SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.9 issue3Los problemas de salud de las personas sin hogar¿Qué entienden las mujeres por un "resultado normal del frotis cervical"? author indexsubject indexarticles search
Home Page  

Revista Panamericana de Salud Pública

Print version ISSN 1020-4989

Rev Panam Salud Publica vol.9 n.3 Washington Mar. 2001

http://dx.doi.org/10.1590/S1020-49892001000300011 

Instantáneas

 

Aparatos de medición de la tensión arterial. Recomendaciones de la Sociedad Europea de Hipertensión

 

 

Hay un gran mercado para los aparatos de medición de la tensión arterial, no solo entre los médicos, sino también entre el público, una vez que las personas tienden cada vez más a medirse su propia tensión arterial. Para unos y otros, la exactitud debería ser un criterio fundamental a la hora de elegir el aparato de medición. Sin embargo, la exactitud de la mayoría de los aparatos todavía no ha sido investigada de forma independiente con los dos métodos de validación más utilizados: el de la Sociedad Británica de Hipertensión (British Hypertension Society; BHS) y el de la Asociación Estadounidense para el Avance del Instrumental Médico (US Association for the Advancement of Medical Instrumentation; AAMI). Por consiguiente, con el fin de orientar a los compradores, la Sociedad Europea de Hipertensión decidió examinar regularmente los aparatos de medición de la tensión. En este primer informe se incluyen los aparatos para los que existen datos publicados acerca de su validación con los métodos antes mencionados.

El criterio requerido por la BHS es que, en una escala de cuatro grados (de A a D, donde A representa la mayor concordancia y D la menor) los aparatos alcancen al menos el grado B, que implica que el porcentaje acumulado de mediciones de la tensión sistólica y de la tensión diastólica que difieran en £ 5, £ 10 y £ 15 mm Hg con respecto a las mediciones efectuadas con el aparato estándar de mercurio sea, como mínimo, del 50, 75 y 90%, respectivamente. A su vez, el criterio requerido por la AAMI es que las mediciones efectuadas con el aparato investigado y con el aparato estándar de mercurio no difieran en una media > 5 mm Hg o una desviación típica > 8 mm Hg. Para recomendar un aparato se exigió que cumpliera ambos criterios tanto para la tensión sistólica como para la tensión diastólica.

Los aparatos se clasificaron en dos grandes grupos: esfigmomanómetros manuales (de mercurio o aneroides) y automáticos. Este último grupo se subdividió en aparatos de uso hospitalario, de uso ambulatorio, de uso comunitario y de uso personal. La información sobre los fabricantes aparece en la página de Internet de British Medical Journal.

Solo se recomienda el uso de 1 de los 2 esfigmomanómetros manuales probados (PyMah de mercurio); de 2 de los 5 esfigmomanómetros automáticos de uso hospitalario (Datascope Accutorr Plus y CAS Model 9010); de 5 de los 23 esfigmomanómetros automáticos de uso personal para medición de la tensión arterial en la arteria braquial (Omron HEM-705CP, Omron HEM-722C, Omron HEM-735C, Omron HEM-713C y Omron HEM-737 Intellisense); de ninguno de los 4 esfigmomanómetros automáticos de uso personal para medición de la tensión arterial en la arteria radial, y de 16 de los 24 esfigmomanómetros automáticos de uso ambulatorio (CH-DRUCK, Daypress 500, DIASYS Integra, ES-H531, Meditech ABPM-04, Profilomat, QuietTrak, Save 33 Model 2, Schiller BR-102, SpaceLabs 90202, SpaceLabs 90207, SpaceLabs 90217, TM-2420 Model 6, TM-2420 Model 7, TM-2421 y Takeda 2430), aunque algunos de estos solo se recomiendan en una de las dos modalidades (auscultatoria u oscilométrica), en determinados grupos de pacientes, como los ancianos o las embarazadas, o en algunas circunstancias, como el ejercicio o el reposo. La información existente acerca de la exactitud de los aparatos automáticos de uso comunitario, como los instalados en farmacias o supermercados, es muy escasa, y no se recomienda ninguno.

Aunque la exactitud de estos aparatos está recibiendo gran atención, las pruebas existentes no siempre son indiscutibles, debido al posible incumplimiento de los métodos recomendados, a la publicación de los datos de validación únicamente en forma de resumen o a las discrepancias entre los resultados de diferentes estudios de validación de un mismo aparato.

Hasta ahora solo se ha validado de forma independiente la exactitud de un pequeña parte de los numerosos aparatos existentes en el mercado, sobre todo de los destinados a uso personal y a uso hospitalario. Los esfigmomanómetros aneroides tienen el problema adicional de que se van haciendo más inexactos con el uso. Tampoco es fácil decidir cuál es la mejor forma de influir sobre los fabricantes para que modifiquen los aparatos que han demostrado ser inexactos y sobre los potenciales compradores para que reconozcan dicha inexactitud. La página de Internet de British Medical Journal proporcionará una actualización continua de la información sobre la validación y las recomendaciones acerca de los aparatos de medición de la tensión arterial. (O'Brien E, Waeber B, Parati G, Staessen J, Myers MG, on behalf of the European Society of Hypertension Working Group on Blood Pressure Monitoring. Blood pressure measuring devices: recommendations of the European Society of Hypertension. BMJ 2001;322:531-536).