SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.15 issue2Se asocian la dureza del agua y la cantidad de fluoruro con una menor incidencia de infartosUna prueba sencilla determina el riesgo cardíaco en diabéticos author indexsubject indexarticles search
Home Page  

Revista Panamericana de Salud Pública

Print version ISSN 1020-4989

Rev Panam Salud Publica vol.15 n.2 Washington Feb. 2004

http://dx.doi.org/10.1590/S1020-49892004000200012 

INSTANTÁNEAS

 

Las vacunas que contienen sales de aluminio son inocuas

 

 

Durante décadas se han empleado compuestos de aluminio (sulfato potásico de aluminio, sulfato de aluminio e hidróxido de aluminio) en las vacunas para aumentar su inmunogenia y eficacia. Sin embargo, algunos autores han informado acerca de diversas reacciones adversas provocadas por vacunas que contienen aluminio, entre ellas reacciones en el sitio de la inyección con endurecimiento, abscesos estériles, nódulos subcutáneos, inflamación granulomatosa y eritema, así como un síndrome progresivo denominado miofascitis macrofágica caracterizado por desgaste muscular y agotamiento, lo que ha llevado a pensar en sustituir el aluminio en la composición de las vacunas. No obstante, los numerosos ensayos clínicos que harían falta para demostrar la inocuidad de las nuevas formulaciones de vacunas antes de poder emplearlas hacen que esta opción sea una empresa de gran envergadura y extremadamente costosa.

Debido a la dispersión y heterogeneidad de la información publicada sobre el tema, se decidió realizar una revisión sistemática con metaanálisis de los efectos adversos observados después de aplicar vacunas contra la difteria, el tétanos y la tos ferina (DTP) que contienen aluminio —ya sean monovalentes o combinadas— y compararlos con los observados después de emplear esas mismas vacunas sin aluminio o con menores concentraciones de este elemento. Para ello se realizaron búsquedas de estudios publicados sobre el tema en el registro del Cochrane Vaccine Field, la Cochrane Library, Medline, Embase, Biological Abstracts, Science Citation Index y el sitio en Internet del Sistema de Notificación de Reacciones Adversas Provocadas por Vacunas. La revisión abarcó todos los ensayos clínicos aleatorizados y semialeatorizados, así como estudios comparativos de cohorte, que ofrecieran suficiente información acerca de la concentración de aluminio, la composición de las vacunas y los resultados de los estudios de seguridad. Dos revisores extrajeron los datos de forma estandarizada de todos los estudios y evaluaron su calidad metodológica. De los 35 estudios identificados preliminarmente, 3 ensayos aleatorizados, 4 semialeatorizados y 1 estudio de cohorte cumplieron con los criterios de inclusión. El metaanálisis se realizó con los datos procedentes de cinco estudios relacionados con los dos aspectos principales que se deseaba comparar: las vacunas que contenían hidróxido de aluminio frente a las vacunas sin adyuvantes en niños de 18 meses de edad o menores, y vacunas que contenían otros compuestos de aluminio frente a vacunas sin adyuvantes en niños de 10 a 16 años.

En los niños más pequeños, las vacunas con hidróxido de aluminio causaron más eritema e induración que las vacunas sin adyuvante (razón de posibilidades [OR] = 1,87; intervalo de confianza de 95% [IC95%]: 1,57 a 2,24) y menos reacciones de todo tipo (OR = 0,21; IC95%: 0,15 a 0,28). En ambos casos la diferencia fue estadísticamente significativa. Las frecuencias de reacciones locales de todo tipo, así como de colapsos y convulsiones o de llantos persistentes o gritos, no difirieron de un modo significativo entre las dos cohortes de los ensayos. En niños mayores no se encontró ninguna asociación entre la exposición a vacunas que contenían aluminio y la aparición de induración, inflamación o hipertermia locales, aunque se observó una asociación con la presencia de dolor local de hasta 14 días de duración (OR = 2,05; IC95%: 1,25 a 3,38).

Aunque la inmunización con vacunas que contienen aluminio estuvo asociada con un mayor riesgo de enrojecimiento en el sitio de la inyección en los niños menores y con dolor local prolongado en niños mayores, no se encontraron pruebas de que las vacunas con sales de aluminio provocaran trastornos graves o de larga duración.

A pesar de la baja calidad de los estudios analizados, no se encontraron pruebas que respalden la necesidad de emprender nuevas investigaciones sobre este tema ni que apoyen una eventual decisión de sustituir las sales de aluminio en la composición de las vacunas. (Jefferson T, Rudin M, Di Pietrantonj C. Adverse events after immunisation with aluminium-containing DTP vaccines: systematic review of the evidence. Lancet Infec Dis. 2004;4(2). Puede consultarse en: http://infection.thelancet. com/journal/vol4/iss2/full/laid.4.2.review_and_ opinion.28537.1. Acceso el 7 de febrero de 2004.)