SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.8 issue4Retiros del mercadoDecisiones diversas author indexsubject indexarticles search
Home Page  

Revista Panamericana de Salud Pública

Print version ISSN 1020-4989

Rev Panam Salud Publica vol.8 n.4 Washington Oct. 2000

http://dx.doi.org/10.1590/S1020-49892000000900017 

Información farmacológica

 

REACCIONES ADVERSAS

 

 

Celecoxib: experiencia inicial de notificación (Australia)

El celecoxib (Celebrex®) es el primero de los inhibidores de la ciclooxigenasa 2 que se vende en Australia. Entre el comienzo de la comercialización en octubre de 1999 y abril de 2000, el Comité Australiano de Reacciones Adversas a los Medicamentos ( ADRAC) recibió 919 informes de presuntas reacciones adversas.

En general, se han mencionado reacciones gastrointestinales adversas relativamente leves (náusea, dolor abdominal, dispepsia y diarrea). Ha habido relativamente pocos informes de reacciones adversas de las vías digestivas superiores e inferiores (31 y 28 informes, respectivamente), lo cual es compatible con los resultados de ensayos clínicos de celecoxib con naproxeno y diclofenaco, AINE más convencionales. Algunos pacientes presentan úlceras o hemorragias gástricas o intestinales mientras toman celecoxib. En este momento no se sabe aún si se trata de la tasa básica de incidencia de esos problemas o si el medicamento se ha empleado en lugar de otros AINE en un grupo de pacientes con mayor riesgo.

Ha habido nueve informes que describen insuficiencia renal aguda o empeoramiento de la insuficiencia renal crónica. En esos informes se citó constantemente que los pacientes eran ancianos de 70 a 94 años y, en seis casos, que tomaban un inhibidor de la enzima convertidora de la angiotensina y un diurético en el momento de comenzar el tratamiento con celecoxib. Al igual que los AINE convencionales, este último producto tiene tendencia a empeorar la función renal en pacientes que toman una combinación de esas tres clases de medicamentos (tratamiento triple) (2).

Al parecer, el celecoxib se destaca como causa de varias otras clases de reacciones:

• Hay una mayor proporción de erupciones cutáneas y urticaria, pero pocos informes de reacciones graves, como el síndrome de Stevens-Johnson (un informe) o eritema multiforme (2).

• En alrededor de 5% de los informes se han mencionado otras formas de alergia, incluso edema facial o lingual y angioedema (7), y reacción anafilactoide (3). También hubo informes de asma o de su empeoramiento.

• Se ha descrito a menudo edema periférico; en 11 informes se citaron varios grados de hipertensión.

• Se han notificado comúnmente mareo y cefalea.

• El celecoxib aumenta a veces el coeficiente normalizado internacional (INR) en pacientes que toman warfarina y eso se ha notificado siete veces al ADRAC.

En los primeros meses de la comercialización, el celecoxib ha dado origen a un elevado número de informes al ADRAC. Su perfil de efectos adversos parece ser similar al de un AINE convencional, excepto cuando se trata de reacciones del aparato digestivo.

Entre las reacciones cutáneas figuran las erupciones cutáneas (202), prurito (63) y urticaria (52). Otras reacciones son de carácter psiquiátrico, digestivo (náusea 71, dolor abdominal 59, dispepsia 58, diarrea 54); sanguíneo (púrpura 14); alérgico (edema facial 33); cardiovascular (hipertensión 11, edema periférico 51); sistémico (cansancio 23); neurológico (mareo 64, cefalea 34), y respiratorio (disnea 32, asma 17, empeoramiento del asma 12).

Fosfenitoína sódica (Pro-Epanutin®): arritmias e hipotensión graves (Reino Unido)

La fosfenitoína (Pro-Epanutin®) es un profármaco de la fenitoína. Se autoriza su uso intravenoso en casos de estado epiléptico, y el medicamento intravenoso o intramuscular se usa para tratar o prevenir los ataques epilépticos provocados por neurocirugía o traumatismo craneal, o cuando no se puede administrar fenitoína por vía oral.

