page  

Revista Panamericana de Salud Pública

Print version ISSN 1020-4989

Rev Panam Salud Publica vol.7 n.3 Washington Mar. 2000

http://dx.doi.org/10.1590/S1020-49892000000300009 

Instantáneas

 

La distribución de la grasa corporal y el riesgo de cáncer mamario

 

 

Varios estudios epidemiológicos sobre el cáncer de mama han revelado que el peso corporal, el peso relativo y la estatura influyen en el riesgo de padecer la enfermedad. Se sabe que el exceso de peso aumenta el riesgo de este tipo de cáncer en mujeres posmenopáusicas, pero poco se ha explorado esta posibilidad en las premenopáusicas. Algunos estudios incluso han aportado datos que parecen apuntar hacia un efecto protector en estas últimas, pero las pruebas no son aún del todo convincentes.

En un estudio prospectivo de cohorte efectuado en 109 mujeres premenopáusicas y 150 mujeres posmenopáusicas se examinó el riesgo de sufrir cáncer de mama a la luz del peso corporal, la estatura, el índice de Quetelet (kg/m2) y la razón cintura:caderas (RCC). Las mujeres habían tenido un diagnóstico de cáncer de mama entre 1985 y 1994. Se usaron a manera de testigos 8 157 miembros de la cohorte que no habían padecido este tipo de cáncer.

Los resultados revelaron que las mujeres premenopáusicas tenían un mayor riesgo de sufrir cáncer de mama conforme aumentaba su RCC. El riesgo relativo (RR) de padecer este tipo de cáncer aumentó a 1,72 (IC95%: 1,0 a 3,1) en el grupo correspondiente al cuartil con la RCC más alta. La asociación se observó solamente en personas con un índice de Quetelet elevado, pero no en las que tenían un menor peso. En términos generales, el índice de Quetelet en sí mismo no mostró ninguna relación con el riesgo de cáncer de mama en el grupo premenopáusico, pero sí se observó una asociación de carácter protector en mujeres cuya RCC se ubicaba por debajo de la mediana. Entre las mujeres posmenopáusicas, el RR de sufrir cáncer de mama subió a 2,36 (IC95%: 1,4 a 3,9) en aquellas con un índice de Quetelet en el cuartil más alto, pero en este grupo no se detectó ninguna asociación con la RCC. En el presente estudio no se halló ninguna asociación entre la estatura y el cáncer de mama.

Los resultados de esta investigación confirman que un exceso de peso corporal conlleva un mayor riesgo de cáncer de mama en mujeres posmenopáusicas. En cambio, en mujeres premenopáusicas el exceso de peso puede ejercer un efecto protector contra la enfermedad cuando la acumulación de grasa se ubica principalmente por debajo de la cintura (es decir, en casos con una RCC pequeña). En este mismo grupo, la acumulación de grasa por encima de la cintura (RCC elevada) es factor predictivo del riesgo de padecer cáncer de mama, efecto que se acentúa en mujeres con obesidad. (Sonnenschein E, Toniolo P, Terry MB, Bruning PF, Kato I, Koenig KL, et al. Body fat distribution and obesity in pre- and postmenopausal breast cancer. Int J Epidemiol 1999;28:1026-1031).