SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.8 issue3Monoclonal antibodies for rabies virus characterization and epidemiological surveillance in Latin America and the Caribbean¡Escucha, aprende, vive! Programa nacional de sida author indexsubject indexarticles search
Home Page  

Revista Panamericana de Salud Pública

Print version ISSN 1020-4989

Rev Panam Salud Publica vol.8 n.3 Washington Sep. 2000

http://dx.doi.org/10.1590/S1020-49892000000800017 

Publicaciones/Publications

 

The management of nutrition in major emergencies
Ginebra: World Health Organization; 2000. 250 pp.
ISBN 92 4 154520 8

 

 

El contenido de este libro es, toda proporción guardada, como el manual para una guerra. En este caso el enemigo es el hambre y el campo de batalla, las circunstancias en que se encuentra un ser humano en situaciones de gran urgencia. Paso a paso, el lector irá encontrando las estrategias que son, según indica la experiencia, las más adecuadas para hacer frente a estas situaciones.

El capítulo 1 analiza los requerimientos promedio de energía derivada de las proteínas, de micronutrientes y de otros nutrientes específicos que necesita la población de un país en desarrollo, y define las pautas y procedimientos para evaluar y monitorear si las medidas que se toman para proporcionar y dar acceso a los alimentos a dicha población son las más eficaces.

En el capítulo 2 se pasa revista a las causas, consecuencias, signos, síntomas y tratamiento de las principales enfermedades derivadas de una nutrición deficiente, concretamente en lo que se refiere a las proteínas y a los micronutrientes como el hierro, las vitaminas A, C, B1, niacina y vitamina D, y sus consecuencias: anemia, bocio, xeroftalmía, escorbuto, beriberi, pelagra y raquitismo, respectivamente.

El capítulo 3 se refiere a la evaluación y vigilancia del nivel nutricional de una población. En este capítulo se especifican los indicadores físicos y clínicos que definen un nivel insuficiente de nutrición, las medidas y criterios para clasificar el grado de la deficiencia nutritiva y los procedimientos para realizar una encuesta rápida del nivel nutricional de un grupo humano: objetivos, datos, métodos para el muestreo, técnicas de análisis estadístico, interpretación y forma de notificarlos. Para vigilar la eficacia de las acciones, se insiste en la necesidad de realizar supervisiones y estudios periódicos de rastreo, tanto del estado nutricional como del de salud, por conducto de centros de aprovisionamiento de alimentos y clínicas sanitarias.

El capítulo 4 se refiere a las medidas y programas para aliviar las carencias nutricionales. Plantea algunos principios generales, como los factores que afectan a la composición de las raciones, y estrategias más puntuales, como la organización del reparto de raciones secas, las tarjetas o carnets de racionamiento, la distribución en campamentos y en pequeñas poblaciones, la distribución a gran escala de alimentos cocinados, personal y equipo necesarios, combustibles adecuados para cocinar, etcétera, y los criterios para evaluar la eficacia de los programas de distribución de alimentos.

El capítulo 5 complementa el tema de las medidas que deben aplicarse para aliviar la carencia de alimentos. Se refiere a programas nutricionales más selectivos , o sea, a la provisión de alimentos a grupos vulnerables específicos y para aquellos en que es necesaria una rehabilitación alimentaria. Abarca dos subcategorías: los programas de alimentación complementaria y los programas de alimentación con fines terapéuticos. Especifica los criterios de admisión a este tipo de programas, el tipo de alimentos (secos o hidratados), los criterios para establecer y cerrar estos programas, las dietas terapéuticas para niños y las medidas de tratamiento contra la desnutrición extrema y, en los casos de edema de origen nutricional (kwashiorkor), en los adultos y adolescentes.

Existe una relación directa entre la mala nutrición y las enfermedades infecciosas. Por ello, en el capítulo 6 de este libro se describen las medidas preventivas, el tratamiento y los métodos para controlar estas enfermedades. Hay dos recomendaciones fundamentales: coordinación entre las actividades de salud y alimentación y el establecimiento de un sistema de información acerca de la morbilidad y mortalidad debida a infecciones. Específicamente, se plantean las medidas preventivas para las enfermedades diarreicas, la hepatitis vírica, la malaria, las enfermedades respiratorias agudas, el sarampión, la meningitis, la tuberculosis, el tifo murino, la fiebre tifoidea, la sarna, las parasitosis y el virus de la inmunodeficiencia humana. También se mencionan las medidas relacionadas con el ambiente, como los refugios, la provisión de agua y las técnicas sanitarias.

El capítulo 7 analiza el contexto en que se desarrollan las carencias alimentarias. Hace hincapié en que tanto la comunidad como los países deben estar en un estado de alerta constante para descubrir la vulnerabilidad de una población a las deficiencias nutricionales; poner en marcha planes de urgencia y detectar los indicadores de peligro; poner en acción los planes de combate contra la mala nutrición, y asegurarse de que los esfuerzos que se hagan faciliten el funcionamiento de programas de rehabilitación a largo plazo.

En sus páginas finales, el libro contiene nueve anexos de gran utilidad pragmática para facilitar el éxito de una acción efectiva contra las deficiencias nutricionales que ocurren en un grupo humano. Estos anexos versan sobre requerimientos nutricionales, conceptos básicos acerca de los alimentos y la nutrición, técnicas antropométricas utilizables en una situación de urgencia nutricional, procedimientos estadísticos para las encuestas nutricionales, empleo de alimentos específicos en situaciones de urgencia, principios para guiar la alimentación de neonatos y niños, indicadores programáticos, exámenes bioquímicos para descubrir deficiencias nutricionales y desarrollo de recursos humanos para los programas de nutrición en las grandes situaciones de urgencia.