SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.10 issue6La exposición del agua al sol protege contra el peligro del cóleraLa infección por VIH favorece la transmisión sexual del virus de la hepatitis C author indexsubject indexarticles search
Home Page  

Revista Panamericana de Salud Pública

Print version ISSN 1020-4989

Rev Panam Salud Publica vol.10 n.6 Washington Dec. 2001

http://dx.doi.org/10.1590/S1020-49892001001200009 

Instantáneas

 

Las placas de amiloide no necesariamente explican la demencia en la enfermedad de Alzheimer

 

 

El rasgo principal de la enfermedad de Alzheimer es la pérdida de la memoria, que se manifiesta en su fase más temprana, antes de que se presenten alteraciones cognoscitivas de otra índole. El diagnóstico definitivo de la enfermedad se hace por examen histológico posmortem del tejido cerebral, que revela las clásicas placas de amiloide y nudos neurofibrilares. En estudios con ratones que han tenido mutaciones en el gen de la proteína precursora del amiloide (PPA) beta se ha observado cierta correlación entre algunos de los déficit cognoscitivos y la acumulación de placas de amiloide durante el envejecimiento. Asimismo, otros estudios en animales han mostrado que la reducción de las placas de amiloide en el cerebro mediante la aplicación de una vacuna mejora algunos déficit del aprendizaje, lo cual parecería corroborar que estas placas, y por ende la PPA, contribuyen, de hecho, a la sintomatología de la enfermedad de Alzheimer.

Lo que no se sabe a ciencia cierta es si hay correlación directa entre la pérdida de la memoria y las placas de amiloide, o si la forma disoluble de la proteína o la forma fibrilar (la que se encuentra en las placas) es la responsable de la pérdida de la memoria. En experimentos recientes, un grupo de investigadores ha buscado una correlación usando ratones transgénicos cuyas neuronas contienen un isómero de la PPA. Estos ratones muestran rasgos histopatológicos tempranos de la enfermedad de Alzheimer y forman depósitos difusos de amiloide beta, pero no forman placas amiloideas. No obstante, los investigadores detectaron en ellos algunas alteraciones cognoscitivas y de la memoria, lo cual es un indicio de que la formación de placas de amiloide no es condición necesaria para que la memoria sufra deterioro. La conclusión es que este último fenómeno podría obedecer a una simple elevación de la PPA beta, a una sobreexpresión neuronal de la forma isomérica de la proteína, a un aumento del amiloide beta disoluble o a la presencia de péptidos intracelulares.

En resumen, los resultados de este estudio confirman que una leve sobreexpresión de la PPA beta en las neuronas provoca una alteración progresiva de la memoria que aumenta con la edad, independientemente de la formación de placas neuríticas amiloideas. (Koistinaho M, Ort M, Cimadevilla JM, Vondrous R, Cordell B, Koistinaho J, et al. Specific spatial learning deficits become severe with age in beta-amyloid precursor protein transgenic mice that harbor diffuse beta-amyloid deposits but do not form plaques. Proc Natl Acad Sci USA 2001; (publicación electrónica el 27 de noviembre, antes de la publicación impresa.)