SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.15 issue4The obesity epidemic in the Americas: making healthy choices the easiest choicesPreparatory guidelines for local health services on how to respond to new cases of severe acute respiratory syndrome (SARS) author indexsubject indexarticles search
Home Page  

Revista Panamericana de Salud Pública

Print version ISSN 1020-4989

Rev Panam Salud Publica vol.15 n.4 Washington Apr. 2004

http://dx.doi.org/10.1590/S1020-49892004000400014 

TEMAS DE ACTUALIDAD CURRENT TOPICS

 

Las enfermedades emergentes y reemergentes: un problema de salud en las Américas1

 

Emerging and reemerging diseases: a health problem in the Americas

 

 

Guillermo Mesa Ridel2; Iraida Rodríguez Luis; Julio Teja

Centro Latinoamericano de Medicina de Desastres, Ciudad de La Habana, Cuba

 

 


Palabras clave: enfermedades emergentes y reemergentes, Américas.


SYNOPSIS

In the Region of the Americas the emerging and reemerging infectious diseases that had the greatest impact on health, in terms of their incidence and the number of deaths that they caused during the five-year period of 1999­2003, were: malaria, yellow fever, dengue hemorrhagic fever, AIDS, anthrax, and SARS, as well as infection by hantavirus and by West Nile virus. The appearance of epidemics of emerging and reemerging diseases is related to biological, social, and economic factors. Growth in international trade, the movement of large numbers of people across national borders, the variability and genetic adaptability of the causative microorganisms, and inefficiencies in public health systems help to spread infections and epidemics. To avoid or reduce the serious effects of these epidemics, countries should give priority in their national agendas to surveillance of emerging and reemerging diseases and should implement a set of measures to combat the diseases. The most important of these measures is to develop a strategy that is based on early warning and rapid response mechanisms, with personnel and laboratories as well as communications networks that link laboratories with health service providers. This strategy should be backed by priority funding and adequate policies.


 

 

Las enfermedades infecciosas constituyen la primera causa de muerte en el mundo, tanto en adultos como en niños. Más de 13 millones de personas mueren anualmente por enfermedades infecciosas emergentes3 y reemergentes,4 tales como la malaria, la tuberculosis, el síndrome de la inmunodeficiencia adquirida (sida), la fiebre hemorrágica producida por el virus Ébola, el síndrome respiratorio agudo grave (SARS), la infección por el virus del Nilo occidental y el dengue (1). Solo tres de estas infecciones (el sida, la tuberculosis y la malaria) cobraron 5,7 millones de vidas durante el año 2001, la mayor parte de ellas en países en desarrollo (1). A pesar de que la infección por el virus de la inmunodeficiencia humana (VIH) y el síndrome de inmunodeficiencia adquirida (sida) han estado presentes desde hace más de 20 años, aún se incluyen en la mayoría de los análisis nacionales y regionales relacionados con las enfermedades emergentes debido a su elevado costo social y sanitario.

En la Región de las Américas, las enfermedades infecciosas emergentes y reemergentes que tuvieron una mayor repercusión sobre la salud de la población por su incidencia y por el número de muertes ocasionadas durante el quinquenio de 1999­2003 fueron: la malaria, la fiebre amarilla, el dengue hemorrágico, el sida, el carbunco y el SARS, así como la infección por hantavirus y por el virus del Nilo occidental (2, 3). Algunas de estas enfermedades, como el SARS, presentan una distribución geográfica focal, mientras que otras, como el dengue, se dispersan ampliamente y se han convertido en un problema mundial (2).

La aparición de enfermedades emergentes y reemergentes se asocia con factores de diversa índole. Si bien el origen y la evolución de los agentes etiológicos han sido suficientemente documentados en la mayoría de los casos, la aparición de estas enfermedades depende de una compleja interacción de distintos factores, tanto biológicos —la variabilidad y adaptabilidad genética de los microorganismos causantes— como sociales —el auge del comercio internacional y de los movimientos poblacionales por razones turísticas o migratorias, el hacinamiento, la inadecuada manipulación de los alimentos y el analfabetismo, entre otros— y económicos —la ausencia de servicios básicos de saneamiento ambiental, la desnutrición, la falta de agua y de sistemas de alcantarillado (3). Todos estos factores crean, además, las condiciones propicias para la propagación de estas infecciones y facilitan la circulación de los agentes patógenos y la transmisión de las infecciones y epidemias entre los diversos países y regiones, situación agravada por las ineficiencias de los sistemas de salud pública, entre ellas una vigilancia epidemiológica deficiente, un número insuficiente de laboratorios de salud pública para la detección y el diagnóstico de las enfermedades, y mecanismos de prevención y de control inadecuados.

La experiencia acumulada demuestra que una gran parte de las muertes que se producen debido a las enfermedades infecciosas emergentes y reemergentes podrían evitarse mediante la elaboración y puesta en marcha de estrategias preventivas y terapéuticas eficaces (4).

