SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.10 issue5Insulina en aerosolPrevalencia de los síntomas gastrointestinales en la diabetes author indexsubject indexarticles search
Home Page  

Revista Panamericana de Salud Pública

Print version ISSN 1020-4989

Rev Panam Salud Publica vol.10 n.5 Washington Nov. 2001

http://dx.doi.org/10.1590/S1020-49892001001100011 

Instantáneas

 

Efectos del ejercicio sobre el control de la glucemia y la masa corporal en la diabetes de tipo 2. Metaanálisis de los ensayos clínicos controlados

 

 

El ejercicio, la dieta y la farmacoterapia constituyen las bases del tratamiento de la diabetes. Aunque se han realizado numerosos estudios pequeños sobre los efectos del ejercicio en pacientes con diabetes de tipo 2, sus resultados han sido contradictorios y no ha habido estudios a gran escala con suficiente potencia estadística. En algunos estudios el ejercicio ha reducido la hemoglobina glucosilada (HbA1c), pero en otros no. Dado que los metaanálisis son especialmente útiles cuando existen estudios con un pequeño número de pacientes y resultados contradictorios, los autores de este artículo realizaron una revisión sistemática de los efectos de los programas de ejercicio sobre el control de la glucemia, representado por la concentración de HbA1c y la masa corporal, medida como peso corporal (kg) o índice de masa corporal (kg/m2).

Para identificar los estudios pertinentes se efectuó una búsqueda en diferentes bases de datos, entre ellas MEDLINE 1966-2000, EMBASE 1980- 2000 y el Registro Cochrane de Ensayos Clínicos Controlados. Además se revisaron manualmente las listas de referencias bibliográficas de los principales libros de texto, de los artículos de revisión y de todos los artículos identificados en la búsqueda informatizada. Se incluyeron los artículos publicados en lengua no inglesa y se consultó con los expertos sobre la posible existencia de literatura no publicada.

En el análisis solo se incluyeron los estudios en los que el programa de ejercicio tuviera una duración mínima de 8 semanas. Los programas tenían que describir el tipo, frecuencia, intensidad y duración del ejercicio y este tenía que ser verificado por supervisión directa o mediante diarios de ejercicio. Se excluyeron aquellos estudios en los que solo se recomendó aumentar la actividad física, sin más especificaciones, y también aquellos en los que el ejercicio se acompañó de intervenciones farmacoterapéuticas. La intensidad del ejercicio se expresó en equivalentes metabólicos (MET), y su volumen (gasto energético total durante el ejercicio) en MET-hora. La calidad metodológica de los estudios analizados se clasificó con una escala validada de 5 puntos.

Las búsquedas informatizadas proporcionaron aproximadamente 2 700 artículos, 1 487 de los cuales estaban clasificados como ensayos clínicos controlados. Finalmente, en el análisis se incluyeron solo 14 estudios, con un total de 504 participantes. Su calidad fue moderada o baja, con una puntuación media (± desviación estándar) de 1,6 ± 0,5, de un total de 5 puntos posibles. Once estudios fueron aleatorizados; los otros 3 fueron simplemente ensayos clínicos controlados; ninguno tuvo doble enmascaramiento.

El cumplimiento del programa de ejercicios fue relativamente alto. En términos generales, las intervenciones prescribieron tres sesiones semanales, de 53 ± 17 minutos, durante 18 ± 15 semanas. En 12 estudios se utilizaron ejercicios aeróbicos, de intensidad moderada, generalmente consistentes en caminar o andar en bicicleta. En los otros dos se utilizaron ejercicios de resistencia.

Las concentraciones de HbA1c después de la intervención fueron significativamente menores en los grupos que realizaron ejercicio que en los grupos de control (7,65% frente a 8,31%; diferencia media de -0,66%; P < 0,001). Cuando el ejercicio se combinó con dieta, la diferencia (-0,76%; P = 0,008) fue similar a la obtenida solo con el ejercicio. En cambio, no se observaron diferencias significativas entre los grupos con respecto a la masa corporal (diferencia media estandarizada de 0,06; P = 0,60).

Cinco modelos diferentes de análisis de metarregresión revelaron que la diferencia media en el peso corporal tras la intervención no predecía la diferencia media en las concentraciones de HbA1c (modelo 1); que esto seguía siendo así incluso después del ajuste en función de los valores basales (modelo 2); que la intensidad del ejercicio tampoco se asociaba a la diferencia media en las concentraciones de HbA1c (modelo 3); que lo mismo ocurría con el volumen de ejercicio (modelo 4), y que estas tres variables (peso corporal e intensidad y volumen del ejercicio), incorporadas simultáneamente como variables independientes, solo explicaban una fracción no significativa (8%) de la varianza de las concentraciones de HbA1c (modelo 5).

Aunque los diferentes estudios clínicos realizados hasta ahora acerca de los efectos del ejercicio en pacientes con diabetes de tipo 2 han proporcionado resultados contradictorios, en este metaanálisis se detectó una reducción de la HbA1c de aproximadamente 0,66%, cifra que podría ser clínicamente importante y asociarse a una reducción significativa de las complicaciones de la diabetes. El hecho de que no hubiera diferencias entre los grupos con respecto a la masa corporal también es importante e indica que el ejercicio es beneficioso por sí mismo, y no a consecuencia del adelgazamiento. Las investigaciones futuras sobre este tema deberían incluir intervenciones más prolongadas y una mejor cuantificación de los cambios de la composición corporal. Mientras tanto, los resultados de este metaanálisis respaldan una vez más la idea de que el ejercicio es un componente fundamental del tratamiento de la diabetes. (Boulé NG, Haddad E, Kenny GP, Wells GA, Sigal RJ. Effects of exercise on glycemic control and body mass in type 2 diabetes mellitus. A meta-analysis of controlled clinical trials. JAMA 2001;286: 1218-1227)