SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.12 issue4Decisiones diversasPolíticas de medicamentos author indexsubject indexarticles search
Home Page  

Revista Panamericana de Salud Pública

Print version ISSN 1020-4989

Rev Panam Salud Publica vol.12 n.4 Washington Oct. 2002

http://dx.doi.org/10.1590/S1020-49892002001000019 

Información farmacológica

 

EVALUACIÓN DE NUEVOS PRODUCTOS

 

 

¿Es necesaria otra estatina (rosuvastatina)? (Canadá)

Las estatinas comercializadas actualmente en Canadá son seis: atorvastatina, cerivastatina, fluvastatina, lovastatina, pravastatina y simvastatina. Las tres últimas han demostrado reducir la incidencia de infarto de miocardio y muerte por causas cardiovasculares en pacientes con y sin antecedentes de infarto de miocardio. Los efectos adversos notificados con las actuales estatinas suelen ser leves y transitorios. Los más frecuentes consisten en trastornos gastrointestinales, miopatía, aumento de las enzimas hepáticas, fatiga y cefalea. La rabdomiólisis es rara, pero grave, y puede ocurrir con cualquier estatina. Pequeños estudios aleatorizados de comparación entre la rosuvastatina (40 mg) y la atorvastatina (80 mg), la estatina más potente existente actualmente en el mercado, han mostrado tras 6 semanas de tratamiento una reducción similar del colesterol de las lipoproteínas de baja densidad, pero un mayor aumento del colesterol de las lipoproteínas de alta densidad con la rosuvastatina. Los estudios sobre la seguridad de esta última han incluido muy pocos pacientes y han tenido una duración extremadamente corta. En resumen, los estudios realizados hasta la fecha son insuficientes para determinar si la rosuvastatina proporciona alguna ventaja en comparación con otras estatinas. Como la seguridad, eficacia y tolerabilidad de los fármacos hipolipidemiantes utilizados en la actualidad en la prevención de la cardiopatía coronaria están bien establecidas, son necesarios más estudios para evaluar con precisión los beneficios y los riesgos relativos de la rosuvastatina.

Otro análogo de las prostaglandinas (travoprost) para el tratamiento del glaucoma (Australia)

En Australia se ha aprobado el uso de la solución de travoprost al 0,004% (envases de 2,5 mL) para el tratamiento de la hipertensión intraocular. El travoprost se añade así a los análogos de las prostaglandinas ya aprobados para esta indicación, como el latanoprost, que se está usando ampliamente en estos casos. Como el travoprost es un análogo de la prostaglandina F2a, reduce la presión intraocular aumentando el flujo del humor acuoso. Solo se necesita una aplicación diaria, puesto que el efecto dura al menos 24 horas. En un ensayo clínico se compararon 801 pacientes tratados durante un año con travoprost, latanoprost o timolol. La presión intraocular disminuyó en un 30% o por debajo de 17 mm Hg en el 54,7% de los pacientes tratados con travoprost, en el 50% de los tratados con latanoprost y en el 39% de los tratados con timolol. La presión intraocular media con el travoprost fue 0,8 mm Hg menor que con el latanoprost. Otro estudio confirmó que el travoprost tiene un efecto significativamente mayor que el timolol. Más del 37% de los pacientes tratados con travoprost pueden sufrir hiperemia ocular durante el tratamiento, frecuencia que es superior a la observada con el latanoprost o el timolol. Otros efectos adversos oculares son el picor y las alteraciones de las pestañas. Además, el travoprost puede producir alteraciones del color del iris, a veces permanentes. El travoprost se puede utilizar como monoterapia o en combinación con el timolol. Cuando el paciente esté tomando ambos fármacos, las instilaciones de uno y otro deben realizarse con un intervalo de al menos 5 minutos. Aunque la eficacia del travoprost es similar a la del latanoprost, los efectos adversos locales pueden reducir su aceptación por parte de los pacientes.