SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.19 issue3Actitudes ante el tamizaje de cáncer de colon y recto en personas de origen mexicano que viven en los Estados UnidosPapel de las comadronas en las comunidades cakchiqueles de Guatemala author indexsubject indexarticles search
Home Page  

Revista Panamericana de Salud Pública

Print version ISSN 1020-4989

Rev Panam Salud Publica vol.19 n.3 Washington Mar. 2006

http://dx.doi.org/10.1590/S1020-49892006000300009 

INSTANTÁNEAS

 

Patrones de consumo de tabaco en estudiantes de 13 a 15 años

 

 

El consumo de tabaco aumenta el riesgo de padecer algunos tipos de cáncer y enfermedades cardiovasculares y respiratorias. Se calcula que el número de muertes relacionadas con el tabaco se duplicará en los próximos 15 años y que ascenderá a 10 millones de personas en 2020.

La Encuesta Mundial sobre Tabaquismo en Jóvenes (EMTJ) es un proyecto conjunto de la Organización Mundial de la Salud (OMS), los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de los Estados Unidos de América (CDC), la Asociación Canadiense de Salud Pública (CPHA) y la mayoría de los Estados Miembros de la Organización Mundial de la Salud (OMS). Este proyecto se basa en numerosas encuestas transversales realizadas con muestras independientes y representativas de estudiantes de 13 a 15 años que fueron entrevistados en las escuelas escogidas. Entre 1999 y 2005 se realizaron 750 000 encuestas en casi 10 000 escuelas de 131 países, la franja de Gaza y Cisjordania. Treinta y siete de los países estaban en las Américas. La tasa de respuesta fue de 44,2% a 97,1% (de 50,0% a 100% entre las escuelas y de 58,0% a 99,7% entre los estudiantes).

Los resultados de este trabajo y de investigaciones anteriores realizadas en el marco del proyecto EMTJ demostraron que la diferencia en la frecuencia del tabaquismo entre niños y niñas es menor que la observada entre hombres y mujeres. Además, en todas las regiones, salvo por América y Europa, se observó que los estudiantes consumían tabaco en forma de productos distintos del cigarrillo con la misma o más frecuencia con la que consumían cigarrillos. Cerca de 20% de los estudiantes encuestados que nunca habían fumado manifestaron que era posible que empezaran a fumar el año siguiente. La exposición de los estudiantes al humo de cigarrillos ajenos era frecuente, tanto en el hogar (30%) como en lugares públicos (45%).

Este estudio posee varias limitaciones. Una de ellas es que solo refleja la situación de los adolescentes de 13 a 15 años que asisten a la escuela, por lo que sus resultados no son representativos de todos los jóvenes de esa edad. Además, se basa en autoinformes de los estudiantes que podrían no reflejar la realidad con exactitud.

Estos resultados respaldan la sospecha de que la incidencia de enfermedades crónicas y la mortalidad relacionadas con el tabaquismo se mantendrá elevada en los próximos años. Se deben redoblar los esfuerzos para reducir el consumo de tabaco, en particular para evitar el inicio del hábito de fumar y conseguir su abandono en la población juvenil. La elevada exposición de los jóvenes al humo de los cigarrillos de otros fumadores confirma la necesidad de establecer políticas más enérgicas y eficaces que protejan a los jóvenes que no fuman. (Warren CW et al. Patterns of global tobacco use in young people and implications for future chronic disease burden in adults. Lancet. 2006;367(9512):749–53.)