SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.9 issue1Controversia sobre el programa de vacunación antigripal en masa en la provincia canadiense de OntarioRetiros del mercado author indexsubject indexarticles search
Home Page  

Revista Panamericana de Salud Pública

Print version ISSN 1020-4989

Rev Panam Salud Publica vol.9 n.1 Washington Jan. 2001

http://dx.doi.org/10.1590/S1020-49892001000100014 

Instantáneas

 

Efecto de una dieta baja en sal en la tensión arterial

 

 

Es un hecho ampliamente conocido que el consumo de sal tiene un efecto directo en la tensión arterial, pero según revelan los resultados de un estudio reciente efectuado por Sacks y colaboradores de la Universidad de Harvard, el efecto es mucho mayor de lo imaginado hasta el momento. Los investigadores determinaron el resultado, en un total de 412 personas hipertensas y normotensas, de consumir diferentes cantidades de sodio en la dieta, en combinación con el régimen dietético DASH (Dietary Approaches to Stop Hypertension), que es rico en verduras, frutas y productos lácteos con bajo contenido de grasa. Se asignaron aleatoriamente dos tipos de alimentación: la dieta típica estadounidense al grupo testigo, y el régimen DASH al grupo de estudio. Dentro de cada uno de estos dos grupos, la dieta se acompañó de un aporte de sal elevado, moderado o bajo por espacio de 30 días consecutivos, siguiendo un patrón aleatorio.

El paso de un consumo de sal elevado a un consumo intermedio se asoció con una reducción de la tensión arterial sistólica de 2,1 mmHg (P < 0,001) en el grupo testigo (dieta habitual) y de 1,3 mmHg en el grupo de estudio (régimen DASH) (P = 0,03). Al reducirse el consumo de sodio de un nivel moderado a un nivel bajo, se produjo una reducción adicional de la tensión arterial de 4,6 mmHg en el grupo testigo (P < 0,001) y de 1,7 mmHg en el grupo de estudio (P < 0,01). Estos efectos se observaron en personas normotensas e hipertensas de todas las razas y de ambos sexos. Como puede observarse, al reducir la cantidad de sodio, diferencias significativas se produjeron en las personas sometidas al régimen DASH, y estas diferencias fueron más marcadas en las que consumían mayores cantidades de sodio. Cuando se comparan las personas en extremos opuestos -es decir, las que ingirieron una dieta habitual rica en sodio y las que se sometieron a la dieta DASH con bajo consumo de sodio¾, se observa una diferencia de tensión arterial mayor de 7,1 mmHg en normotensos y de 11,5 mmHg en hipertensos.

Los autores concluyen que tanto el régimen DASH como un consumo de sodio en la dieta de menos de 100 mmol al día reduce la tensión arterial notablemente, pero el efecto es mayor cuando ambas conductas se combinan. Los beneficios a largo plazo dependerán de la capacidad de las personas para cambiar sus hábitos alimentarios permanentemente y de la disponibilidad de alimentos con un bajo contenido de sodio. (Sacks FM, Svetkey LP, Vollmer WM, Appel LJ, Bray GA, Harsha D, et al. Effects on blood pressure of reduced dietary sodium and the Dietary Approaches to Stop Hypertension (DASH) diet. New Engl J Med 2001;344(1): 3-10.)