SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.10 issue2La obesidad: causa importante de morbilidadIdentifying, evaluating, and treating overweight and obesity in adults author indexsubject indexarticles search
Home Page  

Revista Panamericana de Salud Pública

Print version ISSN 1020-4989

Rev Panam Salud Publica vol.10 n.2 Washington Aug. 2001

http://dx.doi.org/10.1590/S1020-49892001000800011 

Instantáneas

 

Morbilidad y mortalidad por malaria e impacto económico de la enfermedad

 

 

En un número suplementario de American Journal of Tropical Medicine and Hygiene, un grupo de expertos publica información que arroja nueva luz sobre la carga de malaria en el mundo y sus consecuencias económicas y sociales. Según afirma Gerald T. Keusch, director del Fogarty International Center (FIC) y de la Multilateral Initiative on Malaria (MIM), es imprescindible cuantificar, en términos epidemiológicos y económicos, la enorme carga que impone la malaria a la familia y la sociedad. La razón de ser del MIM, según explica, radica en la gran disparidad de las iniciativas de investigación sobre la malaria, que ha llevado a los científicos de Estados Unidos, Europa y África a aunar esfuerzos para promover las actividades de investigación en el continente africano y para idear intervenciones nuevas y más eficaces para combatir la enfermedad.

Durante medio siglo ha circulado el dicho de que "cada año la malaria cobra un millón de vidas humanas". No obstante, hasta hace muy poco nadie había tratado de examinar en serio la exactitud de esta estimación, ni sus repercusiones clínicas y económicas. Según los datos publicados en el suplemento de Am J Trop Med Hyg, de 700 000 a 2,7 millones de personas mueren anualmente de malaria, y más de 75% de ellas son niños africanos. Esos mismos datos indican que más de 85% de estas defunciones infantiles ocasionadas por la malaria se asocian con estados anémicos, bajo peso al nacer e hipoglicemia.

De 400 a 900 episodios agudos de fiebre se producen cada año en el África en niños menores de 5 años que viven en zonas endémicas. Se calcula que para 2020 esta cifra se duplicará si no se ponen en marcha medidas de control eficaces. El problema es especialmente serio debido a que en niños pequeños la fiebre muy alta, que a menudo se acompaña de convulsiones, puede atrasar el desarrollo cerebral y afectar a las funciones cognoscitivas más complejas, que son las responsables de la habilidad para planificar, tomar decisiones, ser consciente del comportamiento propio y tener sensibilidad social. De todas las manifestaciones de la malaria, las que menoscaban las funciones cognoscitivas y la conducta son las más sutiles e indefinidas y las que más profundamente perjudican a los niños, a la familia y a la sociedad en general.

El suplemento también aborda el efecto que ejerce la malaria sobre el desarrollo económico y social. Por ejemplo, el incremento del ingreso per cápita de 1965 a 1990 en países donde hay un grave problema de transmisión de la malaria fue únicamente 0,4% al año, a diferencia de 2,3% en países con un índice relativamente bajo de infecciones maláricas. (The intolerable burden of malaria: a new look at the numbers. Am J Trop Med Hyg 2001; February (suppl).)