Se han notificado varias reacciones cardiovasculares adversas graves, incluidas algunas mortales, en pacientes tratados con fosfenitoína intravenosa.

En todo el mundo, se han notificado 21 casos de asístole, fibrilación ventricular o paro cardíaco causados por fosfenitoína intravenosa. Se sabe que cinco pacientes recibieron fosfenitoína en dosis o velocidades de perfusión superiores a las recomendadas. También ha habido informes de hipotensión (34), bradicardia (15) y varios grados de bloqueo cardíaco (10). La mayoría de las reacciones ocurrieron en los 30 minutos posteriores a la perfusión.

Algunas de esas reacciones se atribuyeron a una dosis excesiva accidental. Por lo tanto, es preciso seguir las siguientes instrucciones sobre dosificación y vigilancia:

• Se debe hacer lo posible por vigilar la frecuencia cardíaca, la tensión arterial y la función respiratoria durante la perfusión.

• El paciente debe seguir en observación por lo menos durante 30 minutos después de terminar la perfusión.

• Puede ocurrir hipotensión con las dosis y tasas de perfusión recomendadas. Quizá sea necesario reducir la velocidad de perfusión o interrumpir el tratamiento.

• Es posible que en ancianos y personas con insuficiencia renal o hepática tratados con Pro-Epanutin® haya que reducir la dosis inicial (de carga) y la velocidad de perfusión, y disminuir o administrar con menos frecuencia la dosis de sostén. Se aconseja reducir la dosis o la velocidad de perfusión de 10 a 25%.

Broncoespasmo asociado con el uso de zanamivir (Francia)

El zanamivir es un agente antivírico vendido desde 1999 en Francia y otros países para el tratamiento de la influenza durante períodos de epidemia. A partir de los ensayos comparativos que se han hecho con un poco más de 2 000 pacientes en total, no se ha comprobado que prevenga complicaciones en pacientes de alto riesgo (determinación efectuada sin estricta evaluación) ni que acelere marcadamente la recuperación clínica (de 0,7 a 1,5 días).

La vía de administración, ya sea oral o en inhalación, acarrea el posible riesgo de efectos respiratorios ad versos y se observaron casos de broncoespasmo durante varios ensayos clínicos.

El 26 de enero de 2000, el Organismo de Fiscalización de Medicamentos de Francia notificó 17 casos de efectos respiratorios adversos causados por zanamivir (incluso casos de broncoespasmo), que a veces ocurrieron solo minutos después de inhalarlo (4). La mayoría de esos 17 casos, que se produjeron después de haber autorizado la venta del medicamento, se observaron en los Estados Unidos. Se sabía que algunos de los pacientes tenían asma o enfermedad respiratoria obstructiva crónica.

En la práctica, no ha mejorado el valor clínico del zanamivir inhalado. Si se ha comenzado a administrar el tratamiento con ese producto, es preciso informar al paciente del riesgo de efectos adversos potencialmente graves, como broncoespasmo, y aconsejarle que deje de tomarlo cuando aparezca el menor síntoma. Además, los pacientes con asma o enfermedad respiratoria obstructiva crónica que tomen zanamivir a pesar del riesgo, deben tener a mano un broncodilatador de acción rápida.

Se han modificado las secciones de "Advertencias" y "Precauciones para el uso" del prospecto.1

 

 

1 Glaxo Wellcome imprimió el nuevo prospecto (publicado el 24 de enero de 2000) para los médicos prescriptores de Francia en el reverso de una carta de advertencia. Sin embargo, en los anuncios hechos en varias publicaciones médicas en febrero (unos 8) (por ejemplo, el No. 6637 de Quotidien du Médecin, el No. 4696 de Panorama du Médecin y el No. 2004 de Médecin Généraliste) se divulgó solamente una versión abreviada y modificada del antiguo prospecto.