Conocimientos en seguridad infantil de los padres de niños de 1 a 4 años

Knowledge in child safety for parents of children 1 to 4 years old

Ana I. Curcoy Barcenilla Victoria Trenchs Sainz de la Maza Julia Herrero Fernández María Hernández García Isabel Torrús López Jordi Pou Fernández Carles Luaces Cubells Acerca de los autores

RESUMEN

Fundamentos:

Las lesiones no intencionadas son la primera causa de morbimortalidad infantil, los Servicios de Urgencias pueden ser un buen lugar para incidir en su prevención, orientando y anticipando situaciones de riesgo. El objetivo de este trabajo fue evaluar en Urgencias el conocimiento y la actitud de los padres-cuidadores de los niños de uno a cuatro años en seguridad infantil y valorar si existen diferencias en función de si el niño ha sufrido una lesión no intencionada (LNI) o no.

Métodos:

Estudio descriptivo transversal a través de encuestas realizado en un Servicio de Urgencias durante 44 días escogidos aleatoriamente entre dos periodos (10/2015-01/2016 y 10/2016-01/2017). Se encuestó a los padres-cuidadores de los niños entre uno y cuatro años. Por cada niño con LNI (GRUPO1) se incluyeron dos con otro motivo de consulta (GRUPO2). Se utilizó la encuesta de Seguridad de Framingham. Se consideró que el conocimiento y actitud de los padres-cuidadores era adecuado si la proporción de respuestas correctas fue≥75%. Se analizaron los datos con el programa estadístico SPSS v 22.0 para Windows.

Resultados:

Respondieron a la encuesta 499 padres-cuidadores; 170 pertenecían al GRUPO1 y 329 al GRUPO2. La mediana de respuestas correctas fue de 27/39(69,2%) en ambos grupos. Las variables donde se detectaron más respuestas incorrectas fueron: falta de seguridad frente a un incendio (409;82%) y ausencia de rejas en las ventanas (402;80,6%). Cuarenta y cinco (26,5%) padres-cuidadores del GRUPO1 y 94(28,6%) del GRUPO2 contestaron correctamente≥75% a las preguntas (p=0,620); por edad de los niños, el 34,8% de los padres-cuidadores de los de un año, el 26,9% de los de dos, el 26,8% de los de tres y el 17,9% de los de cuatro (p=0,007).

Conclusiones:

El conocimiento de las familias para prevenir LNI fue bajo, tanto si éste era o no, el motivo de consulta. Se detectó una relajación en las medidas de seguridad al aumentar la autonomía de los niños.

Palabras clave:
Prevención de accidentes; Asesoramiento; Servicio de urgencias; Salud preventiva

ABSTRACT

Background:

Unintentional injuries are the leading cause of child morbidity and mortality, Emergency Services can be a good place to influence their prevention, guiding and anticipating risk situations. The objective of this work was to determine the knowledge and attitude of parents-caregivers of children from one to four years old about child safety. We evaluate if there are differences according the consultation was for unintentional injury or not.

Methods:

Study of cross-sectional surveys performed in an Emergency Health Service during 44 days randomly chosen between two periods (10 / 2015 - 01 / 2016 and 10 / 2016 - 01 / 2017). The parents-caregivers of children between one and four years old were surveyed. For each child with unintentional injury (GROUP1) two other children were included with another reason of consultation (GROUP2). The Framingham Security Survey was used. It was considered that the knowledge and attitude of the parents-caregivers was adequate if the proportion of correct answers was ≥75%. The data was analyzed with the statistical program SPSS v 22.0 for Windows.

Results:

499 parents-caregivers responded to the survey; 170 belonged to GROUP1 and 329 belonged to GROUP2. The median of correct answers was 27/39 (69.2%) in both groups. The variables where more incorrect answers were detected were: lack of security in front of a fire (409, 82%) and absence of window bars (402, 80.6%). Forty-five (26.5%) parents-caregivers of GROUP1 and 94 (28.6%) of GROUP2 answered correctly≥75% of the questions (p = 0.620); According to the age of children, 34.8% of parents-caregivers of children aged one year, 26.9% of the one aged two years, 26.8% of the ones aged three years and 17.9% of the ones aged four years (p = 0.007) answered correctly the questions.

Conclusions:

The knowledge of families to prevent unintentional injuries was low, whether or not it was the reason for consultation. A relaxation in the security measures was detected when increasing the autonomy of the children.

