SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.23 issue1Economy of generic drugs in Latin AmericaCaracterísticas de la malaria por Plasmodium falciparum y P. vivax en la Amazonía brasileña author indexsubject indexarticles search
Home Page  

Revista Panamericana de Salud Pública

Print version ISSN 1020-4989

Rev Panam Salud Publica vol.23 n.1 Washington Jan. 2008

http://dx.doi.org/10.1590/S1020-49892008000100009 

INSTANTÁNEAS

 

Medicamentos contra la obesidad y el sobrepeso: resultados de un metaanálisis

 

 

La obesidad y el sobrepeso son trastornos crónicos de alta prevalencia que afectan en la actualidad a más de mil millones de personas en todo el mundo y están asociados con la mortalidad prematura, diversas enfermedades crónicas y un mayor uso de los servicios de salud. Aunque según directivas publicadas recientemente, el tratamiento inicial contra la obesidad se debe basar en modificaciones del estilo de vida, se recomienda aplicar tratamientos con medicamentos en pacientes con índice de masa corporal (IMC) > 30 o con valores del IMC entre 27 y 29,9 si se observan complicaciones debido a la obesidad. Entre los medicamentos aprobados para el tratamiento prolongado contra la obesidad (un año o más) se encuentran el orlistat, un inhibidor de la lipasa gastrointestinal; la sibutramina, un inhibidor de la recaptura de monoaminas de acción centralizada; y el rimonabant, un antagonista de los receptores de endocannabinoides.

El uso de medicamentos contra la obesidad es frecuente. Se estima que las ventas de estos medicamentos en 2005 alcanzaron 1,2 millones de dólares estadounidenses. Como la pérdida de peso mediante intervenciones basadas en cambios del estilo de vida es limitada y de corta duración —debido a las recidivas y al enlentecimiento compensatorio del metabolismo— y la prevalencía de la obesidad va en aumento, el empleo de tratamientos con medicamentos contra la obesidad debe aumentar en el futuro cercano.

En este trabajo se presentan los resultados de una revisión sistemática y un metaanálisis dirigidos a cuantificar la eficacia de los medicamentos más frecuentemente empleados contra la obesidad, así como a caracterizar sus efectos secundarios. La revisión sistemática actualizada recientemente por Cochrane Collaboration se basó en la información publicada entre diciembre de 2002 y diciembre de 2006 e indexada por Medline, Embase, el registro de ensayos controlados de Cochrane y el registro de ensayos controlados de Current Science y en las referencias de los artículos identificados. Se encontraron 30 ensayos que tenían una duración de 1 a 4 años: 16 emplearon orlistat (n = 10631 participantes), 10 utilizaron sibutramina (n = 2623) y 4 usaron rimonabant (n = 6365). De ellos, 14 ensayos eran nuevos y 16 se habían identificados previamente.

Se observó que todos los medicamentos dieron como resultado una pérdida promedio de peso de menos de 5 kg en comparación con el placebo. No se encontraron datos sobre el efecto de estos medicamentos en la mortalidad o la morbilidad cardiovascular. Los estudios sobre el mantenimiento del peso corporal con cada uno de los medicamentos analizados demostraron que la recuperación del peso fue similar en el grupo tratado y en el de placebo, de manera que se mantuvieron las diferencias originales en el peso de ambos grupos. No se encontraron efectos diferenciadores en cuanto a las reacciones secundarias. Estos resultados confirman hallazgos anteriores, pero definen con mayor precisión los efectos a largo plazo de estos medicamentos con respecto a la pérdida de peso y sus efectos secundarios.

Apesar de algunas limitaciones del trabajo, se observó que en los estudios en los que participaron pacientes diabéticos, la pérdida de peso con orlistat y rimonabant fue ligeramente menor que con sibutramina. No obstante, tanto el orlistat como el rimonabant redujeron los niveles de glucemia en los pacientes diabéticos, mientras que la sibutramina no mejoró este parámetro. Aunque no se conocen las causas de este importante hallazgo, un factor que puede influir en esta reducción de los niveles de glucemia con el rimonabant es el aumento en los niveles de adiponectina. Se requieren investigaciones adicionales, preferentemente mediante ensayos clínicos con los tres medicamentos, para establecer las conclusiones definitivas.

Apesar de que los pacientes se seleccionaron por su adhesión y su tolerancia a los tratamientos, las tasas de abandono fueron elevadas, lo que comprometió la validez interna de muchos de los estudios analizados. La falta de adhesión al tratamiento parece constituir el principal factor que limita la eficacia y la efectividad de los medicamentos contra la obesidad.

Con relación a la sibutramina, es preocupante el aumento observado en la tensión arterial de los pacientes, por lo que se debe monitorear este signo vital durante el tratamiento. También se debe vigilar el estado emocional de los pacientes que emplean rimonabant, especialmente en personas con trastornos psiquiátricos.

La decisión de prescribir un medicamento para bajar de peso debe basarse en un cuidadoso balance entre los riesgos y los beneficios del tratamiento específico que se propone. Los medicamentos empleados actualmente para este fin son costosos y tienen diversos efectos secundarios. A falta de datos definitivos que demuestren que un medicamento en particular es más efectivo que los otros, se debe establecer el tratamiento inicial de acuerdo con las preferencias del paciente, los costos locales del medicamento, su disponibilidad y cobertura por las compañías aseguradoras de servicios de salud, los efectos colaterales del medicamento y su relación con otras enfermedades que pueda presentar el paciente. La importancia clínica de la reducción observada en la incidencia de la diabetes al emplear orlistat no está clara y se requieren investigaciones adicionales para determinar su verdadero efecto preventivo. (Rucker D, Padwal R, Li SK, Curioni C, Lau DCW. Long term pharmacotherapy for obesity and overweight: updated meta-analysis. Br Med J. 2007;335:1194–9).