SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.10 issue1Home hospitalization: background, current situation, and future prospectsLa inmunidad contra la tos ferina se debilita con el tiempo author indexsubject indexarticles search
Home Page  

Revista Panamericana de Salud Pública

Print version ISSN 1020-4989

Rev Panam Salud Publica vol.10 n.1 Washington Jul. 2001

http://dx.doi.org/10.1590/S1020-49892001000700008 

Instantáneas

 

Resultados obtenidos con dos tipos de soluciones de rehidratación oral

 

 

La diarrea, como es bien sabido, sigue siendo una de las principales causas de mortalidad infantil en todo el mundo. Si bien hasta el decenio de los setenta el tratamiento estándar consistía en la rehidratación intravenosa, posteriormente se adoptó el uso de sales de rehidratación oral, que son particularmente útiles cuando hay escasez de soluciones inyectables o cuando los servicios de salud y los recursos humanos no son los adecuados para la administración de tales soluciones.

Durante las últimos 20 años la Organización Mundial de la Salud (OMS) ha venido recomendando una fórmula de rehidratación oral estándar que consiste en 90 mmol/L de sodio y 111 mmol/L de glucosa, a fin de conseguir una osmolaridad total de 311 mmol/L. Esta combinación probablemente facilita la absorción de líquidos, ya que la glucosa, que se absorbe junto con el sodio en el intestino delgado, promueve la absorción de este último y del agua. No obstante, aún no se define claramente la concentración ideal de sodio, ya que en algunos pacientes que han recibido esta solución la natremia ha ascendido a cifras superiores a la que se considera normal para el ser humano (150 mmol/L).

Un grupo de investigadores ha llevado a cabo una interesante revisión de todos los ensayos clínicos prospectivos aleatorizados y controlados que se han publicado de 1966 a junio de 2001 para comparar los efectos en los niños de las soluciones de rehidratación oral de osmolaridad estándar (311 mmol/ L) y reducida (<250 mmol/L por reducción de sodio). En todos los casos los pacientes estudiados fueron niños con diarrea aguda de un máximo de 5 días de duración, y hubo un total de 41 estudios, de los cuales solamente 15 cumplían los criterios de inclusión. La estrategia de búsqueda consistió en el rastreo de las siguientes bases de datos: Medline (1966 a junio de 2001); Embase (1988 a mayo de 2001); Cochrane (segundo número, 2001); y Current Contents (junio de 2001). Las palabras clave para la búsqueda bibliográfica fueron child, diarrhoea, fluid therapy, oral rehydration, osmolar y rehydration solutions. También se examinaron las citaciones en las revisiones e informes de ensayos, y se estableció contacto son los investigadores de estudios en marcha. La principal variable de interés fue la infusión de líquidos intravenosos sin programación previa; las variables de interés secundario fueron el volumen de las heces, la presencia de vómitos y la presencia de hiponatremia.

En un metaanálisis de nueve ensayos en que se investigó la principal variable de interés, la solución de rehidratación oral de osmolaridad reducida se asoció con menos infusiones intravenosas sin programación previa, en comparación con la solución de rehidratación estándar recomendada por la OMS (RO1: 0,61; IC95%: 0,47 a 0,81). En tres de los ensayos ningún paciente tratado con la solución de osmolaridad reducida necesitó una infusión intravenosa. En los 13 estudios en que se estudiaron las variables de interés secundario, los niños tratados con esta solución tuvieron un menor volumen de diarrea y vómitos menos frecuentes. En los seis ensayos en que se estudió la natremia no se halló ninguna diferencia significativa entre los grupos tratados con los dos tipos de solución. (Hahn S, Kim Y, Garner P. Reduced osmolarity oral rehydration solution for treating dehydration due to diarrhoea in children: systematic review. BMJ 2001;323:81-85.)

 

 

1 RO = razón de odds (odds ratio o razón de posibilidades).