Key words:
Accident Preventions; Counseling; Emergency Medical Services; Preventive Health

INTRODUCCIÓN

Las lesiones no intencionadas (LNI) son la primera causa de morbimortalidad infantil por encima del año de edad en los países desarrollados, donde alrededor de 20.000 menores mueren al año por este motivo. Son un creciente problema de salud pública, tanto por años potenciales de vida perdidos como por coste económico, emocional, personal y social11. Gilchrist J, Ballesteros M. Vital signs: Unintentional injury deaths among persons aged 0-19 years - United States, 2000-2009. Centers for Disease Control and Prevention (CDC). MMWR Morb Mortal Wkly Rep. 2012; 61:270-276.,22. UNICEF. A league table of child deaths by injury in rich nations, Innocenti Report Card No.2, February 2001. UNICEF Innocenti Research Centre, Florence. Disponible en: https://www.unicef-irc.org/publications/pdf/repcard2e.pdf
https://www.unicef-irc.org/publications/...
,33. Del Castillo Aguas G, Esparza Olcina M, Matínez Rubio A, Domínguez Aurecoechea B, Pérez González O. Accidentes en la Población Infantil Española. Asociación Española de Pediatría de Atención Primaria. Fundación Mapfre, Área de Salud y Prevención; Mayo 2014. Disponible en: https://www.diba.cat/documents/189253/33251340/Infancia_prevencio_3_Informe.pdf/f63d5a17-a69a-4494-b373-201f6777995f
https://www.diba.cat/documents/189253/33...
. Si se entendieran como una enfermedad, podrían considerarse lesiones “curables”, porque en su mayoría se pueden prever y prevenir, y por lo tanto son evitables con unas medidas de seguridad y vigilancia eficaces44. Cushman R. Injury prevention: the time has come. Canadian Medical Association Journal. 1995;152:21-23.,55. Definición de accidente. Real Academia de la Lengua Española; Diccionario de la Real Academia Española. 23ª Edición Digital. Madrid. Octubre 2014.. El papel de los pediatras es imprescindible en estos casos y deben promocionar la educación sanitaria. La prevención debe ser una actividad continuada en el seguimiento del niño, orientando y anticipando situaciones de riesgo y actuación para cada familia de forma individualizada44. Cushman R. Injury prevention: the time has come. Canadian Medical Association Journal. 1995;152:21-23.,66. Garry Gardner H, American Academy of Pediatrics Committee on Injury, Violence, and Poison Prevention. Counseling Office-based counseling for unintentional injury prevention. Pediatrics. 2007; 119: 202-206.,77. Dowswell T, Towner EM, Simpson G, Jarvis SN. Preventing childhood unintentional injuries - what works? A literature review. National Institute of Health Research. Injury Prevention, 1996;2:140-149.. Los Servicios de Urgencias pueden ser un buen lugar para incidir en este aspecto, sobre todo a partir del año de edad de los niños cuando las visitas de seguimiento en Atención Primaria se hacen más espaciadas y para poder actuar en un momento muy próximo al incidente.

La Asociación Americana de Pediatría desarrolló en 1983 un programa para la prevención de LNI infantiles conocido como “programa TIPP” (Teach Injury Prevention Program)88. Bass JL. TIPP--the first ten years. Pediatrics 1995; 95:274-275. para ayudar a los pediatras a proporcionar un asesoramiento preventivo a los padres a nivel ambulatorio. Este programa se va actualizando y ajustando por edad al patrón actual de lesiones infantiles. Inicialmente se evalúan los conocimientos de las familias sobre las LNI a través de un cuestionario (“Encuesta Framingham de Seguridad”), que se ajusta por grupo de edad y que permite identificar las áreas de riesgo individual que pueden requerir un asesoramiento adicional específico para cada familia. Estas intervenciones ayudan a transmitir los consejos sobre seguridad infantil y desarrollar un plan de prevención respecto a este tipo de lesiones. Se ha demostrado que contribuyen a la disminución de las tasas de incidencia de daño y de gasto por este motivo99. Concheiro Guisán A, Luaces Cubells C, Quintillá Martínez JM, Pou Fernández J. Encuesta Framingham de Seguridad: conocimientos y actitudes de las familias frente a los accidentes infantiles. Pediátrika. 2006; 26: 352-357.,1010. Bass JL, Kaufer Christoffel K, Widome M, Boyle W, Scheidt P et al. Childhood injury prevention counseling in primary care settings: a critical review of the literature. Pediatrics. 1993;92:544-550..

