SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.23 issue2Influencia de dos métodos de cálculo de las inequidades en salud: estudio en 22 paísesExposición al cadmio e hipertensión arterial en adultos fumadores y no fumadores author indexsubject indexarticles search
Home Page  

Revista Panamericana de Salud Pública

Print version ISSN 1020-4989

Rev Panam Salud Publica vol.23 n.2 Washington Feb. 2008

http://dx.doi.org/10.1590/S1020-49892008000200012 

INSTANTÁNEAS

 

Estudio del Millón de Mujeres establece relación entre varios tipos de cáncer y el índice de masa corporal

 

 

La prevalencia de la obesidad ha aumentado en el mundo. A pesar de que está ampliamente aceptado que el índice de masa corporal (IMC) está asociado directamente con el adenocarcinoma de esófago, el cáncer colorrectal, de endometrio y de riñón en la población general, y con el cáncer de mama en mujeres posmenopáusica, no se tienen datos exactos sobre la magnitud de este efecto y el papel que desempeña el IMC en el desarrollo de otros tipos de cáncer.

En este trabajo se investigó la relación entre la incidencia de y la mortalidad por 17 tipos/ubicaciones de cáncer y el IMC en las participantes en el denominado Estudio del Millón de Mujeres. Como parte de este estudio prospectivo de cohorte se realizó el seguimiento de 1,3 millones de mujeres de 50–64 años de edad del Reino Unido entre 1996 y 2001. El tiempo promedio de seguimiento fue de 5,4 años para la incidencia de cáncer y de 7,0 años para la mortalidad.

En el período de seguimiento se diagnosticaron 45 037 casos de cáncer y ocurrieron 17 203 muertes por esta causa. Se encontró una asociación significativa entre el aumento del IMC y el incremento en la incidencia de cáncer en 10 de las 17 ubicaciones específicas o tipos de cáncer estudiados: cáncer de endometrio (tendencia del riesgo relativo por 10 unidades [tRR10] = 2,89; intervalo de confianza de 95% [IC95%]: 2,62 a 3,18), adenocarcinoma de esófago (tRR10 = 2,38; IC95%: 1,59 a 3,56), cáncer de riñón (tRR10 = 1,53; IC95%: 1,27 a 1,84), leucemia (tRR10 = 1,50; IC95%: 1,23 a 1,83), mielomas múltiples (tRR10 = 1,31; IC95%: 1,04 a 1,65), cáncer de páncreas (tRR10 = 1,24; IC95%: 1,03 a 1,48), linfoma no Hodgkin (tRR10 = 1,17; IC95%: 1,03 a 1,34), cáncer de ovario (tRR10 = 1,14; IC95%: 1,03 a 1,27), todos los tipos de cáncer (tRR10 = 1,12; IC95%: 1,09 a 1,14), cáncer de mama en mujeres posmenopáusicas (tRR10 = 1,40; IC95%: 1,31 a 1,49) y cáncer colorrectal en mujeres premenopáusicas (tRR10 = 1,61; IC95%: 1,05 a 2,48). La asociación entre el IMC y la mortalidad por cáncer siguió un patrón similar al descrito para la incidencia.

El riesgo de cáncer de mama en mujeres premenopáusicas disminuyó a medida que aumentaba el IMC y aumentó con el IMC en las posmenopáusicas que no habían recibido tratamiento de sustitución hormonal. Estos datos demuestran que el estado de la mujer con relación a la menopausia constituye un factor clave en la relación entre el IMC y el riesgo de cáncer en mujeres, no solamente para los tipos de cáncer relacionados con las hormonas, como el cáncer de mama y de endometrio, sino también en otros tipos frecuentes de cáncer sin relación conocida con las hormonas. El efecto del IMC sobre el riesgo de melanomas malignos y cáncer colorrectal, de mama y de endometrio difiere significativamente según el estatus menopáusico de la mujer.

A pesar de la dificultad para lograr los estimados correspondientes a las mujeres que no han llegado a la menopausia con los datos disponibles, se concluyó que la proporción de casos de cáncer atribuibles al sobrepeso en mujeres premenopáusicas del Reino Unido puede ser menor que en mujeres posmenopáusicas, debido a la relación inversa observada en mujeres premenopáusicas entre el IMC y el riesgo de cáncer de mama, el más frecuente en estas mujeres. Según los resultados y los estimados actuales del IMC en las mujeres del Reino Unido, se estimó que 5% de todos los casos de cáncer en mujeres posmenopáusicas de ese país están asociados con el sobrepeso o la obesidad (IMC > 25) y que 4% están asociados con la obesidad (IMC > 30). En el caso del cáncer de endometrio y del adenocarcinoma de esófago, el IMC representa el principal factor de riesgo modificable.

Estos resultados constituyen la primera evidencia científica de la asociación entre el IMC y muchos de estos tipos de cáncer y el gran tamaño de la muestra le aporta una considerable robustez a estas conclusiones. En la Región de las Américas, donde el sobrepeso y la obesidad constituyen un grave y creciente problema, estos resultados deben tomarse muy en cuenta, tanto por los especialistas como por las autoridades de salud. (Reeves GK, Pirie K, Beral V, Green J, Spencer E, Bull D. Cancer incidence and mortality in relation to body mass index in the Million Women Study: cohort study. Br Med J. 2007; 335:1134.)