SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.9 issue3Public, decentralized, and community health networks in BoliviaLos problemas de salud de las personas sin hogar author indexsubject indexarticles search
Home Page  

Revista Panamericana de Salud Pública

Print version ISSN 1020-4989

Rev Panam Salud Publica vol.9 n.3 Washington Mar. 2001

http://dx.doi.org/10.1590/S1020-49892001000300009 

Instantáneas

 

Suplementos de vitaminas C y E y mortalidad por cáncer colorrectal

 

 

Las vitaminas C y E son importantes antioxidantes que pueden reducir el riesgo de cáncer. Si los suplementos de estas vitaminas redujeran sustancialmente el riesgo de cáncer colorrectal (CCR), sus implicaciones para la salud pública serían importantes, dado que los suplementos vitamínicos son baratos y fáciles de administrar y que el CCR constituye la tercera causa más frecuente de muerte por cáncer en los hombres y mujeres de los Estados Unidos de América (EE.UU.). Solo se han realizado tres estudios prospectivos sobre la asociación entre el CCR y el uso de suplementos de vitaminas C o E y algunos de sus resultados indican una reducción del riesgo, particularmente con los suplementos de vitamina E. Sin embargo, ninguno de ellos ha analizado los resultados en función de la duración del consumo de los suplementos vitamínicos. Esto llevó a un grupo de investigadores de la American Cancer Society a analizar la asociación entre la mortalidad por CCR y el uso suplementos de vitamina C o E de forma aislada (no como complejos polivitamínicos) en una gran cohorte de adultos de los EE.UU.

Los individuos analizados formaban parte de la cohorte de 508 351 varones y 676 306 mujeres participantes en el Estudio de Prevención del Cáncer-II (CPS-II), todos ellos con más de 30 años de edad en 1982, momento de su inclusión en el estudio (promedio de 57 años para los varones y 56 para las mujeres).

Se determinó que hasta el 31 de diciembre de 1996 habían muerto 237 452 (20,0%), 944 313 seguían vivos (79,7%) y 2 892 (0,2%) habían dejado de ser seguidos por datos insuficientes. Se obtuvieron los certificados de defunción de 98,6% de los fallecidos. Las causas de muerte se definieron de acuerdo con la novena edición de la Clasificación Internacional de Enfermedades. Se excluyeron 82 349 individuos con antecedentes de cáncer, 158 180 que no proporcionaron información suficiente sobre la frecuencia y duración del uso de las cuatro vitaminas (A, C, E y polivitaminas) que figuraban en el cuestionario, 110 684 que tomaban uno o más de los suplementos vitamínicos menos de una vez a la semana, 17 628 con la misma frecuencia y duración de uso de los cuatro suplementos vitamínicos, quienes podrían estar informando sobre su consumo de suplementos polivitamínicos y no de vitaminas individuales, y 103 925 que no proporcionaron información sobre la dieta, la educación o el índice de masa corporal. Se analizaron los 711 891 individuos restantes (334 125 hombres y 377 766 mujeres).

A través del cuestionario realizado en 1982 se determinó la frecuencia y duración del consumo de los cuatro suplementos vitamínicos. Se consideraron consumidores diarios los individuos que decían tomar una vitamina en particular al menos 25 días al mes.

La asociación entre el consumo de suplementos de vitaminas C y E y el CCR se analizó con el modelo de riesgos proporcionales de Cox, teniendo en cuenta otros posibles factores de riesgo (edad, nivel educacional, índice de masa corporal, consumo de aspirina, tratamiento de reposición de estrógenos y consumo de vegetales y granos con alto contenido de fibra).

Durante los 14 años de observación (1982- 1996) hubo 4 404 muertes por CCR (2 468 en hombres y 1 936 en mujeres). En términos generales, no se obtuvo ninguna prueba de que el consumo diario de suplementos de vitaminas C o E, aunque fuera prolongado, se asociara con una reducción de la mortalidad por CCR. Las razones de las tasas (RR) fueron de 0,89 (intervalo de confianza de 95%; IC95%: 0,73-1,09) con el consumo a largo plazo (10 o más años) de vitamina C y de 1,08 (IC95%: 0,85-1,38) con el consumo a largo plazo de vitamina E.

En los análisis de subgrupos, el consumo diario de vitamina C a largo plazo se asoció con una tendencia a la disminución del riesgo en los varones (RR = 0,75; IC95%: 0,57-1,00), pero no en las mujeres (RR = 1,05; IC95%: 0,80-1,38). El consumo a largo plazo de vitamina C también se asoció con una gran reducción del riesgo de muerte por CCR en los menores de 65 años (RR = 0,48; IC95%: 0,28-0,81), pero no en los mayores de 65 años (RR = 1,02; IC95%: 0,83-1,26), y a una reducción del riesgo de muerte por cáncer rectal a todas las edades (RR = 0,40; IC95%: 0,20-0,80), aunque no del riesgo de muerte por cáncer de colon (RR = 0,98; IC95%: 0,80-1,20). El consumo a largo plazo de vitamina E presentó una tendencia no significativa a disminuir la mortalidad por CCR en los fumadores (RR = 0,60; IC95%: 0,31-1,16), pero no en los no fumadores ni en los exfumadores. No se observaron interacciones importantes entre el consumo diario de vitamina C y de vitamina E, independientemente de que se incluyeran o excluyeran los usuarios de polivitaminas.

Los resultados negativos de este estudio son importantes, dado que algunos estudios recientes han detectado un importante efecto protector de los suplementos de estas vitaminas antioxidantes frente al CCR. En uno de ellos, el consumo de suplementos de vitamina E se asoció con una disminución de 50% en el riesgo de CCR en mujeres.

Los resultados de los subanálisis deben ser interpretados con cautela. No hay otros estudios que indiquen que la reducción del riesgo con la vitamina C sea mayor en los hombres que en las mujeres ni en los menores de 65 años que en los mayores, ni hay motivos para esperar que la vitamina C tenga un efecto específico sobre el cáncer rectal, más que sobre el cáncer de colon.

Después de analizar las posibles explicaciones para la discrepancia entre estos resultados y los de estudios anteriores, los autores concluyen que el consumo a largo plazo de vitaminas C o E no parece tener un sustancial efecto protector frente a la mortalidad por CCR, aunque no se pueden excluir efectos beneficiosos en poblaciones malnutridas o en subgrupos específicos de la población. (Jacobs EJ, Connell CJ, Patel AV, Chao A, Rodriguez C, Seymour J, et al. Vitamin C and vitamin E supplement use and colorectal cancer mortality in a large American Cancer Society cohort. Cancer Epidemiol Biomarkers Prev 2001;10:17-23).