SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.11 issue2Los anticonceptivos orales y el riesgo de infarto del miocardioFatal deception: the tobacco industry's "new" world standards for tobacco marketing author indexsubject indexarticles search
Home Page  

Revista Panamericana de Salud Pública

Print version ISSN 1020-4989

Rev Panam Salud Publica vol.11 n.2 Washington Feb. 2002

http://dx.doi.org/10.1590/S1020-49892002000200013 

Instantáneas

 

El consumo de alcohol y el riesgo de demencia

 

 

Varios estudios han indicado que el consumo de grandes cantidades de alcohol tiene un efecto neurotóxico. Por otro lado, el consumo ligero a moderado parece asociarse con una disminución del riesgo de cardiopatía coronaria, accidente cerebrovascular isquémico y mortalidad total, tanto en hombres como en mujeres de edad avanzada. Dado que cada vez hay más pruebas de que las enfermedades vasculares se asocian con el deterioro cognitivo y la demencia, dicho consumo también podría reducir el riesgo de demencia en general, y de enfermedad de Alzheimer en particular. En este estudio se investigó esta hipótesis y si el efecto depende del tipo de bebida alcohólica.

Se investigó la relación entre el consumo de alcohol y el riesgo de demencia en los participantes en el Estudio de Rotterdam, un estudio de cohorte prospectivo basado en la población, en el que participaron 7 983 personas de 55 años o más residentes en un suburbio de Rotterdam, Holanda, incluidas las que vivían en instituciones. En este análisis se incluyeron todas las que no padecían demencia en el examen inical, realizado entre 1990 y 1993, y proporcionaron datos completos sobre su consumo de alcohol (n = 5 395). Mediante dos exámenes de seguimiento, realizados en 1993-94 y 1997-99, y un extenso sistema de monitorización, se obtuvieron datos de seguimiento de prácticamente todas estas personas (99,7%) hasta el final de 1999. Los diagnósticos de demencia se establecieron de acuerdo con criterios bien reconocidos (NINCDS-ADRDA, NINDS-AIREN, DSM-III-R). La genotipificación de la apolipoproteína E (APOE) se realizó mediante la reacción en cadena de la polimerasa. Los homocigóticos y heterocigóticos para el alelo APOE*4 se combinaron en una sola categoría. Para comparar el riesgo de padecer demencia entre las personas que consumían alcohol habitualmente y las que no lo hacían, se realizó un análisis de regresión de Cox, ajustado por edad, sexo, diabetes, tensión arterial sistólica, nivel educacional, consumo de tabaco e índice de masa corporal. Los análisis se repitieron considerando separadamente la enfermedad de Alzheimer y la demencia vascular. Mediante análisis estratificados, también se investigó la posible modificación del efecto por el sexo, la edad, el consumo de tabaco, el nivel educacional y el genotipo de la APOE. Por último, se analizó el riesgo de demencia y de los subtipos de demencia según el tipo de bebidas alcohólica (vino, cerveza, licores y vinos fortificados).

Durante los 32 341 años-persona de seguimiento (seguimiento medio de 6 años), 197 participantes sufrieron demencia, lo cual representa una tasa de incidencia de 6,1/1 000 años-persona. Se diagnosticó enfermedad de Alzheimer en 146 (74%; 12 con y 134 sin enfermedad cerebrovascular), demencia vascular en 29 (15%) y otros tipos de demencia en 22 (11%).

El consumo mediano de alcohol fue de 0,29 vasos/día (recorrido intercuartílico [RIC]: 0,01 a 1,24), siendo mayor en los hombres (0,87; RIC: 0,15 a 2,24) que en las mujeres (0,11; RIC: 0,00 a 0,73). Los hombres consumieron principalmente cerveza y licores, y las mujeres, vinos fortificados.

El consumo de alcohol ligero a moderado (1 a 3 copas al día) se asoció con un riesgo significativamente menor de demencia en general (razón de riesgo instantáneo [hazard ratio: HR]: 0,58; intervalo de confianza del 95% [IC95%]: 0,38 a 0,90]) y de demencia vascular (HR: 0,29; IC95%: 0,09 a 0,93). El efecto fue más pronunciado en los hombres (HR ajustada por edad: 0,39; IC95%: 0,21 a 0,72) que en las mujeres (HR ajustada por edad: 0,80; IC95%: 0,45 a 1,45). Los análisis en función del subtipo de demencia revelaron que el efecto del alcohol estaba presente sobre todo en la demencia vascular. No se obtuvo ninguna prueba de que el riesgo de demencia o de los diferentes subtipos de demencia variara en función del tipo de bebidas alcohólicas consumidas. El consumo de alcohol ligero a moderado se asoció con un menor riesgo de demencia vascular tanto en presencia como en ausencia del alelo APOE*4, aunque los intervalos de confianza eran amplios debido al pequeño tamaño de la muestra. En el caso de las demencias en general y de la demencia de Alzheimer en particular, la reducción del riesgo asociada al consumo de alcohol se consiguió con menores cantidades de alcohol en los portadores del alelo APOE*4.

En resumen, el presente estudio indica que el consumo ligero a moderado de alcohol se asocia con una disminución del riesgo de demencia en personas de 55 años o más y que el efecto no parece depender del tipo de bebidas alcohólicas consumidas. (Ruitenberg A, van Swieten JC, Witteman JCM, Mehta KM, van Duijn CM, Hofman A, et al. Alcohol consumption and risk of dementia: the Rotterdam Study. Lancet 2002;359:281-286.)