SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.15 issue1Retiros del mercadoEvaluación de nuevos productos author indexsubject indexarticles search
Home Page  

Revista Panamericana de Salud Pública

Print version ISSN 1020-4989

Rev Panam Salud Publica vol.15 n.1 Washington Jan. 2004

http://dx.doi.org/10.1590/S1020-49892004000100012 

INFORMACIÓN FARMACOLÓGICA

 

Reacciones adversas

 

 

Hipertensión arterial debida al uso de antipsicóticos atípicos (Nueva Zelanda)

El Programa de Monitoreo Intensivo de Medicamentos (IMMP) de Nueva Zelanda encontró que existe una asociación entre el consumo de antipsicóticos atípicos y la hipertensión arterial. La hipertensión se identificó como una posible reacción adversa durante el análisis de 572 casos a los que se administraron antipsicóticos. La hipotensión arterial, un efecto colateral conocido, se notificó en 19 casos, mientras que la hipertensión se observó en 13 casos, 10 de ellos relacionados con clozapina, 2 con risperidona y uno con quetiapina. Los dos casos más graves se registraron con risperidona.

Neurotoxicidad asociada con el uso de cefepime y ceftazidime

Recientemente, la revista Pharmacotherapy publicó un estudio que revisa 42 casos de neurotoxicidad provocada por cefepime y 12 por ceftazidime. En la última década se ha observado un incremento tanto de la resistencia a como de la prescripción de antibióticos de amplio espectro, tales como cefepime y ceftazidime. A pesar de su amplia utilización, se ha pasado por alto o malinterpretado la neurotoxicidad que pueden provocar estos antibióticos. La detección temprana de los efectos neurotóxicos y el retiro del agente causal pueden evitar graves consecuencias.

Los hallazgos más frecuentes fueron confusión y desorientación en el tiempo y el espacio (96% de los pacientes), mioclonía (33%) y convulsiones (13%).

Fracasos terapéuticos en pacientes con infección por VIH tratados con didanosina, lamivudina y tenofovir (Unión Europea)

La Agencia Europea de Evaluación de Medicamentos (EMEA) y su Comité Científico (CPMP) han sido informados del alto porcentaje de fracasos terapéuticos tempranos y de la aparición de mutaciones asociadas con la resistencia a nucleósidos o nucleótidos inhibidores de la transcriptasa inversa. La observación se realizó durante un estudio clínico de pacientes infectados por el virus de la inmunodeficiencia humana (VIH) sin tratamiento antirretroviral previo, que recibieron una dosis diaria de la combinación triple de tenofovir (Viread®, TDF), lamivudina (Epivir®, 3TC) y tabletas con cubierta entérica de didanosina (Videx EC®, ddI EC). No se conoce la naturaleza exacta de las interacciones que conducen a la falta de respuesta terapéutica observada en este estudio.

Como medida de precaución hasta que se estudie mejor la naturaleza de estas interacciones, la EMEA indica que al considerar un nuevo régimen terapéutico para pacientes con o sin tratamiento previo no se debe emplear tenofovir en combinación con didanosina y lamivudina, especialmente en una sola dosis diaria.

Cuando los pacientes estén bien controlados mediante un esquema terapéutico con tenofovir, didanosina y lamivudina se deberá evaluar frecuentemente la viremia mediante un método sensible (límite de cuantificación < 50 copias de ARN/mL) y se valorará la posibilidad de modificar el tratamiento ante el primer signo de incremento de la viremia.

Fracasos terapéuticos en pacientes con infección por VIH tratados con tenofovir en combinación con lamivudina y abacavir (Unión Europea)

La Agencia Europea de Evaluación de Medicamentos (EMEA) y su Comité Científico (CPMP) han sido informados del alto porcentaje de fracasos terapéuticos tempranos observados en un estudio clínico (ESS30009) patrocinado por GlaxoSmithKline en adultos infectados por el virus de la inmunodeficiencia humana (VIH) sin tratamiento antirretroviral previo, que recibieron una dosis diaria de la combinación triple de tenofovir (Viread®, TDF), lamivudina (Epivir®, 3TC) y abacavir (Ziagen®, ABC). No se conoce la naturaleza exacta de las interacciones que conducen a la falta de respuesta terapéutica observada en este estudio.

Como medida de precaución, hasta que se estudie mejor la naturaleza de estas interacciones, la EMEA indica que al considerar un nuevo régimen terapéutico para pacientes con o sin tratamiento previo no se deben emplear abacavir y lamivudina en combinación con tenofovir como terapia antirretroviral triple, especialmente en una sola dosis diaria.

Cuando los pacientes estén bien controlados mediante un esquema terapéutico con tenofovir, lamivudina y abacavir se deberá evaluar frecuentemente la viremia mediante un método sensible (límite de cuantificación < 50 copias/mL) y se valorará la posibilidad de modificar el tratamiento ante el primer signo de incremento de la viremia.