Hace unos 10 años Concheiro et al99. Concheiro Guisán A, Luaces Cubells C, Quintillá Martínez JM, Pou Fernández J. Encuesta Framingham de Seguridad: conocimientos y actitudes de las familias frente a los accidentes infantiles. Pediátrika. 2006; 26: 352-357.) realizaron la Encuesta de Seguridad Framinghan en el centro del presente estudio, detectando que la protección de los padres frente a las LNI disminuía a medida que el niño ganaba autonomía, siendo las medidas de protección frente a los incendio, las precipitaciones y la falta de seguridad en el automóvil las actitudes incorrectas más generalizadas. El estudio incluía un número reducido de niños de edades muy diversas, siendo el grupo mayoritario menores de un año. Durante este tiempo la sociedad ha cambiado, hay una mayor multiculturalidad, se ha reducido el número de hijos por unidad familiar y ha aumentado la edad de los padres, también han variado notablemente las medidas de seguridad disponibles (por ejemplo, se ha generalizado la obligatoriedad de la utilización de sistemas de retención infantil en los coches)22. UNICEF. A league table of child deaths by injury in rich nations, Innocenti Report Card No.2, February 2001. UNICEF Innocenti Research Centre, Florence. Disponible en: https://www.unicef-irc.org/publications/pdf/repcard2e.pdf
https://www.unicef-irc.org/publications/...
. Todo ello hace que sea interesante actualizar los datos. Los objetivos de este estudio fueron determinar en Urgencias el conocimiento y la actitud de los padres-cuidadores de los niños de uno a cuatro años en seguridad infantil y valorar si existen diferencias en función de si el niño ha sufrido una LNI o no.

SUJETOS Y MÉTODOS

Diseño. Estudio de encuestas transversales realizado en un hospital urbano materno-infantil de tercer nivel con 275 camas pediátricas, que atiende a un área de influencia de 1.300.000 habitantes y recibe anualmente alrededor de 100.000 visitas pediátricas en urgencias.

Población de estudio. Padres o cuidadores de niños entre uno y cuatro años que acudieron al Servicio de Urgencias durante 44 días escogidos mediante muestreo aleatorio simple, entre 2 periodos de tiempo (22 días entre octubre 2015 y enero 2016 y 22 días, entre octubre 2016 y enero 2017). Los dos periodos de 4 meses establecidos fueron determinados por la disponibilidad de los entrevistadores en Urgencias. Los entrevistadores fueron 4 residentes de pediatría y dos estudiantes de sexto curso de medicina, que tras entrenamiento previo, realizaron la encuesta personalmente a las familias en Urgencias.

Se excluyeron los padres o cuidadores con barrera idiomática, los acompañantes de niños con nivel de triaje 1 y 2 (pacientes con riesgo vital inmediato o en situación de emergencia según la versión pediátrica del Modelo Andorrano de Triaje)1111. Gómez J, Boneu F, Becerra O, Albert E, Ferrando JB, Medina M. Validación clínica de la nueva versión del Programa de Ayuda al Triaje (web_e-PAT v3) del Modelo Andorrano de Triaje (MAT) y Sistema Español de Triaje (SET). Fiabilidad, utilidad y validez en la población pediátrica y adulta. Emergencias 2006;18: 207-214., los que ya hubieran participado en el estudio en una consulta anterior y aquellos que rechazaron participar.

Se dividió a la población en dos grupos: padres-cuidadores de los niños que consultaban por una lesión no intencionada (GRUPO 1) y padres-cuidadores de los niños que consultaban por cualquier otro motivo (GRUPO 2). Por cada paciente del GRUPO 1 se incluyeron dos del GRUPO 2, que correspondían a los dos niños siguientes atendidos con un nivel de triaje ≥ 3.

Se consideró LNI cualquier evento en el que la lesión se produjo en un corto periodo de tiempo (segundos o minutos), el daño no había sido buscado o era el resultado de la energía física en el ambiente o porque las funciones normales del cuerpo estaban bloqueadas por medios externos1212. Unintentional childhood injuries. Children's health and environment. Disponible en: http://www.who.int/ceh/capacity/injuries.pdf
http://www.who.int/ceh/capacity/injuries...
.

