SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.19 issue4Revisión sistemática sobre el efecto de Plasmodium falciparum en la función cognoscitivaFinal characterization of and lessons learned from the dengue 3 epidemic in Cuba, 2001-2002 author indexsubject indexarticles search
Home Page  

Revista Panamericana de Salud Pública

Print version ISSN 1020-4989

Rev Panam Salud Publica vol.19 n.4 Washington Apr. 2006

http://dx.doi.org/10.1590/S1020-49892006000400013 

INSTANTÁNEAS

 

Factores sociodemográficos y ambientales asociados con el desmedro infantil en zonas rurales de Guatemala

 

 

El retraso en el crecimiento o desmedro está asociado con el incremento de la morbilidad y la mortalidad en los niños y se calcula que alrededor de 182 millones de niños de países en desarrollo presentan este trastorno. A pesar del carácter multi-factorial de las causas del desmedro, se ha documentado el papel causal que desempeñan la desnutrición y las infecciones frecuentes durante la infancia. Las deficientes condiciones de saneamiento y de higiene en el hogar, la mala situación socioeconómica, las diarreas frecuentes y el déficit de agua potable también pueden contribuir al desmedro. La incidencia de más de uno de estos factores aumenta el riesgo de padecerlo.

Al menos 50% de los niños de 30 a 35 meses de edad en Guatemala presentan una relación tallaedad por debajo de la línea de corte de desmedro. Se calcula que hasta 74% de los niños menores de 5 años que viven en las regiones montañosas del país pueden presentar retraso en su crecimiento.

En este trabajo se identifican los factores socioeconómicos y ambientales asociados con el desmedro en los niños guatemaltecos. Se realizó un estudio transversal con 131 niños de 30 a 80 meses de edad que vivían en las comunidades rurales de Ciénaga Grande y El Pajón entre enero y marzo de 2001. Se excluyó a los niños que habían tenido diarrea (más de dos deposiciones líquidas en un día) en las 48 h previas a la toma de la muestra de heces o que tomaron algún antibiótico o antiparasitario en los 30 días previos.

Las muestras de heces y las mediciones antropométricas (talla y peso) se tomaron en instalaciones escolares. La persona encargada del cuidado directo del niño respondió a un breve cuestionario auto-administrado sobre las características sociodemográficas de la familia, los factores ambientales y del hogar que pudieran estar asociados con la transmisión de infecciones intestinales e influir en el patrón de crecimiento del menor, y la frecuencia y gravedad de los episodios de diarreas. La mayoría de los factores ambientales estuvieron relacionados con las características domésticas y socioeconómicas. La infección por Giardia lamblia se detectó mediante un sistema comercial con coproantígenos (Alexon-Trend, Ramsey, Minnesota, Estados Unidos).

La prevalencia general de desmedro, bajo peso y deterioro progresivo en la población estudiada fue de 34,4%, 7,6% y 0,8%, respectivamente. Los niños cuidados por personas analfabetas presentaron una probabilidad cinco veces mayor de tener desmedro (razón de posibilidades: 5,0; intervalo de confianza de 95%: 1,37 a 16,67) que los niños cuyos cuidadores sabían leer y escribir. Los niños que vivían con 4 niños o más en el mismo hogar tuvieron una probabilidad tres veces mayor de presentar desmedro (razón de posibilidades: 2,86; intervalo de confianza de 95%: 1,17 a 7,14) que los niños que vivían en ambientes menos hacinados.

El análisis multifactorial de la varianza, con todas las variables estudiadas incorporadas al modelo, confirmó que solo las dos variables indicadas en el párrafo anterior permitían predecir el desmedro en los niños de la población estudiada (P = 0,02 y P = 0,01, respectivamente). A pesar de que beber agua de fuentes poco seguras y desechar inadecuadamente los residuos sanitarios se asociaron con el desmedro según el análisis unifactorial, esta relación no resultó estadísticamente significativa cuando se aplicó el análisis multifactorial.

Estos resultados demuestran la importancia del nivel educacional de los cuidadores directos de los menores y del número de residentes del hogar con el desmedro infantil. Estos factores deben tomarse en cuenta cuando se diseñen programas educativos de salud o intervenciones dirigidas a evitar el retraso del crecimiento en zonas rurales. (Sereebutra P, et al. Sociodemographic and environmental predictors of childhood stunting in rural Guatemala. Nutr Res. 2006;26(2):65–70.)