SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.11 issue4Home hospitalization in light of demographic changes and new health challengesEficacia del aumento del número de fármacos utilizados en el tratamiento antirretrovírico combinado author indexsubject indexarticles search
Home Page  

Revista Panamericana de Salud Pública

Print version ISSN 1020-4989

Rev Panam Salud Publica vol.11 n.4 Washington Apr. 2002

http://dx.doi.org/10.1590/S1020-49892002000400008 

Instantáneas

 

Resultados del tratamiento de espera del aborto espontáneo en el primer trimestre

 

 

Cerca del 15% de los embarazos identificados clínicamente son abortados espontáneamente en el primer trimestre. El tratamiento actual consiste a menudo en la evacuación quirúrgica de los productos de la concepción retenidos, aunque esta medida no está exenta de complicaciones graves, como la infección, la perforación uterina o las lesiones intestinales. Por otra parte, hay datos preliminares que indican que el tratamiento de espera, acompañado de vigilancia ecográfica, puede ser útil para identificar a las pacientes que no necesitan tratamiento quirúrgico, pero son necesarios más estudios para establecer la aceptabilidad de esta estrategia terapéutica y la relación entre la información proporcionada por la ecografía y los resultados clínicos. Con base en estas consideraciones, los autores de este artículo realizaron un estudio observacional para determinar la eficacia del tratamiento de espera en diferentes formas de presentación clínica del aborto espontáneo en el primer trimestre.

Se observaron 1 096 pacientes consecutivas, no seleccionadas, con sospecha de aborto en el primer trimestre. En función de los resultados de la ecografía transvaginal, los abortos se clasificaron como completos, incompletos, retenidos o anembrionarios. A los casos clasificados como aborto completo se les pidió que informaran de cualquier otro síntoma o signo preocupante. A los de aborto retenido se les ofrecieron dos alternativas: el tratamiento de espera o la intervención quirúrgica con anestesia general; a las mujeres que eligieron la primera opción se les permitió cambiar a la otra en cualquier momento. La evolución de estas pacientes fue comprobada pocos días después del cese del sangrado vaginal o mediante exámenes semanales durante 4 semanas; a las mujeres asintomáticas, pero con aborto no completo, se les aconsejó que se sometieran a la intervención quirúrgica. Las principales medidas de eficacia fueron el aborto completo (ausencia de sangrado vaginal y grosor endometrial < 15 mm), el número de mujeres en las que el aborto se completó al final de cada una de las 4 semanas posteriores al día de la clasificación, y las complicaciones (dolor o sangrado vaginal excesivos que necesitaron hospitalización, o signos clínicos de infección).

Se excluyeron dos pacientes con embarazos molares. De las otras 1 094, 408 (37%) tuvieron abortos completos y en ninguna de ellas se produjeron embarazos ectópicos u otras complicaciones gra-ves que necesitaran intervención quirúrgica. De los 686 casos restantes, 478 (70%) optaron por el tratamiento de espera, pero 27 (6%) no acudieron a las consultas de seguimiento, con lo que quedaron 451 para el análisis. En 367 (81%) el tratamiento de espera tuvo un resultado favorable, sin que se observaran complicaciones graves. La tasa global de aborto completo espontáneo con el tratamiento de espera fue del 91% (201/221) para los casos clasificados como aborto incompleto, del 76% (105/138) para los clasificados como aborto retenido, y del 66% (61/92) para los clasificados como embarazo anembrionario. El 52% de los abortos incompletos se habían resuelto espontáneamente a los 7 días, y el 84% a los 14 días. Para los abortos retenidos y los embarazos anembrionarios, las cifras correspondientes fueron del 28% a los 7 días y del 56% a los 14 días. Se registraron complicaciones en 11 de las 1 094 pacientes (1%): 5 en 208 (2%) sometidas a intervención quirúrgica inmediata, y 6 en 451 (1%) sometidas a tratamiento de espera. Una paciente con aborto incompleto sometida a tratamiento de espera necesitó una intervención quirúrgica urgente y transfusión de sangre.

En este estudio, la mayoría de las pacientes optaron por el tratamiento de espera, posiblemente debido a que sabían que podían recurrir al tratamiento quirúrgico en caso de necesidad. La baja tasa de complicaciones registrada en las mujeres que optaron por el tratamiento de espera es tranquilizante, aunque depende de muchos factores que varían en función del ámbito en el que son atendidas las pacientes. Los resultados revelan que la ecografía transvaginal es útil para aconsejar a las pacientes con abortos espontáneos en el primer trimestre acerca de la probabilidad de que su aborto se complete de forma espontánea en las semanas siguientes. Los autores creen que los resultados de este estudio permiten aconsejar a las pacientes el tratamiento de espera, dada la elevada tasa de abortos completados espontáneamente al cabo de 2 semanas: 84% para los abortos incompletos, 52% para los abortos retenidos y los embarazos anembrionarios, y 70% en total. (Luise C, Jermy K, May C, Costello G, Collins WP, Bourne TH. Outcome of expectant management of spontaneous first trimester miscarriage: observational study. BMJ 2002;324: 873-875.)