SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.18 issue6El narcofolclor en la frontera entre México y los Estados Unidos de AméricaImportantes aportes al conocimiento del dengue y dengue hemorrágico author indexsubject indexarticles search
Home Page  

Revista Panamericana de Salud Pública

Print version ISSN 1020-4989

Rev Panam Salud Publica vol.18 n.6 Washington Dec. 2005

http://dx.doi.org/10.1590/S1020-49892005001000010 

INSTANTÁNEAS

 

Mayor respaldo científico para evaluar la eficacia de los programas de salud pública

 

 

La Iniciativa Futuros (Futures Initiative), emprendida por los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de los Estados Unidos de América en 2003, impulsó la búsqueda de datos probatorios para evaluar la eficacia de los programas de salud pública relacionados con la misión de esos centros. Este trabajo evalúa las pruebas científicas publicadas sobre los factores de riesgo modificables y las intervenciones relacionados con las enfermedades que constituyen una mayor carga para la salud pública de los Estados Unidos y que son objeto de atención de los programas financiados por los CDC.

Se utilizaron ocho medidas de la carga de enfermedad, lesión y discapacidad (mortalidad, años de vida perdidos antes de los 75 años de edad, años de vida ajustados por discapacidad, causas de muerte, número de hospitalizaciones, días de hospitalización, casos de discapacidad y costos médicos directos) aportada por 20 enfermedades o combinaciones de enfermedades.

Se revisaron los trabajos publicados en PubMed, Morbidity and Mortality Weekly Report y el sitio en Internet de la Colaboración Cochrane. Se buscó información sobre los factores de riesgo modificables, la fracción atribuible (FA) o el porcentaje de riesgo atribuible poblacional (FAp), las intervenciones poblacionales dirigidas a la prevención primaria o secundaria de cada una de las enfermedades analizadas y la fracción prevenible (FPp).

En total se encontraron 682 publicaciones —de ellas 34 revisiones sistemáticas—, en las que se identificaron 194 factores de riesgo modificables asociados con las 31 enfermedades de mayor impacto sobre la salud que eran objeto de estudio de los CDC. Se identificaron 703 intervenciones de salud pública poblacionales relacionadas con 28 (90,3%) de las 31 enfermedades estudiadas y con 139 (71,6%) de los 194 factores de riesgo encontrados. Se hallaron 75 factores de riesgo con cuatro intervenciones o más. Algunas intervenciones estaban dirigidas a más de una enfermedad, pero no se encontraron intervenciones dirigidas contra tres (9,7%) de las enfermedades estudiadas (artritis, cáncer de próstata y pérdida de la audición).

No se encontraron pruebas científicas suficientes para poder evaluar la eficacia de las intervenciones diseñadas para reducir el riesgo de las principales causas de enfermedad, lesión y discapacidad.

Estos resultados subrayan la necesidad de investigar la eficacia de intervenciones poblacionales específicas y de realizar revisiones sistemáticas a fin de reunir pruebas científicas que demuestren su utilidad en relación con enfermedades importantes para la salud pública.

¿Cuál sería, entonces, la agenda para lograr una salud pública basada en pruebas científicas? En primer lugar, se requieren investigaciones básicas que evalúen los diversos indicadores de la carga de enfermedad y que permitan identificar las brechas en los datos acerca del riesgo atribuible. Segundo, se deben investigar las enfermedades y los factores de riesgo modificables para poder identificar las intervenciones basadas en datos probatorios. Tercero, se deben diseñar investigaciones metodológicas que permitan evaluar el efecto de múltiples intervenciones sobre una misma enfermedad y los resultados de una intervención sobre diferentes enfermedades. Por último, se deben evaluar la eficacia, la utilidad y los beneficios de estas intervenciones en función del costo, para decidir cuáles políticas son aplicables en cada nivel del sistema de salud pública.

Los especialistas en salud pública deben hacer frente de una manera más creativa a las complejidades metodológicas que se presentan. Los estudios observacionales o cuasiexperimentales son más prácticos en el contexto de la salud pública que los ensayos aleatorizados y se debe mostrar una mayor flexibilidad en la aplicación de nuevos conocimientos. Para enfrentar estos retos metodológicos, es necesario entrenar a más investigadores en diversas disciplinas relacionadas con la salud pública, entre ellas la epidemiología, las ciencias sociales y conductuales, y la economía. (Thacker SB et al. The evidence base for public health informing policy at the Centers for Disease Control and Prevention. Am J Prev Med. 2005;28(3):227–33).