Para poder evitar o mitigar los graves efectos de estas epidemias, los países deberán darle un lugar prioritario en la agenda nacional a la vigilancia de las enfermedades emergentes y reemergentes y poner en marcha un conjunto de medidas para combatirlas. Entre las medidas destinadas a prevenir y mitigar las epidemias deberán figurar las siguientes: a) establecer una estrategia basada en mecanismos de alerta temprana y de respuesta rápida que cuente con recursos humanos, laboratorios, redes de comunicación entre los laboratorios y servicios de salud, y que esté respaldada por una prioridad financiera y política adecuada; b) fortalecer la capacidad nacional de adoptar estrategias para la prevención y el control de las enfermedades emergentes y reemergentes; c) promover la investigación aplicada al diagnóstico rápido y tratamiento de las enfermedades emergentes y reemergentes y a la prevención de sus factores de riesgo; d) fortalecer la red de comunicaciones entre los laboratorios y servicios de salud para mejorar la vigilancia de los agentes infecciosos; e) mantener la vigilancia sistemática de los vectores y reservorios de las enfermedades emergentes y reemergentes; f) sistematizar la vigilancia de los factores de riesgo y elementos ambientales y climáticos que favorecen la aparición de epidemias; y g) crear una estructura para la vigilancia integral de los agentes causales y factores de riesgo que permita analizar la información de forma rápida y eficaz a fin de tomar decisiones oportunas con la mayor celeridad posible.

La prevención de epidemias, epizootias y plagas, así como la toma de medidas adecuadas para mitigarlas, no es solo responsabilidad de los organismos profesionales que normalmente se encargan de estas actividades en los diferentes países. Por tratarse de situaciones de desastre es necesario que la participación sea multisectorial, conforme a la magnitud del impacto de estas enfermedades sobre la población y la economía, especialmente en los países pobres.

En resumen, el elemento básico de cualquier estrategia de lucha contra las enfermedades emergentes y reemergentes y las epidemias que estas pueden causar es el establecimiento de un sistema de vigilancia orientado a detectar la presencia de esas enfermedades a tiempo para tomar medidas de control adecuadas.

El tema de las enfermedades emergentes y reemergentes se debatió extensamente en el VI Congreso Internacional sobre Desastres y en el II Seminario Internacional de Administración de Riesgos, que se celebraron conjuntamente en La Habana del 25 al 28 de noviembre de 2003. Los expertos que asistieron a estas reuniones, convencidos de la necesidad de ampliar el enfoque multisectorial en los debates acerca de la lucha contra las enfermedades emergentes y reemergentes, hicieron un llamado a la creación de mecanismos eficaces y eficientes para ampliar la colaboración en este sentido con la ayuda de las organizaciones internacionales interesadas en el tema. Los expertos también coincidieron en la necesidad de convocar, con el auspicio de organizaciones internacionales que intervienen en situaciones catastróficas, un encuentro entre especialistas para debatir con mayor amplitud y profundidad las experiencias nacionales y los aspectos metodológicos y técnicos del asunto, especialmente los relacionados con los estudios sobre los factores de riesgo de desastres.

La lucha contra el flagelo de las enfermedades emergentes y reemergentes en la Región debe responder al planteamiento de Gro Harlem Brundtland, antigua Directora General de la Organización Mundial de la Salud: "These are dangerous times for the well-being of the world. In many regions, some of the most formidable enemies of health are joining forces with the allies of poverty to impose a double burden of disease, disability and premature death on many millions of people. It is time for us to close ranks against this growing threat" (5).

 

REFERENCIAS

1. World Health Organization. Scaling up the response to infectious diseases. Geneva: WHO; 2001. Hallado en: http://www.who.int/infectious-disease-report/2002. Acceso el 4 de marzo de 2004.        [ Links ]

2. Organización Panamericana de la Salud. Enfermedades infecciosas nuevas, emergentes y reemergentes. Bol Epidemiol. 1995;16(3):1­7.        [ Links ]

3. Organización Panamericana de la Salud. Enfermedades infecciosas emergentes y reemergentes. En: La salud en las Américas. Washington, D.C.: OPS; 2002. (Publicación Científico y Técnica No. 587).        [ Links ]

4. Rojas Ochoa F. Situación, sistema y recursos humanos en salud para el desarrollo en Cuba Modelo de lucha contra epidemias. Rev Cubana Salud Publica. 2003;29: 157­69. Hallado en: http://bvs.sld.cu/revistas/spu/vol29–2–03/spu11203.htm. Acceso el 8 de marzo de 2004.        [ Links ]

5. World Health Organization. The World Health Report 2002. Geneva: WHO; 2002. Hallado en: http://www.who.int/whr/2002/en/. Acceso el 4 de marzo de 2004.        [ Links ]

 

 

1 Basado en la relatoría de la sesión "Las enfermedades emergentes y reemergentes" del VI Congreso Internacional Sobre Desastres, Ciudad de La Habana, Cuba, 25 al 28 de noviembre de 2003 (en preparación).
2 La correspondencia debe dirigirse a Guillermo Mesa, Centro Latinoamericano de Medicina de Desastres, Calle 18 No. 710, Playa, Ciudad de La Habana, Cuba. Correo electrónico: mesa@clamed.sld.cu
3 Enfermedades que se observan en el ser humano por primera vez.
4 Enfermedades que habían sido controladas pero que están volviendo a aparecer con ímpetu en la población.