SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.8 issue3Idoneidad de los estudios en gemelos para investigar el sistema inmunitario¿Por qué les nacen pocos niños de bajo peso a las mujeres mexicanoestadounidenses? author indexsubject indexarticles search
Home Page  

Revista Panamericana de Salud Pública

Print version ISSN 1020-4989

Rev Panam Salud Publica vol.8 n.3 Washington Sep. 2000

http://dx.doi.org/10.1590/S1020-49892000000800013 

Instantáneas

 

El factor VIII y el riesgo de trombosis venosa recurrente

 

 

Concentraciones plasmáticas elevadas del factor VIII de la coagulación constituyen un factor de riesgo de sufrir trombosis venosas profundas. En individuos con concentraciones mayores de 150 UI por decilitro, el riesgo es cinco veces mayor que en aquellos cuyas concentraciones son normales, según estudios efectuados en Europa. En pacientes que han sufrido trombosis venosas, la prevalencia de concentraciones elevadas de factor VIII en el suero es de alrededor de 20%. La elevación de las concentraciones se mantiene a lo largo del tiempo, no es atribuible a una reacción propia de la fase aguda, y podría estar asociada con una predisposición genética. Hasta el momento no se ha descubierto el mecanismo responsable de la relación entre el factor VIII y el riesgo de trombosis.

Las trombosis venosas se pueden prevenir mediante la administración profiláctica de anticoagulantes orales, pero estos medicamentos pueden producir hemorragias graves o incluso mortales. La duración óptima de la profilaxis tras la suspensión de los medicamentos anticoagulantes es difícil de calcular, ya que debe sopesarse con el riesgo de hemorragia. En un pequeño estudio retrospectivo se detectó una asociación entre el riesgo de trombosis venosa recurrente y las concentraciones plasmáticas de factor VIII. A la luz de estos resultados, Kyrle et al. efectuaron otros estudio con 360 pacientes que habían tenido un primer episodio espontáneo de trombosis venosa con el fin de estudiar los efectos de una elevación del factor VIII sobre el riesgo de una trombosis venosa recurrente. Los pacientes tuvieron un seguimiento promedio de 30 meses después del episodio inicial. Se excluyó de la muestra a pacientes con episodios recurrentes previos, deficiencia congénita de algún factor de la coagulación, presencia del factor anticoagulante del lupus, hiperhomocisteinemia, cáncer, embarazo o un trastorno que exigiera un tratamiento prolongado a base de anticoagulantes. El resultado de interés fue un segundo episodio sintomático de trombosis venosa.

Tuvieron trombosis venosa recurrente 38 de los 360 pacientes estudiados (10,6%). Estos pacientes mostraron concentraciones medias (± una desviación estándar) del factor VIII más elevadas que los que no tuvieron un episodio recurrente (182 ± 66 frente a 157 ± 54 UI por decilitro; P = 0,009). El riesgo relativo de una trombosis venosa recurrente fue de 1,08 (IC95%: 1,04 a 1,12; P < 0,001) por cada aumento de 10 UI de las concentraciones plasmáticas del factor VIII. En pacientes cuyas concentraciones superaban las de 90% de la población estudiada, la frecuencia de recurrencias al cabo de dos años fue de 37%, en comparación con 5% en pacientes con concentraciones más bajas (P < 0,001). En pacientes con concentraciones plasmáticas de factor VIII mayores que las de 90% de la población estudiada, el riesgo relativo de una recurrencia fue de 6,7 (IC95%: 3,0 a 14,8) después de hacer ajustes por edad, sexo, presencia o ausencia de factor V de Leiden o de la mutación del G20210A de la protrombina, y la duración de la anticoagulación.

Se puede deducir a partir de estos resultados que los individuos cuyas concentraciones plasmáticas de factor VIII están elevadas tienen un mayor riesgo de sufrir una trombosis venosa profunda. (Kyrle PA, Minar E, Hirschl M, Bialonczyk C, Stain M, Schneider B, et al. High plasma levels of factor VIII and the risk of recurrent venous thromboembolism. N Engl J Med 2000;343:457-462).