SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.14 issue1Comparación de dos regímenes dietéticos en personas extremadamente obesasLa cobertura por Medicaid de los tratamientos para el control del hábito de fumar author indexsubject indexarticles search
Home Page  

Revista Panamericana de Salud Pública

Print version ISSN 1020-4989

Rev Panam Salud Publica vol.14 n.1 Washington Jul. 2003

http://dx.doi.org/10.1590/S1020-49892003000600008 

INSTANTÁNEAS

 

Nuevo informe sobre la carga mundial de la tuberculosis y su relación con la infección por el VIH

 

 

En el último decenio, la carga de tuberculosis en el mundo se ha visto incrementada por diversos factores, entre ellos la infección por el virus de la inmunodeficiencia humana (VIH), que no solo facilita la infección primaria y reinfección por Mycobacterium tuberculosis, sino también la rápida progresión de la enfermedad. La mayor morbilidad por tuberculosis es a su vez un factor que aumenta las tasas de transmisión en la población en general, no solamente en personas infectadas por el VIH.

En 1997, la Organización Mundial de la Salud (OMS) realizó un estudio destinado principalmente a medir la carga mundial de tuberculosis. En fecha más reciente, un grupo de investigadores ha ampliado los resultados de ese estudio inicial mediante una extensa revisión bibliográfica y de bases de datos que proporcionó información acerca de los casos de tuberculosis notificados, los resultados del tratamiento por cohortes, las encuestas para determinar la presencia de infección por M. tuberculosis, y la prevalencia de infección por VIH en pacientes con tuberculosis y en otras subpoblaciones. Se hizo especial hincapié en la relación entre la tuberculosis y la infección por VIH, así como en la creciente magnitud del problema. En su estudio, los investigadores se limitaron al grupo de edad de 15 a 49 años porque no disponían de suficiente información acerca de los niños tuberculosos infectados por VIH. Los objetivos principales del estudio fueron desarrollar indicadores de la carga de tuberculosis relacionada con la infección por VIH que ayuden a fundamentar metas de control, monitorear tendencias epidemiológicas y evaluar el impacto de las intervenciones.

Los resultados revelaron que en el año 2000 se presentaron 8,3 millones de casos nuevos de tuberculosis en el mundo, siendo más altas las tasas de incidencia en la Región de África (290 casos anuales por 100 000 habitantes), donde también se observó la mayor tasa de incremento anual del número de casos (6%). De los casos nuevos de tuberculosis en adultos, 9% podían atribuirse, como promedio, a la presencia de infección por VIH, aunque la proporción fue mucho más alta en la Región de África y en algunos países industrializados, entre ellos los Estados Unidos de América (26%). Se produjeron alrededor de 1,8 millones de defunciones por tuberculosis en el mundo, de las cuales 12% podían atribuirse a la presencia de infección por VIH. La tuberculosis causó 11% de todas las defunciones en adultos, y la frecuencia observada de coinfección por VIH y M. tuberculosis fue de 0,36%, o el equivalente de 11 millones de personas. La frecuencia de coinfección fue de 5% o más en 8 países africanos, y el número de adultos coinfectados ascendió, solamente en Sudáfrica, a 2 millones. A medida que se propaga la infección por VIH, la carga representada por los casos de coinfección asciende.

En la Región de las Américas la incidencia de tuberculosis en el año 2000 fue de 46 por 100 000 habitantes, observándose un descenso en la incidencia de 4,1% en el período de 1997­2000. De las muertes en adultos, 4,1% fueron causadas por la tuberculosis, y de estas muertes, 6,5% mostraron asociación con la presencia de infección por VIH. Se halló una prevalencia de tuberculosis en adultos de 15% y una prevalencia de coinfección por VIH y M. tuberculosis de 0,1%.

La pandemia de VIH dificulta enormemente el control de la tuberculosis. En la Región de África en particular, la asociación entre ambas infecciones es tan grande que 31% de todos los casos de tuberculosis en adultos podrían atribuirse a la infección por VIH.

Los resultados de este estudio apuntan a la necesidad urgente de intensificar el control de ambas enfermedades, procurando concentrar la atención en el control de la tuberculosis en zonas con una alta prevalencia de infección por VIH. (Corbett EL, et al. The growing burden of tuberculosis. Arch Intern Med 2003;163:1009­1021.)