SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.12 issue2Work-related accidents and diseases take a heavy toll worldwideEl cáncer de mama en América Latina y el Caribe author indexsubject indexarticles search
Home Page  

Revista Panamericana de Salud Pública

Print version ISSN 1020-4989

Rev Panam Salud Publica vol.12 n.2 Washington Aug. 2002

http://dx.doi.org/10.1590/S1020-49892002000800015 

Publicaciones/Publications

 

INVESTMENT IN HEALTH: SOCIAL AND ECONOMIC RETURNS
Scientific and Technical Publication No. 582.
Washington, D.C.: Pan American Health Organization; 2001. 292 pp.
Precio: US$ 32.00/US$ 24.00
en países de América Latina y el Caribe
ISBN 92 75 11582 6

 

 

Si bien la estrecha relación que existe entre la salud y la economía ha llegado a penetrar desde hace varios decenios en todos los niveles de la opinión pública, no por ello ha desaparecido de los círculos encargados de diseñar los sistemas de salud. Por el contrario, sigue siendo un tema de alta prioridad inquietud permanente. Parecería que, a medida que pasa el tiempo, cada vez se solidifican más los eslabones de una cadena que, de manera simplificada, podría representarse así: inversiones en salud > crecimiento económico > productividad humana > reducción de la pobreza.

La enfermedad es un obstáculo para el desarrollo social. La buena salud, por el contrario, tiene efectos que, aunque no han sido cuantificados aún, son claramente positivos desde el punto de vista del bienestar humano. En otras palabras, la disminución de las iniquidades en el ámbito de la salud puede contribuir a aliviar la pobreza.

En este libro se sintetizan la información y las propuestas de tres proyectos de investigación que se llevaron a cabo en América Latina y el Caribe para determinar hasta qué grado la inversión en la salud afecta al crecimiento económico de una sociedad.

En el presente estudio tomaron parte economistas interesados en la salud pública y salubristas preocupados por las consecuencias de una salud precaria. Los tres proyectos se llevaron a cabo en 1998 y 1999 con la intervención de la Organización Panamericana de la Salud, el Banco Interamericano de Desarrollo, el Programa de Desarrollo de las Naciones Unidas, el Banco Mundial y la Comisión Económica de las Naciones Unidas para América Latina y el Caribe.

El primer proyecto estuvo dirigido a examinar el impacto que ejerce la mejoría de la situación de la salud sobre el crecimiento económico de una sociedad y el bienestar de sus habitantes. El interés en el tema culminó en 17 protocolos de investigación que fueron elaborados en los centros de investigación económica y sanitaria de diversos países.

El segundo proyecto, que abarcó seis estudios, se encaminó a investigar el efecto de un mejor nivel de salud sobre la productividad humana.

El tercer proyecto se abocó al análisis de tres puntos: las inversiones en la salud, la iniquidad existente entre los niveles de población y la pobreza. Los tres proyectos, sometidos a discusión en octubre de 1999, se reflejan en las tres secciones que forman parte de la presente publicación.

Las siguientes son las conclusiones más destacables del primer proyecto:

•Para el crecimiento económico de un país, el papel de la salud es más importante que el de la educación.

• La salud multiplica el ingreso económico al impulsar la educación, la productividad y la participación individual, especialmente de las mujeres.

• Sin embargo, la buena salud incrementa las tasas de fertilidad en los estratos socioeconómicos bajos y medios, lo cual reduce tanto el ingreso como la escolaridad.

• La decisión entre trabajar o permanecer en el hogar que plantea la maternidad también es importante.

• A mayor crecimiento económico, mayor crecimiento poblacional. Este es un efecto a largo plazo que debe tomarse en cuenta.

• Cuando los beneficios no llegan a las clases de escaso poder económico, se genera una polarización del ingreso que neutraliza los beneficios de una mayor inversión en la salud.

• Los buenos sistemas de información son indispensables para evaluar costos, beneficios y efectos.

• Las nuevas tecnologías en el sector de la salud pueden generar beneficios a largo plazo con un costo relativamente bajo.

• Es necesario analizar el efecto que producen diferentes tipos de subsidios sobre la salud de la población.

• Desde el punto de vista de la economía, los dos componentes fundamentales del capital humano son la salud y la educación.

