SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.15 issue3Vinculan la seropositividad al virus del herpes humano 8 con el cáncer de próstataEstadísticas de cáncer de los Estados Unidos, 2004 author indexsubject indexarticles search
Home Page  

Revista Panamericana de Salud Pública

Print version ISSN 1020-4989

Rev Panam Salud Publica vol.15 n.3 Washington Mar. 2004

http://dx.doi.org/10.1590/S1020-49892004000300011 

INSTANTÁNEAS

 

Criterios para la detección temprana de los casos de SARS

 

 

El reconocimiento temprano de los casos de síndrome respiratorio agudo grave (SARS) y la rápida aplicación de medidas para el control de esta infección constituyen en la actualidad las principales estrategias para evitar o reducir la diseminación de esta epidemia.

Teniendo en cuenta que las características clínicas del SARS son similares a las de otras neumonías bacterianas y virales y que hasta el momento no se dispone de pruebas de laboratorio que permitan confirmar o descartar el diagnóstico de SARS en pacientes que se presentan ante el médico con fiebre y síntomas respiratorios, se hace necesario aplicar un enfoque diferente para identificar estos casos. Además, como los pacientes pueden transmitir el virus en las etapas iniciales de la enfermedad, el objetivo de cualquier estrategia de diagnóstico debe ser poder identificar a los pacientes con SARS tan tempranamente como sea posible.

En este trabajo se expone un procedimiento que combina las consideraciones epidemiológicas con los hallazgos clínicos a fin de facilitar el reconocimiento de los casos de SARS cuando acuden al médico por primera vez.

Los signos y síntomas clínicos más frecuentes en los casos de SARS son los siguientes: un período de incubación de 4 a 67 días, aunque la mayoría de los pacientes se enferman entre 2 y 10 días después de la exposición al virus; fiebre, generalmente acompañada de cefalea, mialgia, malestares, escalofríos y espasmos musculares (en algunos pacientes, la cefalea, la mialgia y los malestares preceden a la fiebre y esta se resuelve cuando aparecen los síntomas respiratorios, normalmente 2 a 7 días después de la aparición de la enfermedad. Entre 40 y 75% de los pacientes tienen taquipnea, taquicardia e hipoxemia cuando se presentan ante el médico.

La mayoría de los pacientes muestran cantidades normales o ligeramente bajas de leucocitos totales y de 70 a 95% de ellos tienen linfocitopenia. La mayoría de los pacientes (70–90%) tienen valores elevados de lactatodeshidrogenasa. La información disponible indica que casi todos los pacientes con pruebas de laboratorio que confirman la infección por el coronavirus del SARS (SARS-CoV) muestran signos radiográficos de neumonía, la cual se detecta con mayor sensibilidad mediante la tomografía computadorizada.

Las principales pruebas para el diagnóstico de la infección por SARS-CoV son 1) la detección de ácido ribonucleico (ARN) mediante transcripción inversa seguida de la reacción en cadena de la polimerasa tradicional o en tiempo real, y 2) la detección serológica de anticuerpos contra el SARS-CoV. Sin embargo, ninguna de estas pruebas arroja resultados concluyentes acerca de la presencia o ausencia de esta infección en el momento en que se evalúa al paciente por primera vez. Aunque hasta el momento se han empleado con más frecuencia muestras tomadas de las vías respiratorias para detectar el virus, este puede detectarse con mayor facilidad en el suero durante las etapas tempranas de la enfermedad y en las heces en etapas posteriores.

La utilización de criterios epidemiológicos constituye un elemento crítico que puede ayudar a identificar los casos de SARS en las etapas más tempranas de la infección. Entre los parámetros epidemiológicos que ayudan a hacer el diagnóstico figuran el contacto previo con algún caso conocido de SARS o la estancia, breve o prolongada, en una zona donde se han documentado casos de esta infección; el vínculo epidemiológico del caso con algún brote de neumonía; y la participación en la atención directa de pacientes con SARS o en el manejo de muestras obtenidas de estos pacientes. Después de llegar a un diagnóstico provisional de SARS basado en los criterios clínicos y epidemiológicos discutidos, se deben seguir los lineamientos vigentes de aislamiento preventivo mientras duren la evaluación y el tratamiento.

Cabe tener presente que un diagnóstico confirmado de otra enfermedad no descarta la posibilidad de que se trate de un caso de SARS, ya que es frecuente la coinfección por SARS-CoV y otros patógenos respiratorios. En particular debe procurarse no descartar el diagnóstico de SARS si hay elementos epidemiológicos que vinculen al paciente con otros casos conocidos de SARS o si el paciente forma parte de un brote con características similares. El único método de laboratorio disponible en la actualidad para descartar el diagnóstico de infección por SARS-CoV es tener un resultado negativo a la prueba serológica en la etapa de convalecencia, es decir, después de más de 28 días de la aparición de los síntomas.

Debido a que la identificación de los nuevos casos de SARS depende de su contacto con otras personas o con zonas afectadas por esta infección, los médicos deben mantenerse informados acerca de la distribución geográfica del SARS. Esta información puede encontrarse en los sitios de Internet de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de los Estados Unidos de América (http://www.cdc.gov) y de la Organización Mundial de la Salud (http://www.who.int). (Jernigan JA, Low DE, Helfand RF. Combining clinical and epidemiologic features for early recognition of SARS. Emerg Infect Dis [serial online]. 2004 (febrero). Hallado en: http://www.cdc.gov/ncidod/EID/vol10no2/03-0741.htm Acceso el 18 de febrero de 2004.)