SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.19 issue4Infección natural del mosquito Lutzomyia neivai con Leishmania spp en ArgentinaRevisión sistemática sobre el efecto de Plasmodium falciparum en la función cognoscitiva author indexsubject indexarticles search
Home Page  

Revista Panamericana de Salud Pública

Print version ISSN 1020-4989

Rev Panam Salud Publica vol.19 n.4 Washington Apr. 2006

http://dx.doi.org/10.1590/S1020-49892006000400011 

INSTANTÁNEAS

 

Relación entre la situación socioeconómica y la obesidad en países de diferente nivel de desarrollo

 

 

El estadio de desarrollo social y económico puede influir en la relación entre la situación socioeconómica (SSE) y la obesidad y en la forma en que esta se manifiesta en los diferentes países. Recientemente Fezeu y colaboradores (Fezeu L, Minkoulou E, Balkau B, et al. Association between socio-economic status and adiposity in urban Cameroon. Int J Epidemiol. 2006;35:105–11) examinaron la relación entre la SSE y la adiposidad en un estudio transversal de base poblacional realizado en una zona urbana de Camerún. Los autores encontraron una relación directa entre la SSE y la obesidad, a diferencia de lo encontrado por otros autores en países desarrollados. Por la importancia del tema, en este artículo se discute la forma de interpretar esos resultados a la luz del creciente e importante problema de la obesidad.

Un aspecto metodológico fundamental en cualquier estudio sobre SSE y obesidad es la conveniencia de ajustar algunos factores. Sin embargo, el consumo y el gasto energético realmente funcionan como mediadores, por lo que no se deben ajustar en este tipo de estudios. La actividad física está estrechamente relacionada con el nivel de gasto energético y tanto el tiempo libre como el tiempo dedicado a alguna actividad física influyen en ello. Por lo tanto, el tratamiento cuidadoso del tiempo dedicado a actividades físicas y del tiempo libre es crucial para lograr resultados sin sesgos en este tipo de estudio.

En los países desarrollados de Europa y de América se ha encontrado —con raras excepciones— una asociación inversa entre la SSE y la obesidad, independientemente de la forma de evaluar la SSE, ya sea en función del nivel educacional, los ingresos o la ocupación laboral. No obstante, esa asociación ha resultado directa en la mayoría de los países en estadios más tempranos de desarrollo.

Esa asociación directa encontrada entre la SSE y la obesidad en estudios transversales como el realizado en Camerún no permite establecer una relación causal que implique que la obesidad tienda a reducir el SSE o que el aumento de la obesidad y la disminución de la SSE puedan tener causas comunes. Por el contrario, esa asociación directa entre la SSE y la obesidad calculada a partir del confort del hogar y la adiposidad parece apoyar la hipótesis de que la transición en el desarrollo socioeconómico de una comunidad va acompañada de cambios en el estilo de vida (patrones alimentario y de actividad física, entre otros) que pueden explicar esa asociación.

Esa transición en los hábitos alimentarios y en la práctica de actividad física conduce a una mayor prevalencia temporal de la obesidad. Estudios recientes informan que en los primeros estadios de desarrollo económico y social de cualquier país, la carga de la obesidad pasa rápidamente a los segmentos de la población de menos recursos. Esto puede explicarse porque desaparecen poco a poco la escasez de alimentos y el gran gasto energético de los más pobres, mientras que las personas con mejor SSE adquieren alimentos más apropiados y conservan valores culturales que llevan a presumir de un cuerpo esbelto como símbolo de pertenecer a un segmento privilegiado de la población. En otras palabras, con el desarrollo socioeconómico desaparecen los factores que protegen a los pobres contra la obesidad, mientras que se mantienen y fortalecen los que protegen a las clases de mejor SSE.

De todo lo expresado se concluye que la asociación directa entre la SSE y la obesidad observada en los países en desarrollo no debe interpretarse como un indicador de que los segmentos más desfavorecidos gozan de mejor salud. En los países que comienzan a experimentar un acelerado desarrollo socioeconómico se deben tomar medidas para evitar la obesidad y los trastornos asociados con ella desde mucho antes de que comiencen a incrementarse las tasas de obesidad en la población. (Song YM. Commentary: varying relation of socioeconomic status with obesity between countries at different stages of development. Int J Epidemiol. 2006; 35(1):112–3.)