Variables de estudio. Se utilizó la encuesta de Seguridad de Framingham específica para niños de uno a cuatro años, avalada por la Asociación Americana de Pediatría88. Bass JL. TIPP--the first ten years. Pediatrics 1995; 95:274-275.. Esta encuesta consta de 39 preguntas que presentan diferentes situaciones de riesgo o seguridad respecto a las LNI. Las respuestas correctas se corresponden a actitudes seguras hacia la prevención de LNI, aceptando actitud de seguridad o rechazando el riesgo de manera absoluta. Las opciones intermedias se consideran incorrectas porque habitualmente implican que el riesgo puede estar presente, aunque no lo esté de forma habitual.

Al igual que en el trabajo de Concheiro et al99. Concheiro Guisán A, Luaces Cubells C, Quintillá Martínez JM, Pou Fernández J. Encuesta Framingham de Seguridad: conocimientos y actitudes de las familias frente a los accidentes infantiles. Pediátrika. 2006; 26: 352-357., se consideró que el conocimiento y actitud de los padres o cuidadores fue adecuada si la proporción de respuestas correctas fue ≥75% de los ítems preguntados. Al finalizar la encuesta se realizó una retroacción personalizada de los ítems con respuesta incorrecta.

Paralelamente a la encuesta se recogieron datos epidemiológicos acerca de la edad y sexo de los niños, existencia de hermanos, edad de los padres-cuidadores y tipo de vivienda (piso o casa unifamiliar). Asimismo, se preguntó a los encuestados acerca de sus conocimientos en reanimación cardiopulmonar básica (RCP), el número telefónico de emergencias médicas y su opinión acerca de la prevención de lesiones no intencionadas.

Tamaño muestral. Con una precisión del 5%, una proporción de padres o cuidadores con conocimiento y actitud adecuada del 52% y un nivel de confianza del 95%, se estimó un tamaño muestral de 385.

Análisis estadístico. Los datos extraídos se almacenaron y procesaron en una base de datos Microsoft Access específica. Se tabularon variables cuantitativas y categóricas. Posteriormente se analizó con el programa estadístico SPSS v 22.0 parar Windows. Se mostró la estadística descriptiva mediante medianas y rango intercuartil en las variables cuantitativas y números absolutos y porcentajes en las categóricas. Se aplicaron pruebas para el estudio de distribución de datos (Kolmogorov-Simrnov), de comparación de datos cuantitativos (t de student, U de Mann-Whitney) y cualitativos (Chi-cuadrado, tabla de contingencia, test exacto de Fisher). Los valores de p menores a 0,05 se consideraron significativos.

RESULTADOS

Respondieron a la encuesta 499 padres-cuidadores; 170 pertenecían al GRUPO 1 y 329 al GRUPO 2.

En la tabla 1 se muestran las características relacionadas con las lesiones no intencionadas del GRUPO 1.

Tabla 1
Características de las lesiones no intencionadas (GRUPO1; n=170)

Los niños del GRUPO 1 tenían en mayor proporción hermanos mayores que los del GRUPO 2, sin hallarse diferencias significativas en el resto de variables epidemiológicas analizadas (tabla 2).

Tabla 2
Características epidemiológicas (n=499)

Refirieron tener conocimientos sobre RCP básica 174 (34,9%) de los 499 encuestados y 340 (68,1%) demostraron conocer el número de emergencias médicas. Opinaron que la mayoría de lesiones no intencionadas son evitables 224 (44,9%), que solo algunas lo son 233 (46,7%) y que son inevitables 42 (8,4%).

La mediana de respuestas correctas a la encuesta Framingham para niños de uno a cuatro años fue de 27 (69,2%) (p25-75 25-30) en los dos grupos. En global, las variables donde se detectaron más respuestas incorrectas fueron: falta de seguridad frente a un incendio (409; 82%) y ausencia de rejas en las ventanas (402; 80,6%). Asimismo, las variables donde se obtuvieron más respuestas correctas fueron: no dejar al niño solo en casa (492; 98,6%), uso de asiento homologado en el coche (491; 98,4%) y situación del mismo en el asiento trasero (486; 97,4%). En la tabla 3 se muestran todas las respuestas a la encuesta Framingham por GRUPO.

