SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.18 issue3Efectos de la metformina en la composición corporal de personas con factores de riesgo de diabetes tipo 2Vacuna contra la leishmaniasis cutánea americana se muestra segura pero ineficaz contra Leishmania panamensis author indexsubject indexarticles search
Home Page  

Revista Panamericana de Salud Pública

Print version ISSN 1020-4989

Rev Panam Salud Publica vol.18 n.3 Washington Sep. 2005

http://dx.doi.org/10.1590/S1020-49892005000800010 

INSTANTÁNEAS

 

Aculturación y salud de los latinos en los Estados Unidos de América

 

 

Cinco investigadores analizaron lo que se ha publicado sobre el fenómeno de la asimilación de elementos culturales, desde que llegaron los europeos a los Estados Unidos en el siglo XIX hasta la inmigración latinoamericana del siglo XX. La principal deducción fue que la aculturación y sus efectos en la salud de los latinos inmigrantes constituyen un tema tan complejo que todavía no se conoce bien. Por un lado, la salud de los latinos es buena, en general, comparada con la de otros grupos étnicos. En 2001 las tasas de mortalidad de adultos ajustadas por edad fueron 22% más bajas entre los latinos que entre personas de raza blanca no latinas (PBNL) y 41% más bajas que entre personas de raza negra no latinas (PNNL). En el mismo año, la mortalidad infantil en la población latina fue similar a la de PBNL y 58% menor que la de PNNL. Sin embargo, en los tres grupos latinos principales —mexicanos, puertorriqueños y cubanos—, es evidente que la aculturación tiene efectos negativos en ciertos aspectos de la salud y en algunos comportamientos y percepciones, así como en el resultado de los embarazos. En el uso de los servicios preventivos de salud y en la percepción de la propia salud, el efecto es más bien benéfico.

La mayor parte de los estudios se refieren a mexicanos a pesar de que hay importantes variaciones en cuanto a costumbres, estado socioeconómico, escolaridad, fluidez lingüística y estado inmigratorio de los tres subgrupos, incluido el número de generaciones residentes en los Estados Unidos. Los autores destacan una serie de presunciones erróneas en estudios previos: la 'aculturación unidireccional y pérdida final de la cultura original'; el 'control del individuo sobre los procesos de asimilación e integración'; el 'rechazo del familismo' latino y otras, que ocurren individualmente en grados muy distintos o pueden mezclarse. Las medidas de salud y aculturación fallan frente a esa diversidad que se observa no solo en el área temática estudiada, sino en los factores de edad, género, y otros constructos. Muchos estudios sobre los latinos dan resultados incongruentes debido a la adaptación inapropiada de escalas, la diferente comprensión del lenguaje y la inclusión de características sociodemográficas en vez de variables directamente relacionadas con los contextos de la aculturación. Entre subgrupos hay distintos patrones biológicos de predisposición a enfermedades, usos idiomáticos del español y diferencias tan grandes como la ciudadanía estadounidense de los puertorriqueños desde 1898, que de por sí implica un alto grado de aculturación. De todos modos, en muchos estudios la aculturación de los latinos se asocia con el consumo de sustancias ilícitas —como la marihuana y cocaína— por adultos y adolescentes (algunas embarazadas) y de alcohol y tabaco por las mujeres, sin que ello suceda en sus países de origen. Entre los efectos negativos se destacan los embarazos en adolescentes y la premadurez y el bajo peso neonatales. Las mexicanoestadounidenses con el mayor grado de aculturación tienen mayores complicaciones prenatales (aumento excesivo de peso, cesáreas, complicaciones posparto) y una prevalencia más alta de enfermedades de transmisión sexual. La decisión de amamantar al bebé se ha asociado con dos situaciones extremas: mujeres menos aculturadas educadas en México y mujeres aculturadas con títulos universitarios, compañeros y antecedentes de atención prenatal. Las latinas más aculturadas suelen tener seguros médicos y buen acceso a los servicios, y obtienen regularmente servicios preventivos como las mamografías y pruebas de Papanicolaou.

Sobre la base de su análisis, los autores instan al personal de salud, investigadores, académicos y funcionarios gubernamentales a tomar acción para evitar los efectos perjudiciales de la aculturación en la salud y a establecer programas especiales para que las poblaciones de latinos mantengan sus buenas costumbres en relación con la maternidad, eviten el abuso de sustancias, conserven las prácticas alimentarias que son superiores a las del nuevo país y aprovechen los servicios de salud pública. La enseñanza de esos conceptos debe ser parte de los currículos de salud pública. Los investigadores, por su parte, deben tratar de superar las limitaciones metodológicas y lagunas del conocimiento mejorando el modelaje teórico, las escalas de aculturación y el uso de estadísticas en este campo. (Lara M et al. Acculturation and Latino health in the United States: a review of the literature and its sociopolitical context. Ann Rev Public Health. 2005;26: 367–97.)