SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.16 issue4La atención prenatal y el bajo peso al nacerEfecto del consumo de alcohol y de tabaco sobre la calidad del semen en humanos author indexsubject indexarticles search
Home Page  

Revista Panamericana de Salud Pública

Print version ISSN 1020-4989

Rev Panam Salud Publica vol.16 n.4 Washington Oct. 2004

http://dx.doi.org/10.1590/S1020-49892004001000010 

INSTANTÁNEAS

 

Régimen para reducir la tensión arterial

 

 

Un nuevo informe reitera que la dieta Dietary Approaches to Stop Hypertension o conocida por su sigla DASH, puede llevar a una reducción notable de la tensión arterial. El régimen se basa en frutas, hortalizas, productos lácteos con grasa reducida, granos integrales, aves, pescado y nueces, y reducción de la ingesta de sodio. Este régimen se ha probado en dos ensayos en los que se comparó con la típica dieta estadounidense. En el primer estudio, la ingesta de sal se mantuvo a un promedio constante de 135 mmol al día, es decir un poco menos que la ingesta promedio en los Estados Unidos. El segundo estudio fue un ensayo de eficacia ideado para evaluar los efectos principales e interactivos del régimen DASH y una ingesta reducida de sodio en la tensión arterial. Incluyó a 412 participantes con presión sistólica de 120 a 159 mmHg y diastólica de 80 a 95 mmHg. Después de dos primeras semanas consecutivas durante las cuales los participantes se alimentaron con una dieta de referencia de contenido sódico alto, se asignaron aleatoriamente a dos grupos: uno alimentado con el régimen DASH y el otro con una típica dieta estadounidense. Según el diseño cruzado, cada grupo fue expuesto consecutivamente a tres diferentes ingestas de sodio de 30 días cada una, en orden aleatorio. Las tres concentraciones de sodio (alta, intermedia y baja) tenían como objetivos 150, 100 o 50 mmol al día (en la dieta de 2 100 kcal). El contenido de sodio más elevado, típico del consumo estadounidense, era 50% más alto que el intermedio, mientras que este representaba el límite superior de lo que se recomienda actualmente en el país.

La tensión arterial se midió tres veces antes de la inscripción, dos veces durante el período inicial de dos semanas y dos veces al día durante cinco de los últimos nueve días de cada período de alimentación de 30 días. Cada día se calculaba el promedio de las dos mediciones. Se consideró tensión arterial de inicio el promedio de los cinco pares de valores medidos antes de empezar las dietas asignadas. Los valores finales se obtuvieron del promedio de los cinco pares de mediciones al final de cada período de alimentación de 30 días. Se denominó hipertensión una presión sistólica > 140 mmHg o una diastólica > 90 mmHg.

Tanto la reducción de sodio como la dieta DASH produjeron disminuciones de tensión arterial estadísticamente significativas y de importancia clínica en subgrupos definidos inicialmente por su estado de hipertensión, raza u origen étnico, sexo y edad. El extenso análisis de esos ensayos, recientemente publicado, presenta los resultados en la tensión arterial de subgrupos considerados a priori de importancia clínica y de subgrupos mixtos, como edad y estado de hipertensión, raza u origen étnico y el estado de hipertensión y género y raza u origen étnico. Mientras más reducida fue la ingesta de sodio, más se redujo la tensión arterial. Este resultado se observó en todos los participantes, independientemente de su raza, origen étnico, sexo, edad o estado original de hipertensión. Si bien la tensión arterial disminuyó al pasar de una dieta con alto contenido de sodio a una de contenido moderado, la disminución fue aproximadamente dos veces más intensa al pasar de la de contenido moderado a la de contenido bajo. Así que para normalizar la tensión arterial mediante la reducción de la ingesta de sodio, mientras más baja esta, mejor. Los investigadores también recomiendan la dieta DASH de la edad mediana en adelante, por sus efectos beneficiosos cuando aumentan los riesgos de enfermedad cardiovascular. (Bray GA, et al. A further subgroup analysis of the effects of the DASH diet and three dietary sodium levels on blood pressure: results of the DASH-Sodium Trial. Am J Cardiol. 2004;94(2):222–227.)