SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.15 issue4Ciertas percepciones y creencias de las mujeres hispanas en Estados Unidos obstaculizan la prevención del cáncer cervicouterinoRecuerda REAL: un currículo para prevenir el consumo de drogas en estudiantes author indexsubject indexarticles search
Home Page  

Revista Panamericana de Salud Pública

Print version ISSN 1020-4989

Rev Panam Salud Publica vol.15 n.4 Washington Apr. 2004

http://dx.doi.org/10.1590/S1020-49892004000400010 

INSTANTÁNEAS

 

Cambios genéticos del vector de la tripanosomiasis pueden tener implicaciones epidemiológicas

 

 

La tripanosomiasis americana o enfermedad de Chagas está reconocida como la enfermedad parasitaria más importante de la Región de las Américas por su impacto social y económico. Esta enfermedad la causa el protozoo flagelado Trypanosoma cruzi y se transmite mediante insectos chupadores de sangre de la subfamilia Triatominae (Hemiptera, Reduviidae). No existen vacunas preventivas, por lo que su control se basa en la eliminación de las poblaciones domésticas del vector.

Para controlar eficazmente la enfermedad de Chagas, es imprescindible conocer la estructura genética de las poblaciones de insectos —incluido el flujo de genes entre las poblaciones domésticas y selváticas—, así como la información acerca de la domesticación y capacidad de diseminación de la infección por parte del vector.

En este trabajo se analizan los cambios cariológicos ocurridos durante la diseminación de Triatoma infestans, el mayor vector de la tripanosomiasis americana, empleando para ello la cuantificación de ADN mediante la citometría de flujo y la caracterización de los patrones de segmentos heterocromáticos o bandas C de los cromosomas.

Se encontraron dos grupos cromosómicos de T. infestans: uno en las muestras del área andina de Bolivia y Perú y otro en las muestras procedentes de zonas bajas (Argentina, Paraguay, Brasil, Uruguay y el Chaco boliviano). Estos grupos parecen estar bien delimitados y restringidos a áreas geográficas específicas, ya que no se encontraron formas intermedias. Ambos grupos presentaron características diferentes: las muestras andinas presentaron de 14 a 20 autosomas de bandas C, mientras que las de otras partes tenían solo de 4 a 7 autosomas; las muestras andinas presentaron un bloque heterocromático en el cromosoma X que estaba ausente en las muestras de otros lugares; y las muestras andinas contenían aproximadamente 30% más de ADN por célula que las demás.

Estos resultados y la información histórica y genética disponible hasta el momento indican que T. infestans era originalmente una especie selvática que poblaba la región andina de Bolivia y que tenía una gran cantidad de ADN y de heterocromatina. La reducción de la talla genómica observada en esta especie fue un cambio adaptativo positivo que le permitió ampliar su hábitat a regiones bajas. Sin embargo, el suceso inicial que dio lugar a esta variante genética pudo haber implicado también la pérdida de variabilidad en algunos loci específicos.

La mayor dependencia doméstica, la incapacidad de regresar a los ecotopos selváticos y un menor grado de variabilidad pudieron haber contribuido a que estos insectos se volvieran más susceptibles a las campañas de control, tal como se ha observado en Uruguay, Chile y Brasil. La existencia de dos grupos alopátricos de T. infestans, con diferencias genéticas notables, es un elemento importante que se debe tener en cuenta al evaluar las campañas de control del vector de la tripanosomiasis americana y al seleccionar los insectos que se utilizarán en cualquier estudio genético, entre ellos los proyectos de secuenciación génica. (Panzera F, Dujardin JP, Nicolini P, Caraccio MN, Rose V, Tellez T, et al. Genomic changes of Chagas disease vector, South America. Emerg Infect Dis [serial online]. 2004;10(3). Hallado en: http://www.cdc.gov/ncidod/EID/vol10no3/02-0812.htm. Acceso el 14 de marzo de 2004.)