SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.19 issue2Seguridad y eficacia de una vacuna atenuada contra la gastroenteritis grave por rotavirusPerspectivas para la prevención y control de la enfermedad cardiovascular en Cuba author indexsubject indexarticles search
Home Page  

Revista Panamericana de Salud Pública

Print version ISSN 1020-4989

Rev Panam Salud Publica vol.19 n.2 Washington Feb. 2006

http://dx.doi.org/10.1590/S1020-49892006000200009 

INSTANTÁNEAS

 

Efecto sinérgico del nivel educacional de los padres y la situación económica de la familia en la salud infantil en América Latina

 

 

Diversas investigaciones han demostrado la enorme importancia que tienen los factores socioeconómicos para la salud infantil. Sin embargo, no se conoce si el nivel educacional de los padres y la situación económica de la familia tienen un efecto sinérgico o independiente sobre el riesgo de enfermar o morir de los niños. Si estos factores actuaran de forma sinérgica, las intervenciones dirigidas a mejorar la educación de la población tendrían un menor efecto sobre el mejoramiento de la salud de los niños en ausencia de programas simultáneos de desarrollo económico.

El objetivo de este trabajo fue evaluar la posible acción independiente y combinada del nivel educacional de los padres y la situación económica de la familia sobre el riesgo de sufrir enfermedades diarreicas y respiratorias de los niños menores de 5 años, tanto antes como después de ajustes en función de los principales factores de confusión.

Se analizaron 9 encuestas nacionales de medición de estándar de vida (ENMEV) y 12 encuestas de demografía y salud (EDS) realizadas en ocho países latinoamericanos (Bolivia, Colombia, Ecuador, Guatemala, Nicaragua, Panamá, Perú y República Dominicana).

Se tomaron en cuenta determinantes proximales (la contaminación ambiental, la nutrición, la edad, el sexo y los factores genéticos), distales (la situación económica, la educación, las normas culturales y las políticas gubernamentales) e intermedios (relacionados con el patrón de comportamiento: vacunación, higiene y lactancia materna, entre otros). La morbilidad infantil se midió en función de los casos de diarrea o de enfermedades respiratorias en los niños durante el período previo a las encuestas.

Según el modelo de regresión logística que tomó en cuenta solamente las variables distales clave, los niños cuyas madres tenían educación media o superior tenían un riesgo significativamente menor de enfermar de diarrea que los niños de madres sin educación formal.

En cuanto a las enfermedades respiratorias, el riesgo de los hijos de enfermar disminuyó a medida que mejoraba la situación económica de la familia. Sin embargo, el nivel educacional de las madres desempeñó un papel contrario a lo esperado: los hijos de las madres que tenían alguna educación tuvieron un mayor riesgo de sufrir enfermedades respiratorias que los hijos de madres sin educación. Esto puede deberse a sesgos, a que las mujeres con menor nivel educacional amamantan por más tiempo a sus hijos o porque las mujeres con alguna educación pueden reconocer e informar de afecciones respiratorias más leves.

El efecto protector del nivel educacional de los padres solo influyó de manera significativa cuando eran universitarios, tanto con relación a los casos de diarrea como de enfermedades respiratorias. No se encontró ningún efecto sinérgico entre el nivel educacional del padre y la situación económica de la familia.

Al analizar la sinergia entre los indicadores estudiados, se comprobó que una mejor situación económica de la familia reducía más el riesgo de enfermedad en los hijos de las madres con educación superior que en los de madres sin educación formal. De manera similar, una mejor educación de las madres tuvo un mayor efecto protector en los hijos de las madres de mejor situación económica que en los de familias pobres. Una mejor situación económica puede permitirles a las mujeres sacar el mayor provecho de su educación y las ayuda a proporcionarles a sus hijos mejores condiciones higiénicas, hábitos saludables de vida y un mayor acceso a la atención médica, mientras que las mujeres con educación que viven en condiciones de mayor carencia económica no siempre pueden aprovechar debidamente las ventajas de su educación. La educación superior de los padres tuvo un efecto protector, independientemente de la situación económica de la familia.

Estos resultados demuestran que las iniciativas por aliviar la pobreza tendrán un mayor efecto protector con relación a la salud de los niños si conjuntamente se toman medidas para mejorar el nivel educacional de las mujeres y niñas que si se emprendiera cualquiera de estos esfuerzos por separado. (Hatt LE, Waters HR. Determinants of child morbidity in Latin America: a pooled analysis of interactions between parental education and economic status. Social Scie Med. 2006;62:375–386.)