• La investigación generada en Colombia destaca algunos hechos relativos a la relación entre el estado de salud y los ingresos personales.

• Cada día adicional de incapacidad por motivos de salud reduce 32% los ingresos de un campesino y 13% los de una mujer.

• De acuerdo a las mediciones antropométricas, un centímetro adicional de estatura incrementa 8% los ingresos de un trabajador urbano y 7% los de una mujer.

• La discapacidad en las áreas rurales se ve fomentada principalmente por la falta de servicios de seguridad social.

• En cambio, en las áreas urbanas los mayores niveles de seguridad social están relacionados con un mayor número de discapacidades laborales, lo cual podría deberse a una mayor tendencia a notificar la presencia de enfermedad.

• El tipo de vivienda y la disponibilidad de servicios públicos tienen una clara influencia sobre los ingresos personales y el estado de salud.

• Metodológicamente, es necesario incrementar la información mediante el empleo de indicadores que no dependan de la información obtenida por encuesta.

Un segundo protocolo, generado esta vez en México, buscó las relaciones entre la salud, la nutrición y los salarios, tomando como indicador los ingresos de mujeres adultas y las diferencias en la edad de la menarquia. Los resultados muestran que esta última ha venido decreciendo en México durante los últimos 40-50 años, lo cual obedece a la urbanización, al incremento de la educación y a la mejoría del nivel de vida, en particular el acceso a servicios públicos y a una vivienda de mejor calidad. En contraste, la disponibilidad de servicios de salud parece tener un impacto marginal en la edad de la menarquia.

Según el presente estudio, la calidad de la alimentación y el estado de salud, reflejados en la edad de la menarquia, tienen un efecto muy importante sobre la productividad laboral de las mujeres mexicanas. Desde el punto de vista metodológico, el estudio destaca la importancia de incluir información adicional mediante el empleo de otros indicadores del anterior estado de salud y alimentación, los cuales, por otro lado, podrían relacionarse con la edad de la menarquia.

El protocolo de investigación realizado en Perú contiene un análisis empírico por género y región. En general, los hallazgos confirman la idea de que la salud es un componente del capital humano que influye en el nivel del salario obtenido y, por lo tanto, en la capacidad del individuo para generar un incremento sostenido de sus ingresos con el paso del tiempo. Este hecho tiene consecuencias inmediatas en el poder adquisitivo y en los estándares de vida familiar.

En cuanto a la metodología, el autor señala tres indicadores empleados en la medición del estado de salud: estatura individual, morbilidad, días de incapacidad y días de enfermedad. Sin embargo, previene que esta información puede dar resultados sesgados cuando se recogen por medio de encuestas. Estos posibles sesgos dependen del nivel educativo del individuo, del ingreso familiar y de otras variables ocultas. Se proponen estudios más detallados que incluyan el factor alimenticio para poder diseñar mejores investigaciones sobre el impacto del nivel de la salud en la productividad individual.

La sección 3 de la obra versa sobre la relación entre el grado de inversión en servicios de salud y la reducción de los niveles de pobreza. Describe 10 protocolos de investigación realizados en Brasil, Ecuador, Guatemala, Jamaica, México y Perú, a los cuales se agregan otros estudios que abarcan la región entera de América Latina y el Caribe, así como experiencias fuera de esta área geográfica. Todos ellos revelan una gran desigualdad en el estado de salud de los distintos sectores de la población y demuestran la gran necesidad de instalar mejores servicios de salud para atender a las capas más pobres de la población (campesinos, personas analfabetas y personas que solamente hablan lenguas indígenas).

Una visión general del tema abarca los siguientes puntos sobresalientes: la definición de la pobreza, sus causas y consecuencias, la posibilidad de superarlas y, por supuesto, el papel del sector de la salud para promover una mayor equidad en la prestación de servicios a la población.

Cada uno de los estudios descritos en esta obra se complementa con cuadros estadísticos y gráficas; asimismo, el lector hallará listas de trabajos de referencia y los nombres y cargos de quienes participaron en la reunión de expertos en economía, desarrollo social y salud, donde se examinó el impacto de la inversión en la salud sobre el crecimiento económico, la productividad y la reducción de la pobreza.

También se ha publicado una versión en español de esta obra con el título de Invertir en salud: beneficios sociales y económicos (ISBN 92 75 31582 5).