SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.13 issue6Nueva clasificación epidemiológica de los tipos de papilomavirus asociados con el cáncer cervicouterinoRelación entre aborto espontáneo y edad paterna author indexsubject indexarticles search
Home Page  

Revista Panamericana de Salud Pública

Print version ISSN 1020-4989

Rev Panam Salud Publica vol.13 n.6 Washington Jun. 2003

http://dx.doi.org/10.1590/S1020-49892003000500012 

INSTANTÁNEAS

 

El tipo de caída y el riesgo de traumatismo cerebral en ancianos

 

 

En Estados Unidos, las caídas representan la segunda causa de hospitalización por traumatismo cerebral en general y la primera en la población de 65 años de edad o mayor. Entre los factores que tornan a las personas de edad avanzada susceptibles a sufrir caídas se encuentran los procesos artríticos, los problemas del equilibrio corporal, de la marcha y de la vista, y las afecciones que cursan con debilidad muscular, así como el consumo de medicamentos de venta por receta.

Un estudio reciente centrado en los registros de ancianos hospitalizados en California, Estados Unidos, de 1996 a 1999 ha sido fuente de datos acerca de la relación entre el tipo de caída y el riesgo de traumatismo cerebral. En el estudio se contemplaron diferentes tipos de trauma encefálico, entre ellos las fracturas de la bóveda craneana y de otras partes de la cabeza; las contusiones, laceraciones y hemorragias intracraneanas, y otras lesiones de tipo inespecífico. Las caídas se clasificaron de la siguiente manera: en escaleras de acceso o escalones; en escaleras de albañil o andamios; desde el interior de estructuras; en huecos en el suelo; de un nivel a otro en suelo en desnivel; en suelo plano debido a un resbalón, un tropiezo o un desequilibrio; en suelo plano debido a un tropezón con un objeto o persona o a un empujón; mecanismo de caída inespecífico. Se empleó como grupo de comparación el de personas menores de 65 años, y las personas de edad avanzada fueron clasificadas en tres grupos: de 65­74 años; de 74­84 años; de 85 años o más. Se calcularon las tasas de incidencia por 100 000 habitantes usando la población estimada de California a mediados de año para cada año abarcado en el estudio.

Los resultados revelaron un total de 29 761 hospitalizaciones por traumatismo cerebral relacionadas con caídas. De estos pacientes, 28 009 (94%) fueron dados de alta y 1 752 (5,9%) fallecieron. De estos últimos, 1 752 (71%) tenían 65 años de edad o más. La incidencia general de hospitalizaciones sin que el paciente falleciera fue de 21,1 por 100 000 habitantes (IC95%: 20,8 a 21,3), y se observó una relación directa entre la incidencia de hospitalización y la edad, viéndose más afectadas las personas de 85 años o más. En 33% por ciento de las caídas no se pudo dilucidar el mecanismo, y en el resto el mecanismo se asoció con el grupo de edad. En personas de 0 a 64 años, 75% de las caídas fueron de un nivel a otro; en personas de 65 años o más, 60% de las caídas ocurrieron en suelo plano y se observaron diferencias según el subgrupo de edad en particular: 52% fueron en suelo plano en el grupo de 65 a 74 años; 61% en el grupo de 75 a 84 años, y 66% en el grupo de 85 años en adelante.

De las personas en el grupo de 0­64 años, 86% fueron dadas de alta sin necesidad de cuidados médicos posteriores. El resto fue remitido a otro centro de salud o enviado a su casa con la recomendación de recibir cuidados a domicilio o rehabilitación por la vía ambulatoria. Solamente 30% de las personas en el grupo de 85 años de edad o mayores fueron dadas de alta, en comparación con 41% de las personas en el grupo de 75 a 84 años y con 54% de las pertenecientes al grupo de 65 a 74 años de edad.

Estos resultados permiten concluir que en personas de edad avanzada las caídas que ocurren en suelo plano son más peligrosas que las que implican una caída de un nivel a otro desde el punto de vista del riesgo de traumatismo cerebral. Las que sufren este tipo de lesión a los 85 años o más suelen necesitar atención especializada después de egresar del hospital. Si bien es cierto que estos datos fueron obtenidos en el estado de California, cabe esperar que correspondan a lo que ocurre en el ámbito nacional en los grupos de edad estudiados. (Centers for Disease Control and Prevention. Public health and aging: nonfatal fall-related traumatic brain injury among older adults–California, 1996­1999. MMWR Morb Mortal Weekly Rep 2003;52(13):276­278.)