Tabla 3
Respuestas a la encuesta Framingham para niños de uno a cuatro años según motivo de consulta

45 (26,5%) padres-cuidadores del GRUPO1 y 94 (28,6%) del GRUPO2 contestaron correctamente ≥75% de las preguntas (p=0,620); por edad de los niños, el 34,8% de los padres-cuidadores de los niños de un año, el 26,9% de los de dos, el 26,8% de los de tres y el 17,9% de los de cuatro años (p=0,007

DISCUSIÓN

En la población de estudio pocos padres-cuidadores demostraron un conocimiento y actitud adecuados en seguridad infantil, independientemente de si el motivo de consulta estaba o no relacionado con una lesión no intencionada. La diferencia de grupos se estableció con la idea que quizá los cuidadores de los niños con LNI eran menos precavidos en su cuidado, hecho que no parece demostrarse. La tipología de LNI incluidas, en general leves, seguramente pudo influir en este resultado. El perfil de los niños que consultaban por LNI fue el de un varón que por una caída en domicilio presentaba algún tipo de herida de escasa gravedad, datos coincidentes con la bibliografía33. Del Castillo Aguas G, Esparza Olcina M, Matínez Rubio A, Domínguez Aurecoechea B, Pérez González O. Accidentes en la Población Infantil Española. Asociación Española de Pediatría de Atención Primaria. Fundación Mapfre, Área de Salud y Prevención; Mayo 2014. Disponible en: https://www.diba.cat/documents/189253/33251340/Infancia_prevencio_3_Informe.pdf/f63d5a17-a69a-4494-b373-201f6777995f
https://www.diba.cat/documents/189253/33...
,1313. Soriano Serrano M, Serrano Méndez T, Rus Chimchilla Q, Roncero Lozano A, Ruiz B, Cabrera León A. Accidentes infantiles. Tipología, causas y recomendaciones para la prevención. Junta de Andalucía, Consejería de Empleo; Granada; 2008. Disponible en: http://www.juntadeandalucia.es/export/drupaljda/1_1928_accidentes_infantiles.pdf
http://www.juntadeandalucia.es/export/dr...
,1414. Concheiro Guisán A, Luaces Cubells C, Quintillá Martínez JM, Delgado Diego L, Pou Fernández J. Accidentes infantiles: diseño y aplicación de un registro hospitalario del niño accidentado. Emergencias. 2006;18: 275-281,1515. Arbós Galdón J, Rovira Vila M, Llobera Cánaves J, Bonet Mulet M. Accidentes infantiles en atención primaria. Rev Esp Salud Pública.1995; 69: 98-103,1616. Ablewhite J, Peel I, McDaid L, Hawkins A, Goodenough T, Deave T et al. Parental perceptions of barriers and facilitators to preventing child unintentional injuries within the home: a qualitative study. BMC Public Health. 2015; 15:280-88. Lo que quizá si pueda deducirse de este estudio es que la existencia de hermanos mayores hace que se esté menos pendiente del menor, dado que la proporción de niños con hermanos mayores fue superior en los que consultaron por LNI. También puede influir que el hecho de tener más hijos genera en los padres una sensación de mayor experiencia o control de la situación.

La mayoría de encuestados conocía el número de emergencias médicas pero solo una tercera parte refirieron tener conocimientos en RCP básica. Queda mucho por hacer en este ámbito. Uno de los fines de entidades como el Consejo Español de Resucitación1717. Consejo Español de RCP. Disponible en: http://www.cercp.org/el-cercp/consejo-espanol-de-rcp
http://www.cercp.org/el-cercp/consejo-es...
es sensibilizar a la sociedad en general sobre la relevancia y las repercusiones del paro cardíaco, fomentando la enseñanza de la RCP. En los últimos años se está haciendo un esfuerzo para divulgar su conocimiento a la población general, siendo importante monitorizar dicha actuación para objetivar su eficacia.

Casi la mitad de las familias encuestadas opinan que solo algunas LNI pueden evitarse e incluso casi el diez por ciento piensan que en los niños, simplemente ocurren. Es pues esencial concienciar de su carácter evitable44. Cushman R. Injury prevention: the time has come. Canadian Medical Association Journal. 1995;152:21-23.,55. Definición de accidente. Real Academia de la Lengua Española; Diccionario de la Real Academia Española. 23ª Edición Digital. Madrid. Octubre 2014. para que las familias se impliquen en la implementación de las medidas preventivas.

