SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.19 issue1Factores macroeconómicos, políticos y sanitarios y la mortalidad en menores de 5 añosTasas de discapacidad en adultos mayores de América Latina y el Caribe author indexsubject indexarticles search
Home Page  

Revista Panamericana de Salud Pública

Print version ISSN 1020-4989

Rev Panam Salud Publica vol.19 n.1 Washington Jan. 2006

http://dx.doi.org/10.1590/S1020-49892006000100009 

INSTANTÁNEAS

 

Los patógenos emergentes y reemergentes y sus hospederos

 

 

De las 1 407 especies de microorganismos que causan enfermedades en seres humanos, 208 son virus o priones; 538, bacterias; 317, hongos; 57, protozoos y 287, helmintos. De ese total, 177 (13%) especies se consideran emergentes o reemergentes y, de ellas, 77 (37%) son virus o priones; 54 (10%), bacterias; 22 (7%), hongos; 14 (25%), protozoos y 10 (3%), helmintos.

Aunque los virus patógenos que afectan a seres humanos se distribuyen entre más de 20 familias, más de la mitad de esas especies —y de los virus emergentes y reemergentes— se concentran en solo cuatro de ellas (Bunyaviridae, Flaviviridae, Togaviridae y Reoviridae). De manera similar, las especies de bacterias patógenas están repartidas entre más de 60 familias, pero la mayor parte de ellas, así como de las bacterias emergentes y reemergentes, pertenecen a solo dos de ellas (Enterobacteriaceae y Mycobacteriaceae).

Los patógenos asociados con enfermedades emergentes y reemergentes tienen algunas características comunes. En primer lugar, en ambos casos predominan los virus, en particular los virus de ARN (37% de las especies virales asociadas con enfermedades emergentes y reemergentes). En segundo lugar, estos patógenos no están asociados con un hospedero animal específico y pueden vivir en las más disímiles especies animales, ya sean mamíferos o no. Además, los patógenos emergentes y reemergentes poseen una flexibilidad biológica que les permite aprovechar las oportunidades epidemiológicas que se presentan. Esta característica se manifiesta en la amplia gama de situaciones que llevan a la aparición de enfermedades emergentes o reemergentes, desde los cambios en el terreno y la agricultura hasta el número de hospitalizaciones y el tráfico internacional de personas.

La magnitud de un brote infeccioso está relacionada con la reproducción del patógeno. En el caso de los patógenos que se transmiten muy poco dentro de una población humana, el tamaño de los brotes está determinado en gran medida por el número de patógenos introducidos en ella. Cuando el patógeno es altamente transmisible, el tamaño del brote está determinado fundamentalmente por el tamaño de la población susceptible. Sin embargo, cuando la capacidad de transmisión del patógeno dentro de una población es moderada, el tamaño del brote puede variar ampliamente a partir de pequeños cambios en el número de patógenos introducidos. No obstante, hasta el momento no se conocen factores que permitan predecir si un nuevo patógeno se comportará como el virus de la rabia (que una vez introducido en una población humana no causa grandes epidemias) o como el virus de la inmunodeficiencia humana (que una vez introducido, aun en mínimas cantidades, puede ocasionar grandes pandemias).

Este estudio permite concluir que es posible conocer las características biológicas y epidemiológicas que llevan a la emergencia o reemergencia de un patógeno. Sin embargo, la principal característica de los patógenos emergentes y reemergentes es su gran diversidad. Por esta razón, la vigilancia de las tendencias que manifiestan las enfermedades infecciosas debe intensificarse. Dado que alrededor de 75% de los patógenos que ocasionan enfermedades emergentes o reemergentes utilizan algún vector u hospedero animal, la vigilancia debe extenderse más allá de las poblaciones en riesgo y abarcar los posibles reservorios de estos animales. (Woolhouse MEJ, et al. Host range and emerging and reemerging pathogens. Emerg Infect Dis [publicación periódica en línea]. 2005;11:1842–7. Hallado en: http://www.cdc.gov/ncidod/EID/vol11no12/05-0997.htm. Acceso el 1 de diciembre de 2005).