SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.12 issue2El cáncer de mama en América Latina y el CaribeLa información en salud author indexsubject indexarticles search
Home Page  

Revista Panamericana de Salud Pública

Print version ISSN 1020-4989

Rev Panam Salud Publica vol.12 n.2 Washington Aug. 2002

http://dx.doi.org/10.1590/S1020-49892002000800017 

Publicaciones/Publications

 

MACROECONOMICS AND HEALTH: INVESTING IN HEALTH FOR ECONOMIC DEVELOPMENT
Por Jeffrey D. Sachs. World Health Organization on Macroeconomics and Health; 2001. 210 pp.
Precio: $US 22,50
ISBN 92 4 154550 X

 

 

De entrada, este informe plantea la necesidad de alcanzar dos metas fundamentales: a) multiplicar los recursos que se dedican actualmente a los servicios de salud en las naciones pobres; b) superar los obstáculos de índole no financiera que han limitado la capacidad de dichas naciones de establecer servicios de salud adecuados y funcionales. Desde el punto de vista macroeconómico, cumplir estas dos condiciones significaría salvar ocho millones de vidas cada año, impulsar el desarrollo económico de esas naciones y contribuir a reforzar la seguridad en el nivel mundial.

La Comisión que tuvo a su cargo la elaboración de este informe ofrece en sus páginas una estrategia, especialmente dirigida a los países pobres, para incrementar las inversiones en el área de la salud. Esta propuesta se basa en el establecimiento de un nuevo esquema de participación mundial para países más y menos desarrollados. De hecho, la urgencia y la magnitud de los esfuerzos necesarios para aumentar estos recursos reflejan el bajísimo ingreso de los países pobres, su nivel tan restringido en gastos de salud pública y el costo necesario para lograr, así sea en un mínimo adecuado, la inversión y el gasto de recursos en la salud.

La realidad es que un proyecto tan ambicioso rebasa con mucho las posibilidades del sector sanitario y, por ello, el informe subraya la importancia de establecer un plan más amplio de ayuda entre naciones ricas y países pobres. La Comisión opina que esta acción es urgente y de gran importancia, sobre todo porque ya hay una clara conciencia de que es justo atenuar las tensiones e inequidades que son el resultado de la globalización y lograr que esta tendencia rinda beneficios para toda la humanidad y no unos cuantos solamente.

Además del informe completo, el lector encontrará un resumen ejecutivo de dicho documento. De este texto pueden entresacarse algunos datos esenciales:

• Cientos de millones de personas pobres son ajenas a los beneficios de la globalización.

• Entre las consecuencias indeseables del desigual reparto de los beneficios de la globalización están la expansión del terrorismo, los conflictos armados, la degradación ambiental y la presencia de epidemias como el sida.

• Una de las metas fundamentales del desarrollo económico de una población es lograr un buen estado de salud y alcanzar una larga vida.

• La interdependencia entre la buena salud y la reducción de la pobreza es más estrecha de lo que se suele pensar.

• Una de las prioridades es reducir las elevadas tasas de mortalidad en países subdesarrollados mediante el control de las enfermedades transmisibles y mejores cuidados maternoinfantiles.

• Muchas de las causas más importantes de defunción en los países poco desarrollados serían evitables. Entre ellas figuran el sida, la malaria, la tuberculosis, las enfermedades infecciosas de la infancia, la mala atención materna y perinatal, las deficiencias de micronutrientes y los trastornos derivados del tabaquismo.

• Una familia sana está en mejores posibilidades de invertir en la educación y salud de sus hijos a sabiendas de que estos tendrán una vida más larga.

• Muchas enfermedades en países de ingresos medios podrían combatirse mediante inversiones relativamente pequeñas.

• La información actual revela que 73 países se encuentran muy lejos de lograr la reducción de la mortalidad infantil a niveles deseables.

• Se necesitan una decidida voluntad política y un compromiso serio de los países menos desarrollados para incrementar sus inversiones en materia de salud y alcanzar las metas propuestas.

• A la vez, no sería recomendable ni prudente apoyar a países que no se comprometan a mejorar sus sistemas administrativos o en donde se haga mal uso de los recursos disponibles.

• De hecho, no es necesario invertir en grandes hospitales, sino organizar pequeñas unidades de salud donde los pacientes sean atendidos "cara a cara".

• Un factor importante en la correcta provisión de servicios de salud es el establecimiento de un riguroso sistema de evaluación, monitoreo, información estadística y control financiero.

• Es conveniente dedicar por lo menos 5% de los recursos disponibles para examinar las acciones en marcha y conocer su eficacia, así como para mejorar los protocolos de tratamiento, buscar alternativas de financiamiento adicional y conocer las preferencias, demandas y requerimientos particulares de los pacientes.

• Urge modernizar los recursos tecnológicos disponibles para combatir las enfermedades: nuevas vacunas, la medicina genómica, una mejor atención obstétrica, etcétera.

• Las naciones de bajo desarrollo necesitan ayuda para llevar a cabo investigaciones en otras ciencias biomédicas diferentes de la salud y para mejorar las estrategias de salud pública.

• Para ello es necesario afinar los estudios epidemiológicos y compartir estos conocimientos en el plano internacional a fin de tener un marco común de referencia.

• El enfoque macroeconómico de este informe permite tener algunas cifras aproximadas de los costos e inversiones en programas de salud general especialmente dirigidos a países pobres.

• Para el año 2010, ocho millones de vidas pueden ser salvadas anualmente si se adoptan medidas esenciales contra las enfermedades infecciosas y las deficiencias en la alimentación.

• Se calcula que los recursos mínimos necesarios para atender a las necesidades básicas de salud son de 30 a 40 dólares estadounidenses ($US) por persona por año. En la actualidad, algunos países gastan sólo $13 por persona por año.

• El incremento del gasto en la salud que lograría reducir esta enorme brecha es de $US 2 700 millones cada año para el 2007, en comparación con los $6 000 millones que se destinan actualmente a ese propósito.

• Para lograr que los habitantes de países pobres tengan acceso a los medicamentos esenciales, es necesario concertar los esfuerzos de la industria farmacéutica, de los gobiernos de los países menos desarrollados y de los organismos internacionales.

El texto del informe se complementa con dos apéndices. En uno de ellos aparece la lista de los miembros de la Comisión y de las personas que participaron en los distintos grupo de trabajo con sus curricula vitae correspondientes. El segundo apéndice contiene un análisis de los costos implícitos en un incremento de la inversión en acciones de salud en países de bajos ingresos y en algunos países de ingresos medios. El informe cierra con una lista de referencias relacionadas con el tema y un glosario de los términos empleados en el cuerpo del texto.