La variable donde se detectaron más respuestas incorrectas se relaciona con la seguridad en el domicilio respecto a los incendios, dato que también se objetiva en el estudio de Concheiro et al99. Concheiro Guisán A, Luaces Cubells C, Quintillá Martínez JM, Pou Fernández J. Encuesta Framingham de Seguridad: conocimientos y actitudes de las familias frente a los accidentes infantiles. Pediátrika. 2006; 26: 352-357.. La mayoría de la población del estudio vive en pisos de edificios de viviendas, lo que seguramente influye en este resultado, al poder ser pocos de ellos de reciente construcción. En España, el Código Técnico de Edificación establece, según Real Decreto, que los edificios construidos a partir de 2006 deben disponer, obligatoriamente, de sistemas de seguridad contra incendios1818. Ministerio de Fomento. Gobierno de España. Código técnico de la edificación. Seguridad en caso de incendio. Disponible en: https://www.codigotecnico.org/index.php/menu-seguridad-caso-incendio/131-ct-documentos-cte/seguridad-caso-de-incendio.html
https://www.codigotecnico.org/index.php/...
. Si la construcción es anterior a esta fecha, la Ley actual no obliga a instalarlos, aunque es recomendable por razones evidentes ya que cuanto mayor es la antigüedad del edificio, mayor es el riesgo de sufrir incendios por deterioro de las instalaciones. Sin duda alguna, es mejor prevenir para evitar consecuencias negativas que afecten a la integridad de los vecinos y del edificio. Dados los resultados, es importante incidir en esta recomendación.

Por otro lado, y a diferencia del estudio de Concheiro et al99. Concheiro Guisán A, Luaces Cubells C, Quintillá Martínez JM, Pou Fernández J. Encuesta Framingham de Seguridad: conocimientos y actitudes de las familias frente a los accidentes infantiles. Pediátrika. 2006; 26: 352-357., una de las variables donde se detectan más respuestas correctas se relaciona con el uso de asiento homologado en el coche, cuando era uno de los ítems que se respondían incorrectamente en cerca de la mitad de los casos. La posición correcta del asiento es también uno de los ítems con mayor número de respuestas correctas. Por tanto, las campañas de prevención de circulación vial parecen ser efectivas. Sin embargo, tener la sillita bien colocada, es un primer paso, pero no implica su uso adecuado. En un estudio realizado por Panzino et al sobre factores de riesgo de lesiones en accidentes de automóvil 1919. Panzino F , Piza A, Pociello N, García JJ, Luaces C, Pou J y Grupo de Trabajo de Accidentes Infantiles de la SEUP. Estudio multicéntrico sobre factores de riesgo de lesiones en accidentes de automóvil. An Pediatr (Barc). 2009; 71: 25-30 , aunque el 78,7% de los 366 niños accidentados analizados utilizó algún sistema de retención infantil, en el 23% fue inadecuado a su edad y talla. Lamentablemente este dato no puede evaluarse con esta encuesta.

Se confirma que a mayor edad del niño y por tanto, mayor autonomía, hay una relajación en las medidas de seguridad por parte de los padres-cuidadores99. Concheiro Guisán A, Luaces Cubells C, Quintillá Martínez JM, Pou Fernández J. Encuesta Framingham de Seguridad: conocimientos y actitudes de las familias frente a los accidentes infantiles. Pediátrika. 2006; 26: 352-357.,1414. Concheiro Guisán A, Luaces Cubells C, Quintillá Martínez JM, Delgado Diego L, Pou Fernández J. Accidentes infantiles: diseño y aplicación de un registro hospitalario del niño accidentado. Emergencias. 2006;18: 275-281 Esto puede ser debido a que reciben menos información sobre este tema a medida que el niño se desarrolla1616. Ablewhite J, Peel I, McDaid L, Hawkins A, Goodenough T, Deave T et al. Parental perceptions of barriers and facilitators to preventing child unintentional injuries within the home: a qualitative study. BMC Public Health. 2015; 15:280-88. Dado que la mayor mortalidad por LNI se produce en niños mayores de 4 años, sobre todo en los adolescentes, es imprescindible no bajar la guardia e incidir en campañas de concienciación en todas las edades(1,2, 20,21).

