SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.18 issue6Eficacia y efectividad de las vacunas contra la influenza en adultos mayoresMayor respaldo científico para evaluar la eficacia de los programas de salud pública author indexsubject indexarticles search
Home Page  

Revista Panamericana de Salud Pública

Print version ISSN 1020-4989

Rev Panam Salud Publica vol.18 n.6 Washington Dec. 2005

http://dx.doi.org/10.1590/S1020-49892005001000009 

INSTANTÁNEAS

 

El narcofolclor en la frontera entre México y los Estados Unidos de América

 

 

La llamada "guerra contra la droga", emprendida por el gobierno de los Estados Unidos de América, se basa en la idea de que el consumo y el tráfico de drogas constituyen actividades inequívocamente dañinas y peligrosas, temidas y rechazadas por la población. Sin embargo, en los grandes centros de tráfico de drogas, la economía relacionada con los estupefacientes es tan amplia y penetrante que se convierte en un componente "normal" de la vida cotidiana y el estigma que representa el tráfico de drogas es transformado y minimizado por las diferencias subculturales, las redes sociales y la omnipresente economía de la droga.

En los centros de tráfico de drogas situados en la frontera entre México y los Estados Unidos de América, como el formado por Ciudad Juárez y El Paso, el comercio ilegal de narcóticos se refleja en diversos elementos de su cultura expresiva— como la música, la ropa y las joyas— y en la manera en que viven las personas, en sus elegantes automóviles y ostentosas viviendas. Este artículo analiza el proceso de "normalización" del tráfico de drogas a fin de reducir el vacío que sobre este tema existe en la literatura especializada.

La normalidad con que se acepta el tráfico de drogas en la frontera mexicanoestadounidense se debe en parte a que esta es una de las regiones más pobres de los Estados Unidos y a que a lo largo de más de 100 años, esta actividad ha sido un medio práctico y rápido de aumentar los ingresos. Por lo tanto, el tráfico de drogas puede considerarse un medio que les permite a personas relativamente pobres salir de la pobreza y se ha convertido en parte de la identidad propia de muchas comunidades fronterizas.

A pesar de que los medios noticiosos de El Paso han reducido al mínimo la cobertura del narcotráfico, las personas que viven en esas localidades saben que el negocio ilícito de las drogas está a todo su alrededor. Las historias vinculadas con el tráfico de drogas a través de la frontera demuestran que los traficantes, como los drogadictos, "pueden ser víctimas, transgresores, hermanos, hermanas, hijos e hijas".

Las historias y canciones acerca de esta importante actividad económica y cultural forman una especie de cultura folclórica oral. Su representación popular más conocida corresponde a las canciones folclóricas denominadas "corridos", que recientemente han dado origen a los "narcocorridos", que narran las hazañas de famosos narcotraficantes mexicanos.

El folclor cotidiano también consiste en los cuentos "habituales" contados por algún participante, sus amigos o parientes. Dichos cuentos en torno a las drogas —como el folclor en general— benefician al narrador de diferentes formas: elevan su autoestima al permitirle impresionar a sus interlocutores con sus conocimientos y hazañas; ayuda a aligerar la carga de culpa y ansiedad que sufre y lo ayuda a divulgar una información encubierta sobre una actividad clandestina. Por lo general, estas histo-rias tratan temas de iniciación, confesión, enfrentamiento, aleccionamiento u horror. Con frecuencia comienzan con el detenimiento de los protagonistas por la justicia y continúan con un recuento retrospectivo de los sucesos que condujeron a su captura.

El análisis de las costumbres y del folclor popular de la zona demuestra que para la población de la frontera mexicanoestadounidense, el tráfico de drogas es una actividad tácitamente tolerada o un fenómeno cotidiano que, sin ser totalmente aceptado, no se considera una desviación radical del estilo de vida imperante. Comprender este fenómeno puede ayudar a encaminar los esfuerzos por modificar las políticas contra el narcotráfico y los programas gubernamentales aplicados en la actualidad. (Campbell H. Drug trafficking stories: everyday forms of narco-folklore on the U.S.–Mexico border. Int J Drug Policy. 2005;16(5):326–33).