SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.8 issue3¡Escucha, aprende, vive! Programa nacional de sidaEducación en odontología: manual del profesor author indexsubject indexarticles search
Home Page  

Revista Panamericana de Salud Pública

Print version ISSN 1020-4989

Rev Panam Salud Publica vol.8 n.3 Washington Sep. 2000

http://dx.doi.org/10.1590/S1020-49892000000800019 

Publicaciones/Publications

 

Infectious diseases and arthropods
Jerome Goddard. Totowa, New Jersey:
Humana Press; 2000. 248 pp.
ISBN 0-89603-825-4

 

 

Desde las primeras páginas de este libro destaca el problema que le dio origen. El autor señala a nuestra atención la posibilidad de que surjan epidemias devastadoras que ataquen al ser humano debido a la incontenible dispersión de enfermedades infecciosas, algunas ya conocidas, otras "nuevas", como la enfermedad de los legionarios (legionelosis), la enfermedad de Lyme, la ehrliquiosis, el síndrome del choque tóxico y la fiebre hemorrágica causada por el virus Ebola.

¿Cuáles serían algunos de los factores que han favorecido el retorno de esta clase de enfermedades? Según la opinión del autor:

• La habilidad de los microbios para adaptarse a las respuestas del sistema inmunitario del organismo que los hospeda.

• El empleo creciente de los antimicrobianos y la consecuente resistencia a ellos.

• Cambios sociológicos y demográficos crecientes entre los cuales habría que mencionar la frecuencia con la cual el ser humano se desplaza de un lugar a otro del planeta.

• La presencia de cepas cada vez más virulentas, como la de la influenza aviaria, que ataca a los humanos y provoca una variante de la "enfermedad de las vacas locas".

• La aparición de nuevas cepas resistentes de Staphylococcus aureus.

Muchos fenómenos que ponen en peligro la salud pública e individual han surgido a partir del final de la II Guerra Mundial. Entre ellos vale la pena citar los brotes repetidos de dengue hemorrágico en más de un centenar de países; el aumento de casos de malaria (paludismo) en territorios que se suponían libres de esta enfermedad; la mayor frecuencia de leishmaniasis cutánea; el incremento de la enfermedad (borreliosis) de Lyme, la emergencia de especies de Babesia capaces de infectar al hombre, etcétera.

Si bien es cierto que los métodos diagnósticos se han refinado lo suficiente como para que la detección de estas enfermedades sea más frecuente, sería poco racional dejar a un lado otros factores decisivos en la creciente aparición de enfermedades transmitidas por vectores. Tal es el caso del aumento de la población mundial, los cambios ecológicos y del ambiente y, entre ellos, de manera principal, la tendencia (o necesidad) que tiene el hombre de establecerse en áreas rodeadas de bosques.

Ante este panorama, el conocimiento de la distribución, hospedaje, reservorios y vectores de esta clase de enfermedades es materia urgente. El presente texto proporciona a los médicos, entomólogos, sanitaristas, epidemiólogos y otros especialistas involucrados en el tema, suficiente información acerca de las características biológicas y entomológicas de las enfermedades infecciosas transmitidas por vectores. Asimismo, se incluyen normas generales para el tratamiento más adecuado (sin especificar dosificaciones) y las medidas de prevención contra cada entidad patológica.

El primer capítulo proporciona al lector una vista panorámica de la importancia que tienen los artrópodos en relación con la salud humana, tanto por sus efectos directos como indirectos sobre el organismo humano. El autor se basa en la clasificación de los artrópodos en seis grupos: insectos, arañas, ácaros (garrapatas), escorpiones (alacranes), cienpiés y miriápodos.

En el capítulo 2 se resumen los mecanismos de las enfermedades transmitidas por artrópodos; la transmisión de agentes patógenos por medios mecánicos y biológicos, así como la caracterización de la capacidad intrínseca de determinados artrópodos para adquirir, mantener y transmitir agentes microbianos, lo cual significa que no todos los artrópodos son vectores de enfermedades.

La descripción de cada una de las enfermedades está dividida, en la mayoría de los casos, en tres secciones principales: importancia de la enfermedad, caracterización clínica y tratamiento. Cuando procede, se agregan las medidas profilácticas conducentes y los datos de laboratorio característicos de la enfermedad.

Entre las enfermedades transmitidas por mosquitos, el autor estudia la malaria, las encefalitis víricas, el dengue, la fiebre amarilla y las filariasis. Entre las enfermedades transmitidas por garrapatas se mencionan la fiebre manchada de la Montañas Rocosas, las riquetsiosis, ehrliquiosis, la enfermedad de Lyme, la tularemia, la babesiosis, la muy recientemente descubierta fiebre por garrapatas del venado, etcétera. En seguida se estudian las enfermedades transmitidas por pulgas, como la peste, el tifo murino y la enfermedad por rasguño de gato.

Nada escapa a la revisión tan completa que ha hecho el autor acerca de las enfermedades infecciosas transmitidas por vectores. En los últimos dos capítulos se incluyen la leishmaniasis, la bartonelosis, la enfermedad de Chagas, la enfermedad del sueño, la oncocercosis, el tifo de los matorrales y las infecciones transmitidas por piojos.

Los tres siguientes capítulos del libro están dedicados a otros padecimientos causados o relacionados con diversos artrópodos, como la miasis; las muy pintorescas "parasitosis imaginarias" (que, en verdad, son padecimientos psiquiátricos muy difíciles de tratar porque los pacientes juran y perjuran que insectos de las más variadas formas y tamaños habitan bajo su piel) y los trastornos provocados por picaduras o mordeduras de artrópodos: lesiones cutáneas, reacciones de hipersensibilidad al veneno o a la saliva de los artrópodos o una enfermedad infecciosa.

El último capítulo resulta especialmente interesante. La pregunta planteada por el autor es: ¿pueden los mosquitos que chupan sangre transmitir el virus de la inmunodeficiencia humana? La respuesta: los estudios de laboratorio y las investigaciones epidemiológicas indican que tal posibilidad es improbable. Los artrópodos, concluye el autor, carecen de importancia para la ecología de este virus. La pregunta que surge en la mente del lector sería: ¿podrá descubrirse en el futuro que este mecanismo sí es posible?

El libro culmina con dos apéndices. El primero es un glosario de los síntomas y signos que caracterizan a las enfermedades infecciosas transmitidas por artrópodos. El segundo enumera once pruebas utilizadas en el diagnóstico de este tipo de padecimientos.