SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.12 issue4Congenital rubella syndrome in HaitiEnteritis por Escherichia coli O157:H7: tratamiento con antibióticos y riesgo de síndrome hemolítico urémico author indexsubject indexarticles search
Home Page  

Revista Panamericana de Salud Pública

Print version ISSN 1020-4989

Rev Panam Salud Publica vol.12 n.4 Washington Oct. 2002

http://dx.doi.org/10.1590/S1020-49892002001000009 

Instantáneas

 

Nuevo nombre para el Pneumocystis del humano: Pneumocystis jiroveci

 

 

La primera descripción de Pneumocystis la hizo Chagas en 1909, pero los consideró una forma morfológica de Trypanosoma cruzi. En 1912 se estableció que se trataba de una nueva especie, denominada Pneumocystis carinii. Hasta finales de los años 80 se consideró que era un protozoo, pero el análisis del ADN demostró en 1988 que es un hongo, y después que los Pneumocystis de diferentes mamíferos son muy diferentes entre sí. Estos descubrimientos han llevado a un cambio de nomenclatura que se explica en este artículo. Con ese cambio, el Pneumocystis del ser humano (antes P. carinii f. sp. hominis) pasa a llamarse P. jiroveci (Frenkel 1999) y P. carinii se reserva para lo que antes era P. carinii f. sp. carinii.

En 1976, Frenkel ya había señalado las diferencias fenotípicas entre el Pneumocystis del ser humano y otros Pneumocystis, proponiendo el nombre de P. jiroveci. Sin embargo, el nombre no se publicó de forma válida y no tuvo aceptación. Más tarde, el análisis del ADN estableció definitivamente que el Pneumocystis del ser humano es muy diferente de los de otros animales. La reacción en cadena de la polimerasa (RCP) con cebadores que amplifican el ADN de todas las especies conocidas de Pneumocystis reveló que de las muestras de Pneumocystis procedentes de humanos solo se obtiene ADN de P. jiroveci. Además, tampoco se ha encontrado ADN de P. jiroveci en muestras pulmonares de ningún otro mamífero. La secuenciación de genes clonados confirmó estos datos. La secuencia de los genes de Pneumocystis procedentes del ser humano ha sido en todos los casos muy diferente de la de sus ortólogos de Pneumocystis procedentes de otras especies. Además, los experimentos realizados con ratas, ratones, hurones y monos han demostrado que las especies de Pneumocystis tienen huéspedes específicos.

Con esta información empezaron a aparecer propuestas de cambio de nombre, pero inicialmente se optó por una nomenclatura trinomial provisional, por temor a crear una falsa especie con los datos todavía escasos sobre la secuencia del ADN. Este sistema trinomial denominaba los diferentes tipos de Pneumocystis como formas especiales de P. carinii. Así, P. jiroveci se llamaba P. carinii formae specialis hominis (P. carinii f. sp. hominis). Después se siguieron obteniendo datos sobre la secuencia del ADN y en el año 2001 ya no quedaban dudas de que el microorganismo que causa la neumonía por P. carinii en el ser humano debía ser reconocido como una especie distinta. Por entonces, el nombre P. jiroveci ya había sido publicado de forma válida en 1999, pero la publicación válida de un nombre no implica necesariamente que se use. Durante los Talleres Internacionales sobre Protistas Oportunistas que tuvieron lugar el año 2001 en Cincinnati, Estados Unidos, se reunieron cerca de 50 investigadores de todo el mundo para determinar si se debía mantener la nomenclatura trinomial o asignar nuevos nombres de especie. La decisión unánime fue dar nuevos nombres de especie (binomiales) a los microorganismos que entonces se conocían como formas especiales de P. carinii y sentar las normas para la creación de los nuevos nombres de especie. Desde entonces es incorrecto, biológica y taxonómicamente, denominar P. carinii al Pneumocystis procedente del ser humano. P. carinii se refiere exclusivamente al microorganismo conocido antes como P. carinii f. sp. carinii, una de las dos especies de Pneumocystis que solo se encuentran en la rata. En el futuro, para referirse al Pneumocystis del ser humano solo se debería usar el nombre P. jiroveci.

La principal objeción a esta nueva designación fue el problema que originaría este cambio de nombre en la literatura médica, donde la enfermedad causada por P. jiroveci es muy conocida por el acrónimo PCP (Pneumocystis carinii pneumonia). No obstante, el problema tiene fácil solución si se considera que, tanto en inglés como en español, las letras PC del acrónimo designan Pneumocystis, en vez de Pneumocystis carinii. (Stringer JR, Beard CB, Miller RF, Wakefield AE. A new name (Pneumocystis jiroveci) for Pneumocystis from humans. Emerg Infect Dis 2002;8:891-896.)