SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.7 issue5¿Podrá encontrarse una vacuna contra la enfermedad de Alzheimer? Algunos opinan que síLos programas de desarrollo multisectoriales y su impacto en la salud author indexsubject indexarticles search
Home Page  

Revista Panamericana de Salud Pública

Print version ISSN 1020-4989

Rev Panam Salud Publica vol.7 n.5 Washington May. 2000

http://dx.doi.org/10.1590/S1020-49892000000500011 

Instantáneas

 

La carga de VIH en la sangre y el riesgo de transmisión por contacto heterosexual

 

 

Mientras más bajas son las concentraciones de VIH en la sangre, resulta menos probable que una persona infectada transmita el virus a sus parejas heterosexuales, según un estudio efectuado en Uganda y auspiciado por los Institutos Nacionales de Salud (NIH) de los Estados Unidos de América. Un grupo de investigadores de varios países ha publicado los resultados de la encuesta más extensa que se haya efectuado hasta la fecha para determinar si existe una conexión entre la carga vírica en la sangre de un individuo infectado y otros factores que constituyen un riesgo para la transmisión de VIH entre personas heterosexuales. Los resultados parecen indicar que la carga vírica es el factor de mayor valor predictivo a la hora de determinar el riesgo de transmisión entre hombres y mujeres, independientemente del sexo del individuo transmisor.

La encuesta, que duró dos años y medio, fue aplicada a más de 400 parejas heterosexuales en las cuales solamente una de las dos personas era seropositiva a VIH. Se encontró que mientras más grande era la carga vírica del individuo, más altas eran las posibilidades de que transmitiera el virus a su pareja. En cambio, nadie con menos de 1 500 copias de VIH por mililitro (mL) de sangre transmitió el virus a su pareja sexual.

Los resultados confirman que es beneficioso reducir las concentraciones sanguíneas de VIH y que, aun en casos en que la infección no puede erradicarse del organismo, los medicamentos y las vacunas antirretrovíricas pueden ayudar a reducir la transmisión heterosexual de VIH, que representa la principal vía de transmisión del sida en países del África y en muchas partes del mundo.

Hasta ahora el tratamiento con antirretrovíricos se ha considerado beneficioso para la persona infectada por VIH. No obstante, los resultados de este estudio indican que toda medida encaminada a reducir la carga vírica en un individuo determinado puede contribuir a controlar la epidemia de sida. Es especialmente importante encontrar métodos baratos y factibles de reducir la carga vírica en poblaciones de escasos recursos. Los investigadores también prestaron atención a otros factores de riesgo para la transmisión de VIH. En general, no detectaron ninguna diferencia estadística en la tasa de transmisión de hombre a mujer o de mujer a hombre, pero sí encontraron una asociación significativa entre la circuncisión en el hombre y una menor transmisión de VIH. También observaron una mayor tasa de seroconversión en las parejas jóvenes (de 15 a 19 años de edad).

El proyecto realizado en Uganda ha sido el más extenso en haberse efectuado sobre la transmisión de VIH en el África, región del mundo que ha sido la más azotada por la epidemia de sida. El estudio también se distingue por su rigor científico y porque señala el camino hacia el desarrollo de nuevas intervenciones para prevenir la transmisión de VIH. (National Institute of Allergy and Infectious Diseases, National Institutes of Health. Low blood levels of HIV reduce risk of heterosexual transmission. Comunicado de prensa, 29 de marzo de 2000.)