SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.10 issue1Resultados obtenidos con dos tipos de soluciones de rehidratación oralProfilaxis tras la exposición laboral al VIH en el siglo XXI author indexsubject indexarticles search
Home Page  

Revista Panamericana de Salud Pública

Print version ISSN 1020-4989

Rev Panam Salud Publica vol.10 n.1 Washington Jul. 2001

http://dx.doi.org/10.1590/S1020-49892001000700009 

Instantáneas

 

La inmunidad contra la tos ferina se debilita con el tiempo

 

 

Según un estudio efectuado en Italia, la inmunidad contra la tos ferina que se adquiere mediante la vacunación no es permanente. Para conservarla, quizá sea necesario administrar una dosis de refuerzo de la vacuna a adolescentes y adultos.

Nicola Principi et al., de la Universidad de Milán, evaluaron a 38 niños entre los 5 y 6 años de edad que habían recibido tres dosis de vacuna combinada (antidiftérica, antitetánica, antipertúsica acelular triple y antihepatitis B [DtaP-HBV]) antes de cumplir el año de edad (a los 3, 5 y 11 meses de nacidos). La respuesta inmunitaria de estos niños se comparó con la de otros 21 niños de la misma edad que habían tenido tos ferina durante el primer año de vida y que solo habían recibido la vacuna DT-HBV.

Se midieron los títulos séricos de inmunoglobulina G (IgG) específica contra Bordetella pertussis, la proliferación de linfocitos T específicos contra esta bacteria en sangre periférica, y la secreción de citoquinas. Se encontró que los niños vacunados y los que tenían inmunidad natural tenían un grado similar de inmunidad residual contra la tos ferina. Cinco años después de la inmunización, muy pocos niños tenían aún concentraciones importantes de IgG sérica contra cada uno de los tres antígenos de Bordetella pertussis, o una respuesta inmunitaria sostenida de tipo celular contra la bacteria.

El grupo que había sufrido la enfermedad mostró mayoritariamente una respuesta inmunitaria tipo I, mientras que el grupo vacunado mostró, en general, una respuesta tipo 2 alterada. No obstante, las diferencias cuantitativas en lo referente a la cantidad de citoquinas producida por cada grupo fueron mínimas.

Sobre la base de estos resultados, el grupo de investigación de Principi recomienda que todo niño vacunado contra la tos ferina o con antecedentes de la enfermedad reciba una dosis de refuerzo de la vacuna a fin de impedir que mengüe la respuesta inmunitaria humoral y celular contra la bacteria. (Esposito S, Agliardi T, Giammanco A, Faldella G, Cascio A, Bosis S, et al. Long-term pertussis-specific immunity after primary vaccination with a combined diphtheria, tetanus, tricomponent acellular pertussis, and hepatitis B vaccine in comparison with that after natural infection. Infect Immunol 2001;69(7):4516-4520.)