Este estudio presenta varias limitaciones. La primera fue utilizar una encuesta americana dadas las diferencias culturales entre las poblaciones. Sin embargo, teniéndolas en cuenta, son interesantes los datos aportados acerca de las áreas más susceptibles de mejora para poder insistir en su prevención. Por otro lado, hay que tener presente que la encuesta Framingham está diseñada para medir el conocimiento y actitudes y no el comportamiento de las familias, lo que hace que exista la posibilidad que algunas respuestas no coincidan con la realidad tal como comprobaron

Mason et al 2222. Mason M, Kaufer K, Sinacore J. Reliability and Validity of The Injury Prevention Project Home Safety Survey. Arch Pediatr Adolesc Med. 2007;161:759-765.) en su estudio. En éste observaron que los padres-cuidadores al ser conscientes del comportamiento o condición deseada tendían a informarlos en lugar de las condiciones o comportamientos reales. Aun así, son varias las áreas en las que demuestran desconocimiento y en las que sería necesario incidir. Finalmente, al ser un trabajo unicéntrico, los resultados pueden estar influenciados por las características socioeconómicas de la población de referencia, hecho que podría dificultar la extrapolación de algunos datos a otros medios.

Para concluir remarcar que los padres-cuidadores de los niños de uno a cuatro años tienen en general un conocimiento muy básico de medidas de prevención de LNI. Las medidas más implementadas son aquellas relacionadas con campañas institucionales y ligadas a sanción administrativa en caso de no realizarse. Debe ponerse el máximo esfuerzo en la cultura de la prevención, remarcando el carácter evitable de las LNI.

