SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.8 issue3¿Por qué les nacen pocos niños de bajo peso a las mujeres mexicanoestadounidenses?Monoclonal antibodies for rabies virus characterization and epidemiological surveillance in Latin America and the Caribbean author indexsubject indexarticles search
Home Page  

Revista Panamericana de Salud Pública

Print version ISSN 1020-4989

Rev Panam Salud Publica vol.8 n.3 Washington Sep. 2000

http://dx.doi.org/10.1590/S1020-49892000000800015 

Instantáneas

 

Factores que suscitan episodios primarios y recurrentes de depresión grave en la mujer

 

 

La depresión grave es un trastorno frecuente cuyas causas son sumamente complejas. Es evidente que entre los factores causales figuran las experiencias vitales dolorosas, así como diátesis de origen genético de más larga duración, pero es muy poco lo que se sabe sobre la forma en que estos factores ejercen su influencia a lo largo del tiempo. Kraepelin fue el primero en postular que los factores adversos de tipo psicosocial desempeñan un papel muy importante en un primer episodio de depresión grave y que los episodios recurrentes suelen ser más autónomos y guardar menos relación con causas exógenas o ambientales. Posteriormente, otros investigadores han atribuido esta tendencia a un proceso de sensibilización frente a la depresión. Esta hipótesis, que se ha denominado la hipótesis de la ignición (kindling hypothesis), puede expresarse en términos de actividad mental: La vulnerabilidad a episodios depresivos recurrentes se ve determinada por un riesgo aumentado de caer en patrones negativos de procesamiento de la información . . . un aumento de la tendencia a depender de estos patrones de procesamiento facilita su futura activación por estímulos cada vez más pequeños. Aunque en los siete estudios publicados en inglés se ha encontrado que la proporción de personas en quienes una situación adversa parece haber desencadenado el episodio depresivo fue mayor en los casos de un primer episodio que en el de episodios recurrentes, un grupo de investigadores ha puesto en tela de juicio la confiabilidad de estos estudios sobre la base de sus posibles limitaciones metodológicas. Dichos investigadores formaron una muestra de pares de gemelas (n = 2 395) [un total 97 515 meses-persona y 1 380 episodios de depresión mayor] que fueron entrevistadas durante un período de 9 años. Aplicaron un análisis de supervivencia en diferentes momentos, un modelo de riesgos proporcionales y análisis de regresión paso a paso a fin de examinar la interacción entre la exposición a situaciones adversas y el número de episodios depresivos anteriores, para poder pronosticar episodios de depresión grave.

En las mujeres que habían sufrido de cero a nueve episodios depresivos anteriores, se observó una relación inversa a lo largo del tiempo entre la presencia de una experiencia adversa y la aparición de un nuevo episodio depresivo. Esta relación inversa dejó de observarse después del noveno episodio de depresión grave, y los resultados se mantuvieron aun después de introducir en el modelo la gravedad de la experiencia adversa y los indicadores del riesgo genético, y después de limitar las experiencias adversas a las que tenían carácter independiente.

Cabe afirmar, a la luz de estos resultados, que la asociación entre el número de episodios depresivos anteriores y el efecto desencadenante de experiencias adversas en la aparición de dichos episodios es causal y bifásica. Esta asociación causal va menguando a lo largo del tiempo hasta que se llega a un umbral (nueve episodios, según este estudio) más allá del cual el cerebro ya no parece sufrir ninguna sensibilización adicional al estado depresivo. (Kendler KS, Thornton LM, Gardner CO. Stressful life events and previous episodes in the etiology of major depression in women: an evaluation of the "kindling" hypothesis. Am J Psychiatr 2000;157: 1243-1251).