SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.15 issue2¿Existe una asociación entre la frecuencia del síndrome de Down y la de malformaciones congénitas del tubo neural en familias?Se estudia la relación entre la obesidad en la adolescencia y la mortalidad en la adultez author indexsubject indexarticles search
Home Page  

Revista Panamericana de Salud Pública

Print version ISSN 1020-4989

Rev Panam Salud Publica vol.15 n.2 Washington Feb. 2004

http://dx.doi.org/10.1590/S1020-49892004000200009 

INSTANTÁNEAS

 

Los diabéticos deben controlar mejor ciertos parámetros clínicos para evitar complicaciones vasculares

 

 

La diabetes mellitus es un factor de riesgo de trastornos vasculares que pueden conducir a retinopatías, neuropatías, nefropatías, enfermedad coronaria y amputaciones de las extremidades inferiores. Numerosos ensayos clínicos han demostrado que es posible prevenir estas complicaciones si el paciente diabético mantiene su tensión arterial, glucemia y colesterol sérico total por debajo de ciertos valores máximos recomendados (tensión sistólica, 130 mmHg, tensión diastólica, 80 mmHg; glucohemoglobina (HbA1c), 7%; y colesterol sérico total, 200 mg/dL). Se desconoce, sin embargo, qué porcentaje de los pacientes con diabetes diagnosticada logran un control clínico adecuado y por tal motivo un grupo de investigadores del Centro Nacional de Estadísticas de Salud en Hyattsville, Maryland, Estados Unidos, realizó un estudio encaminado a averiguarlo y a determinar si el porcentaje ha cambiado a lo largo del último decenio.

El estudio consistió en una revisión de los datos obtenidos mediante la Tercera y Cuarta Encuestas Nacionales de Evaluación de Salud y Nutrición (NHANES III y IV), que se realizaron entre 1988 y 1994 y entre 1999 y 2000, respectivamente. Estas encuestas tuvieron un diseño transversal y abarcaron una muestra nacional representativa de la población civil no recluida de los Estados Unidos. Los participantes fueron adultos mayores de 20 años con un diagnóstico de diabetes que hubieran sido entrevistados y sometidos a un examen físico ya fuese en NHANES III (n = 1 265) o en NHANES IV (n = 441). Para expresar los resultados se utilizaron los valores de glucohemoglobina (HbA1c), tensión arterial y colesterol total en suero, así como su relación con la presencia de trastornos vasculares.

En NHANES III y IV la proporción de pacientes con un diagnóstico previo de diabetes fue similar, independientemente de la edad o el sexo, pero los pacientes encuestados en NHANES IV mostraron una menor tendencia a ser blancos de origen no hispano, recibieron el diagnóstico de diabetes a una edad más temprana, tuvieron un mayor índice de masa corporal promedio y eran más proclives a emplear insulina en combinación con fármacos orales. Solo 37,0% de los participantes en NHANES IV lograron la meta de mantener las concentraciones de HbA1c por debajo de 7,0%, mientras que 37,2% de ellos tenían valores de HbA1c superiores al recomendado como límite para "tomar acción" (8,0%). No se encontraron diferencias significativas entre estos porcentajes y los detectados durante NHANES III (P = 0,11 y P = 0,67, respectivamente). Solamente 35,8% de los participantes en NHANES IV mantenían la tensión arterial sistólica y diastólica por debajo de los valores recomendados (130 mm Hg y de 80 mm Hg, respectivamente); 40,4% tenían hipertensión arterial (tensión arterial sistólica > 140 mmHg o diastólica > 90 mm Hg). Estos porcentajes no difierieron significativamente con respecto a los encontrados durante NHANES III (P = 0,10 y P = 0,56, respectivamente). Más de la mitad (51,8%) de los pacientes que participaron en NHANES IV presentaron concentraciones de colesterol total de 200 mg/dL o más (frente a 66,1% en NHANES III; P < 0,001). En general, solo 7,3% (intervalo de confianza de 95%: 2,8 a 11,9%) de los adultos con diabetes en NHANES IV alcanzaron la meta recomendada de mantener concentraciones de HbA1c inferiores a 7%, una tensión arterial por debajo de 130/80 mm de Hg, y también concentraciones de colesterol menores de 200 mg/dL (5,18 mmol/L).

Los resultados del estudio indican que hay que reforzar las medidas encaminadas a lograr que las personas con diabetes diagnosticada controlen mejor los factores de riesgo de sufrir trastornos vasculares.

Una limitación importante de este estudio fue que el reducido número de participantes con diagnóstico de diabetes en NHANES IV no permitió realizar el análisis por grupos de edad, raza, origen étnico o tipo de tratamiento. Además, el estudio solo abarcó a pacientes adultos no recluidos en instituciones. Por otra parte, las encuestas NHANES tienen un diseño transversal que permite sacar inferencias acerca de tendencias generales, pero no llegar a conclusiones sobre la relación temporal entre observaciones, puesto que los pacientes que participan en cada encuesta no son los mismos. (Saydah SH, Fradkin J, Cowie CC. Poor control of risk factors for vascular disease among adults with previously diagnosed diabetes. JAMA. 2004;291: 335-342.)