SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.20 issue5Metaanálisis del desempeño de las pruebas de aglutinación directa y de la tira reactiva rK39 en el diagnóstico de la leishmaniasis visceralDengue in Costa Rica: the gap in local scientific research author indexsubject indexarticles search
Home Page  

Revista Panamericana de Salud Pública

Print version ISSN 1020-4989

Rev Panam Salud Publica vol.20 n.5 Washington Nov. 2006

http://dx.doi.org/10.1590/S1020-49892006001000011 

INSTANTÁNEAS

 

Vigilancia de la infección de Trypanosoma cruzi en perros y gatos en una zona rural del noroeste de Argentina

 

 

La enfermedad de Chagas, causada por el protozoo Trypanosoma cruzi, es la enfermedad parasitaria más importante en las Américas, con cerca de 17 millones de personas infectadas actualmente. Los esfuerzos por interrumpir la transmisión del parásito se han medido mediante paneles de seroprevalencia en humanos, pero esta práctica enfrenta limitaciones debido a consideraciones éticas. Se ha sugerido la posibilidad de utilizar a los perros como organismos centinela naturales de esta enfermedad, ya que presentan generalmente una prevalencia de infección por T. cruzi diez veces mayor que la de los niños.

Como parte de un estudio prospectivo a largo plazo dirigido a modelar la dinámica de transmisión de T. cruzi, se estudiaron los perros y gatos domésticos como centinelas naturales durante la fase de vigilancia para evaluar el efecto de la aplicación selectiva de insecticidas residuales en comunidades afectadas y la posible aparición de nuevos casos.

Para ello se evaluó periódicamente el nivel de infestación por chinches de todos los recintos habitados de las comunidades de Amamá, Trinidad, Mercedes, Pampa Pozo y Villa Matilde, en la provincia de Santiago del Estero, Argentina. Además, se realizaron mediciones demográficas, de prevalencia y de incidencia de la infección en perros y gatos antes, durante y después de poner en marcha el programa de control con insecticidas en esas comunidades.

Se inspeccionaron 133 (96%) de los recintos habitados y áreas peridomésticas en marzo de 2000 y 129 (96%) en octubre de 2002. Se analizaron los lisados fecales de las chinches colectadas, mediante la reacción en cadena de la polimerasa con ADN minicircular para determinar el grado de infestación de las chinches con T. cruzi. La infestación de los perros y gatos se estudió mediante xenodiagnóstico y pruebas serológicas (de hemaglutinación, inmnofluorescencia y del tipo ELISA). Los resultados de ambos diagnósticos se combinaron para calcular la prevalencia compuesta de infección por T. cruzi.

La alta concordancia entre los resultados del serodiagnóstico y el xenodiagnóstico confirma la sensibilidad y especificidad de las pruebas utilizadas en perros, pero se requieren más datos para evaluar el desempeño de estos métodos en gatos.

Los resultados demostraron la eficacia de los perros como centinelas del riesgo de infección doméstica y peridoméstica por T. cruzi. A diferencia de los gatos, los perros domésticos satisfacen las características ideales como centinelas de la transmisión: son susceptibles a la enfermedad y tienen una respuesta mesurable al agente infeccioso; tienen un territorio definido; son accesibles, fáciles de enumerar y capturar; y su población permite muestreos representativos. Además, los perros se infectan por T. cruzi antes que los niños que cohabitan con ellos.

La baja prevalencia de T. cruzi en los perros (y los gatos) refleja la disminución constante de la transmisión doméstica en zonas rurales de alta endemia en las que se ha controlado el vector de manera continua durante varios años. Los resultados indican que la transmisión activa de T. cruzi ocurrió en pueblos rurales cercanos, en los que la vigilancia vectorial se realizaba de forma esporádica. La distribución heterogénea de los perros infestados hace pensar que la contribución a la transmisión es desigual, lo que puede ser una señal de que aumentará el número reproductivo básico (Ro) y por tanto deben aumentar los esfuerzos para eliminar la transmisión del parásito.

Los recintos domésticos con perros y gatos infestados deben ser objeto de mayor vigilancia, pues es ahí donde las chinches tienen mayores posibilidades de adquirir el parásito y desencadenar la transmisión local. La vigilancia permanente de vectores es crucial en las zonas de alto riesgo de enfermedad de Chagas y los perros domésticos pueden desempeñar un importante papel como organismos centinela. (Cardinal MV, Castañera MB, Lauricella MA, Cecere MC, Ceballos LA, Vazquez-Prokopec GM, et al. A prospective study of the effects of sustained vector surveillance following community-wide insecticide application on Trypanosoma cruzi infection of dogs and cats in rural northwestern Argentina. Am J Trop Med Hyg. 2006;75(4):753–61.)