SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.19 issue6Los programas locales de salud pueden contribuir a reducir la mortalidad infantilPrincipios del registro internacional de protocolos y resultados de ensayos clínicos a base de intervenciones de salud en seres humanos: Declaración de Ottawa (parte 1) author indexsubject indexarticles search
Home Page  

Revista Panamericana de Salud Pública

Print version ISSN 1020-4989

Rev Panam Salud Publica vol.19 n.6 Washington Jun. 2006

http://dx.doi.org/10.1590/S1020-49892006000600012 

INSTANTÁNEAS

 

La transmisión de la cardiopatía coronaria por los padres

 

 

El tener padre o madre con cardiopatía coronaria (CPC) constituye un factor de riego de sufrir esa enfermedad. En este artículo se presentan los resultados de un estudio prospectivo de todos los casos de ingreso hospitalario por CPC entre suecos nacidos de 1932 en adelante y sus padres (alrededor de 11 millones de personas). Los datos se tomaron del Registro Multigeneracional de Suecia.

El objetivo fue comparar la transmisión materna o paterna de la CPC a hombres y mujeres, ajustada por el sexo, la edad en el momento del diagnóstico, los antecedentes materno y paterno de CPC, el estado laboral y la región de Suecia en que vivía el paciente. El registro de los casos de CPC de los pacientes y de sus padres (dos generaciones) abarcó del 1 de enero de 1987 hasta el 31 de diciembre de 2001. Algunos casos contabilizados de CPC en los padres pueden haber sido readmisiones, mientras que los pacientes índices tuvieron prime-ros episodios solamente. En total, se obtuvo información de 98,5 millones de años-hombre y de 94,2 millones de años-mujer. Se excluyó solamente a 0,8% de las personas, debido a la falta de algún dato. Los casos de CPC anteriores a 1997 se clasificaron según la 9.ª edición de la Clasificación internacional de enfermedades (CIE-9; códigos 410–414) y los casos posteriores se clasificaron según la 10.ª edición (CIE-10; códigos I20–I25). Se calculó la razón de incidencia estandarizada (RIE) con sus intervalos de confianza de 95% (IC95%); se empleó como grupo de referencia a los hombres y mujeres sin antecedentes de CPC en los progenitores.

En los hombres, la RIE correspondiente a la transmisión materna fue de 1,55 (IC95%: 1,50 a 1,60), mientras que la correspondiente a la paterna fue de 1,41 (IC95%: 1,37 a 1,45). En pacientes con antecedentes tanto materno como paterno de CPC, la RIE aumentó a 2,09 (IC95%: 2,00 a 2,18). En las mu-jeres, la transmisión de la CPC por la madre parece haber sido mayor que la transmisión por el padre (RIE = 1,43; IC95%: 1,34 a 1,51 contra RIE = 1,17; IC95%: 1,11 a 1,23, respectivamente), mientras que cuando ambos padres habían tenido CPC, la RIE se elevó a 1,82 (IC95%: 1,68 a 1,97). Se observó que tanto en los hombres como en las mujeres, la RIE disminuyó conforme aumentaba la edad, aunque mantuvo su significación estadística en todos los grupos de edad. Los mayores valores de RIE se observaron en el grupo de edad de 30 a 39 años, tanto en los hombres (RIE = 5,00; IC95%: 4,00 a 6,19) como en las mujeres (RIE = 4,65; IC95%: 3,06 a 6,78).

La RIE aumentó notablemente cuando alguno de los padres del paciente había sufrido CPC prematuramente (el padre antes de los 55 años de edad o la madre antes de los 65 años [3,39 y 3,82, respectivamente]). Sin embargo, solo se encontraron 11 casos de mujeres con antecedentes de CPC prematura en sus progenitores, por lo que la RIE en este subgrupo no fue significativa.

Según estos resultados, la transmisión materna de la CPC es mayor que la paterna, lo que debe tenerse en cuenta al analizar los factores de riesgo de la CPC, especialmente en pacientes más jóvenes con un riesgo medio de CPC y antecedentes de CPC prematura en uno de los padres o con antecedentes de CPC en ambos padres. La mayor transmisión de CPC por la madre que por el padre debe ser objeto de un cuidadoso análisis, ya que puede estar asociada con factores intrauterinos adversos. Se requieren nuevas investigaciones que determinen el efecto de los factores genéticos e intrauterinos, sin soslayar la importancia de otros factores de riesgo de CPC bien establecidos. (Sundquist K, Li X. Transmission of coronary heart disease. Am J Prev Med. 2006;30(6):80–6.)