  • 1
    Gilchrist J, Ballesteros M. Vital signs: Unintentional injury deaths among persons aged 0-19 years - United States, 2000-2009. Centers for Disease Control and Prevention (CDC). MMWR Morb Mortal Wkly Rep. 2012; 61:270-276.
  • 2
    UNICEF. A league table of child deaths by injury in rich nations, Innocenti Report Card No.2, February 2001. UNICEF Innocenti Research Centre, Florence. Disponible en: https://www.unicef-irc.org/publications/pdf/repcard2e.pdf
    » https://www.unicef-irc.org/publications/pdf/repcard2e.pdf
  • 3
    Del Castillo Aguas G, Esparza Olcina M, Matínez Rubio A, Domínguez Aurecoechea B, Pérez González O. Accidentes en la Población Infantil Española. Asociación Española de Pediatría de Atención Primaria. Fundación Mapfre, Área de Salud y Prevención; Mayo 2014. Disponible en: https://www.diba.cat/documents/189253/33251340/Infancia_prevencio_3_Informe.pdf/f63d5a17-a69a-4494-b373-201f6777995f
    » https://www.diba.cat/documents/189253/33251340/Infancia_prevencio_3_Informe.pdf/f63d5a17-a69a-4494-b373-201f6777995f
  • 4
    Cushman R. Injury prevention: the time has come. Canadian Medical Association Journal. 1995;152:21-23.
  • 5
    Definición de accidente. Real Academia de la Lengua Española; Diccionario de la Real Academia Española. 23ª Edición Digital. Madrid. Octubre 2014.
  • 6
    Garry Gardner H, American Academy of Pediatrics Committee on Injury, Violence, and Poison Prevention. Counseling Office-based counseling for unintentional injury prevention. Pediatrics. 2007; 119: 202-206.
  • 7
    Dowswell T, Towner EM, Simpson G, Jarvis SN. Preventing childhood unintentional injuries - what works? A literature review. National Institute of Health Research. Injury Prevention, 1996;2:140-149.
  • 8
    Bass JL. TIPP--the first ten years. Pediatrics 1995; 95:274-275.
  • 9
    Concheiro Guisán A, Luaces Cubells C, Quintillá Martínez JM, Pou Fernández J. Encuesta Framingham de Seguridad: conocimientos y actitudes de las familias frente a los accidentes infantiles. Pediátrika. 2006; 26: 352-357.
  • 10
    Bass JL, Kaufer Christoffel K, Widome M, Boyle W, Scheidt P et al. Childhood injury prevention counseling in primary care settings: a critical review of the literature. Pediatrics. 1993;92:544-550.
  • 11
    Gómez J, Boneu F, Becerra O, Albert E, Ferrando JB, Medina M. Validación clínica de la nueva versión del Programa de Ayuda al Triaje (web_e-PAT v3) del Modelo Andorrano de Triaje (MAT) y Sistema Español de Triaje (SET). Fiabilidad, utilidad y validez en la población pediátrica y adulta. Emergencias 2006;18: 207-214.
  • 12
    Unintentional childhood injuries. Children's health and environment. Disponible en: http://www.who.int/ceh/capacity/injuries.pdf
    » http://www.who.int/ceh/capacity/injuries.pdf
  • 13
    Soriano Serrano M, Serrano Méndez T, Rus Chimchilla Q, Roncero Lozano A, Ruiz B, Cabrera León A. Accidentes infantiles. Tipología, causas y recomendaciones para la prevención. Junta de Andalucía, Consejería de Empleo; Granada; 2008. Disponible en: http://www.juntadeandalucia.es/export/drupaljda/1_1928_accidentes_infantiles.pdf
    » http://www.juntadeandalucia.es/export/drupaljda/1_1928_accidentes_infantiles.pdf
  • 14
    Concheiro Guisán A, Luaces Cubells C, Quintillá Martínez JM, Delgado Diego L, Pou Fernández J. Accidentes infantiles: diseño y aplicación de un registro hospitalario del niño accidentado. Emergencias. 2006;18: 275-281
  • 15
    Arbós Galdón J, Rovira Vila M, Llobera Cánaves J, Bonet Mulet M. Accidentes infantiles en atención primaria. Rev Esp Salud Pública.1995; 69: 98-103
  • 16
    Ablewhite J, Peel I, McDaid L, Hawkins A, Goodenough T, Deave T et al. Parental perceptions of barriers and facilitators to preventing child unintentional injuries within the home: a qualitative study. BMC Public Health. 2015; 15:280-88
  • 17
    Consejo Español de RCP. Disponible en: http://www.cercp.org/el-cercp/consejo-espanol-de-rcp
    » http://www.cercp.org/el-cercp/consejo-espanol-de-rcp
  • 18
    Ministerio de Fomento. Gobierno de España. Código técnico de la edificación. Seguridad en caso de incendio. Disponible en: https://www.codigotecnico.org/index.php/menu-seguridad-caso-incendio/131-ct-documentos-cte/seguridad-caso-de-incendio.html
    » https://www.codigotecnico.org/index.php/menu-seguridad-caso-incendio/131-ct-documentos-cte/seguridad-caso-de-incendio.html
  • 19
    Panzino F , Piza A, Pociello N, García JJ, Luaces C, Pou J y Grupo de Trabajo de Accidentes Infantiles de la SEUP. Estudio multicéntrico sobre factores de riesgo de lesiones en accidentes de automóvil. An Pediatr (Barc). 2009; 71: 25-30
  • 20
    Suelves JM. Lesiones no intencionadas en la infancia y en la adolescencia: rompiendo con el tópico de la mala suerte. Observatorio de Salud de la infancia y la adolescencia. Hospital Sant Joan de Déu. Direcció d'Innovació, Recerca i Gestió del Coneixement. Programa FAROS (informe nº 2). Disponible en: http://faros.hsjdbcn.org/sites/default/files/2n_informe_faros_-_castella.pdf
    » http://faros.hsjdbcn.org/sites/default/files/2n_informe_faros_-_castella.pdf
  • 21
    Azkunaga B, Benítez T, Carazo E, Domenech A, Esparza MJ, Gaitero J et al. Sobre la prevención de lesiones no intencionadas en la edad infantil. Guía para padres; Comité de Seguridad y Prevención de las Lesiones Infantiles. Asociación Española de Pediatría. Madrid; 2016. p. 14-31. Disponible en: http://www.aeped.es/sites/default/files/documentos/portada_e_indice.pdf
    » http://www.aeped.es/sites/default/files/documentos/portada_e_indice.pdf
  • 22
    Mason M, Kaufer K, Sinacore J. Reliability and Validity of The Injury Prevention Project Home Safety Survey. Arch Pediatr Adolesc Med. 2007;161:759-765.

  • Cita sugerida:

    Curcoy Barcenilla AI, Trenchs Sainz de la Maza V, Herrero Fernández J, Hernández García M, Torrús López I, Pou Fernández J, Luaces Cubells C. Conocimientos en seguridad infantil de los padres de niños de 1 a 4 años. Rev Esp Salud Pública.2018;92: 14 de noviembre e201811078.

Fechas de Publicación

  • Publicación en esta colección
    26 Oct 2020
  • Fecha del número
    2018

Histórico

  • Recibido
    09 Jul 2018
  • Acepto
    06 Set 2018
Ministerio de Sanidad, Consumo y Bienestar social Madrid - Madrid - Spain
E-mail: resp@mscbs.es