SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.14 issue2¿Por qué es más grave el dengue después de un primer episodio?Se explora la relación entre la violencia contra la mujer y el embarazo en México author indexsubject indexarticles search
Home Page  

Revista Panamericana de Salud Pública

Print version ISSN 1020-4989

Rev Panam Salud Publica vol.14 n.2 Washington Aug. 2003

http://dx.doi.org/10.1590/S1020-49892003000700011 

INSTATÁNEAS

 

Datos sobre el paracetamol en el tratamiento de la fiebre en niños

 

 

No hay ninguna prueba fehaciente de que la fiebre, síntoma común en la niñez, sea perjudicial para el organismo. No obstante, los padres en el mundo entero se alarman cuando un niño tiene fiebre y recurren a distintas medidas, incluida la administración de antipiréticos, para bajarle al niño la temperatura corporal. Un niño sin fiebre se siente mejor y es menos irritable que un niño afiebrado.

La fiebre por encima de 41 °C suele presentarse en casos muy excepcionales, generalmente de insolación o daño cerebral, y responde muy poco a los antipiréticos. Sin embargo, estos medicamentos gozan de enorme popularidad y son muy eficaces para bajar la fiebre menor, aunque no hay pruebas de que reducir la fiebre sea ventajoso desde el punto de vista clínico. Tampoco hay, hasta el momento, suficientes estudios prospectivos sobre los posibles efectos adversos de los antipiréticos, aunque algunos datos apuntan a la posibilidad de que el paracetamol (acetaminofén), quizá el más popular de todos, tenga un efecto hepatotóxico cuando se administran varias dosis terapéuticas o subterapéuticas. La dosis máxima recomendada en el envase de este producto es de 60 mg/kg, pero no es raro que un niño hospitalizado reciba hasta 90 mg/kg al día. Actualmente, la OMS recomienda el uso de paracetamol cuando la fiebre > 39 ºC, aunque pocos datos respaldan esta recomendación.

¿Qué se puede decir acerca del paracetamol, sus beneficios y sus desventajas? Para contestar esta pregunta, un grupo de investigadores realizó una revisión bibliográfica de Medline y de la base de datos de Cochrane en busca de todos los estudios de 1966 a 2002 en idioma inglés que explorasen los beneficios clínicos y efectos adversos de este fármaco en niños. Sobre la base de los 17 estudios que encontraron, pocos de los cuales eran ensayos controlados aleatorizados, los autores llegaron a varias conclusiones. En primer lugar, ningún estudio mostró un beneficio clínico patente cuando se les administró paracetamol en dosis terapéuticas a niños con fiebre e infección vírica o bacteriana o con paludismo. En algunos estudios se observó que la fiebre podría incluso ayudar a combatir las infecciones, pero no se han efectuado ensayos clínicos en niños para confirmarlo. El uso de paracetamol en dosis terapéuticas para ser inocuo, aunque se han observado algunos casos de hepatotoxicidad aun a las dosis recomendadas para niños. Dado que el costo del paracetamol supera las posibilidades adquisitivas de las familias pobres y que hasta ahora no hay estudios que arrojen pruebas convincentes de su eficacia para aliviar el malestar del niño con fiebre, los autores de la revisión bibliográfica aquí descrita advierten que los profesionales de la salud deberían evitar el uso rutinario de paracetamol en niños con fiebre, aun cuando esta sea > 39 °C, si no hay claros indicios de dolor o gran malestar. Aún falta estudiar qué papel desempeña el paracetamol en el tratamiento de niños con formas graves de paludismo o sepsis, así como en niños con fiebre que están desnutridos y enfermos. (Russell FM, et al. Evidence on the use of paracetamol in febrile children. Bull World Health Organ 2003;81:367–372.)