SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.19 issue6Evaluación de dos intervenciones dirigidas a fomentar el parto atendido en centros de salud en el PerúProblemas de salud de los adultos mayores en una población de la frontera entre México y los Estados Unidos author indexsubject indexarticles search
Home Page  

Revista Panamericana de Salud Pública

Print version ISSN 1020-4989

Rev Panam Salud Publica vol.19 n.6 Washington Jun. 2006

http://dx.doi.org/10.1590/S1020-49892006000600009 

INSTANTÁNEAS

 

Los ingresos nacionales y su relación con la esperanza de vida

 

 

Las críticas a las hipótesis que relacionan los ingresos con la salud han puesto de relieve la falta de datos que confirmen el efecto diferenciado de la desigualdad entre los países ricos y pobres. A pesar de esas críticas, no se ha prestado la debida atención a desarrollar criterios que permitan clasificar más objetivamente los países en ricos y pobres.

En este artículo se analiza si la utilización de criterios alternativos de estratificación de los países puede ayudar a dilucidar el efecto que sobre la esperanza de vida tienen los ingresos y su desigualdad. Además, se examina si han ocurrido cambios significativos en la estabilidad estructural de los diferentes grupos de países.

Para ello se agruparon 107 países según cuatro criterios relacionados con los ingresos y el comercio: 1) ingresos, se consideraron países de ingresos altos cuando el producto interno bruto per cápita (PIB/c) promedio en la década de 1990 fue mayor de US$ 5 000,00, según lo cual, 54 países se consideraron de ingresos altos y 53 de ingresos bajos; 2) pertenencia a la Organización para la Colaboración y el Desarrollo Económicos (OCDE), se consideró que un país pertenecía a la OCDE si era miembro pleno desde antes de 1990, según lo cual, 23 países eran miembros de esa organización y 84 no lo eran; 3) pertenencia al núcleo del comercio mundial, se consideró que un país pertenecía a este subgrupo si participaba en el comercio de productos de capital intensivo, según lo cual, 29 países pertenecían al núcleo comercial y 78 no pertenecían; y 4) pertenencia a la periferia, se consideraron así los países cuyo papel en el comercio mundial era insignificante, según lo cual, 61 de los países estudiados no pertenecían a la periferia y 46 sí. Toda la información se obtuvo de las bases de datos de las Naciones Unidas y del Banco Mundial. Los 23 países que pertenecían a la OCDE tenían ingresos altos, pertenecían al núcleo comercial y no se consideraron periféricos. Se utilizó cada criterio por separado para buscar diferencias significativas entre los diferentes grupos de países según la esperanza de vida en ellos.

El empleo de pruebas de comparación de grupos y del análisis de regresión permitió encontrar diferencias significativas en la esperanza de vida, el PIB/c y la desigualdad de los ingresos en los dos subgrupos de países de cada una de las cuatro categorías. Las mayores diferencias en cuanto al PIB/c y a la desigualdad de los ingresos se observaron entre los países miembros de la OCDE y los que no eran miembros de esa organización, mientras que la mayor diferencia en cuanto a la esperanza de vida se encontró entre los países considerados periféricos y los no periféricos. El análisis combinado de los datos demostró que los ingresos tienen un efecto directo significativo sobre la esperanza de vida y confirmó el efecto adverso de la desigualdad de los ingresos sobre la esperanza de vida.

No se encontraron diferencias significativas en la esperanza de vida, el PIB/c y la desigualdad de los ingresos ni entre los países de ingresos altos y bajos ni entre los países pertenecientes o no al núcleo comercial.

Estos resultados permiten rechazar la hipótesis de que las diferencias en los ingresos de los países reflejan mejor su estratificación en ricos y pobres y que los efectos negativos de la desigualdad en los ingresos son mayores en los países de ingresos altos. Por el contrario, demuestran que a partir de los patrones comerciales se logra una mejor estratificación de los países y que la desigualdad en los ingresos tiene un efecto adverso sobre la esperanza de vida en países de la periferia. (Moore S. Peripherality, income inequality, and life expectancy: revisiting the income inequality hypothesis. Int J Epidemiol. 2006;35(3):623–32.)