SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.11 issue4Reacciones adversasEnmiendas a la rotulación author indexsubject indexarticles search
Home Page  

Revista Panamericana de Salud Pública

Print version ISSN 1020-4989

Rev Panam Salud Publica vol.11 n.4 Washington Apr. 2002

http://dx.doi.org/10.1590/S1020-49892002000400013 

Información farmacológica

 

USO RACIONAL

 

 

Seguridad de los envases de paracetamol (Reino Unido)

El principal riesgo de la intoxicación aguda por paracetamol es la hepatotoxicidad. Hay varias medidas destinadas a evitar la sobredosis intencional, entre ellas la limitación de la dosis total por envase, una vez que la mayoría de las personas que intentan suicidarse raramente toman el contenido de más de un envase. En el Reino Unido, en septiembre de 1998 se prohibió la venta de más de 8 g (16 dosis unitarias de 500 mg) a un solo paciente y de una sola vez en establecimientos distintos de las farmacias. En las farmacias se prohibió la venta de más de 16 g sin receta médica y de más de 50 g con receta médica. Varios estudios recientes han investigado la eficacia de esta medida, comparando los datos del año posterior a su adopción (septiembre de 1998 a septiembre de 1999) con las medias de los 2 años anteriores. En uno de ellos, las muertes por suicidio atribuidas al paracetamol disminuyeron en un 21% (P = 0,01) en Inglaterra y Gales, los ingresos hospitalarios en un 30%, y los trasplantes hepáticos por sobredosis de paracetamol en un 66% (P < 0,001). Los resultados de este estudio y de otros similares llevaron a concluir que la reducción del riesgo de intoxicación por paracetamol se debió sobre todo a la reducción de la dosis total por envase. Se podrían adoptar medidas similares con otros fármacos vendidos en envases que contienen dosis totales potencialmente mortales.

Corticoesteroides inhalados y densidad mineral ósea

Los estudios acerca de los efectos de los corticoesteroides inhalados (CI) sobre la densidad mineral ósea (DMO) han proporcionado resultados variables y difíciles de interpretar y de extrapolar a la práctica clínica. No obstante, los datos disponibles no parecen indicar que haya un riesgo importante de efectos adversos óseos con ningún CI a dosis bajas o intermedias (< 1 000 mg/día) y, en principio, se recomienda utilizar la mínima dosis eficaz para controlar el asma. Si fuera necesaria la administración prolongada de dosis > 1 000 mg/día, parece razonable adoptar medidas preventivas ante el riesgo de osteoporosis, tales como el ejercicio físico regular, la dieta adecuada, la administración de suplementos de calcio o vitamina D, no fumar, etc. Algunos autores recomiendan determinar la DMO al principio del tratamiento y al cabo de 1 año, o realizar controles periódicos cuando la dosis acumulada supere los 5 000 mg y considerar la adopción de medidas adicionales (tratamiento con estrógenos o bifosfonatos) en función de los resultados. Por último, una vez que se hayan controlado los síntomas asmáticos, se debe considerar la reducción gradual de la dosis de CI. En mujeres postmenopáusicas se recomienda asociar el tratamiento de reposición de estrógenos al tratamiento con CI. En niños parece razonable una vigilancia estrecha durante el tratamiento prolongado con CI. De cualquier modo, el riesgo de efectos adversos óseos con los CI es considerablemente inferior al de los corticoesteroides orales a dosis equivalentes, y la relación entre los riesgos y los beneficios claramente superior. Por consiguiente, se debe seguir considerando a los CI como una opción de primera línea en el tratamiento del asma crónica en niños y adultos.

El sildenafilo no debe usarse con nitratos (Nueva Zelanda)

El organismo neozelandés responsable de la seguridad de los medicamentos y de los dispositivos médicos (Medicines and Medical Devices Safety Authority: Medsafe) ha destacado la importancia de preguntar a los pacientes si están tomando sildenafilo (Viagra®) antes de administrarles cualquier formulación que contenga nitratos y de recordarles que no deben tomar sildenafilo mientras estén recibiendo nitratos. Como el sildenafilo está contraindicado en pacientes que estén tomando nitratos por padecer enfermedades cardiovasculares, antes de prescribirlo también se les debe preguntar si toman nitratos de forma regular o intermitente, incluido el uso recreativo.

Los pacientes que tomen sildenafilo y presenten angina de pecho aguda deben ser tratados con analgésicos y otros tratamientos antianginosos. En caso de dolor torácico grave o complicado se debe consultar al cardiólogo y proceder a la hospitalización inmediata. Aunque se ha señalado que la administración de nitratos 24 h después del sildenafilo es segura, hay que tener en cuenta los factores que pueden retrasar el aclaramiento del sildenafilo (edad > 65 años, deterioro de la función hepática o renal, tratamiento simultáneo con inhibidores de la CYP3A4) y que, por consiguiente, prolongan el tiempo durante el cual no se deben administrar nitratos. En caso de duda sobre si es seguro o no administrarle nitratos a un paciente tratado con sildenafilo, consúltese con un cardiólogo o con un especialista en urgencias.

La administración simultánea de sildenafilo y nitratos puede causar efectos vasodilatadores aditivos que produzcan hipotensión grave, potencialmente mortal. Si se decide administrar nitratos a un paciente que haya recibido sildenafilo o si se administran ambos fármacos de forma simultánea e inadvertida, el paciente debe ser vigilado cuidadosamente en servicios de emergencia que dispongan de medios de reanimación.