Factores que predisponen, facilitan y refuerzan el uso del preservativo en jóvenes universitarios de Cali, Colombia

Factors predisposing, facilitating and strengthening condom use amongst university students in Cali, Colombia

Claudia P. Valencia1, 2 y Gladys E. Canaval 2

1 Universidad Nacional de Colombia. Bogotá, Colombia. claudia.p.valencia@correounivalle.edu.co

2 Escuela de Enfermería. Universidad del Valle. Cali, Colombia.

Recibido 13 Octubre 2011/Enviado para modificación 08 Julio 2012/Aceptado 18 Julio 2012


Resumen

Objetivos Identificar la frecuencia del uso habitual del condón y los factores que predicen, facilitan y refuerzan su uso en jóvenes universitarios.

Métodos Estudio analítico de corte transversal con análisis multivariado. La muestra fue de 397 estudiantes seleccionados aleatoriamente mediante un muestreo estratificado por Facultades a quienes se les aplicó una encuesta asistida por computador denominada "Reconociendo mi salud sexual".

Resultados El uso habitual de condón se da para el 33 % de la población. Los factores predisponentes para su uso habitual fueron, el tener la intención y alta autoeficacia en su uso con la pareja ocasional. Entre los factores facilitadores, el uso con la pareja habitual aumenta en 19 veces la oportunidad de utilizarlo habitualmente. El ser hombre se asoció con su uso tanto en los factores predisponentes como facilitadores. Entre los reforzantes, considerar que el condón intensifica el placer al sentirse protegidos y que entre los amigos el condón sea aceptado, se asoció a su uso habitual. En contraste, desplazar el uso del condón por otros métodos anticonceptivos disminuyó la probabilidad de usarlo habitualmente en un 60 %.

Conclusión El no uso habitual del condón en las relaciones pene-ano y su desplazamiento por el uso de otro método anticonceptivo, son claras evidencias de la mayor preocupación que representa para la juventud el embarazo en comparación con las ITS. Se recomienda, la formulación y ejecución de programas que apunten simultáneamente y con igual énfasis a la prevención de embarazos, del VIH y otras ITS.

Palabras Clave: Métodos de planificación, jóvenes, VIH, prevención, sexualidad (fuente: DeCS, BIREME).


ABSTRACT

Objective Identifying condom use frequency and factors predisposing, facilitating and reinforcing its consistent use in college students.

Methods This was a cross-sectional analytical study involving multivariate analysis. The sample consisted of 397 students who were randomly selected using stratified sampling by faculty who had applied a computer-assisted survey entitled, "Recognizing my sexual health."

Results 33 % of the sample population reported routine condo muse. The predisposing factors for regular condo muse were the intention to use one and high self-efficacy regarding use with casual partners. Facilitating factors revealed that condom use with a habitual partner increased the opportunity to use it 19-fold. Being male was associated with its use regarding both predisposing and facilitating factors. It is worth stressing that, amongst there in forcing factors, considering that a condom intensifies pleasure by feeling protected was associated with its regular use as was the condom being accepted by friends. By contrast, abandoning condom use for other contraceptive methods reduced the probability of it being used usually by 60 %.

Conclusions Non-regular condom use in penile-anal intercourse and its displacement by other contraceptive methods provided clear evidence of young people's major concern concerning becoming pregnant rather than avoiding contracting an STI. Formulating and implementing programs simultaneously aimed at and placing equal emphasis on avoiding pregnancy and preventing HIV and other STI is recommended.

Key Words: Condom, young people, HIV, prevention, sexuality (source: MeSH, NLM).


La salud sexual y reproductiva de jóvenes y adolescentes sigue siendo una prioridad en todos los países del mundo. Estadísticas mundiales evidencian como cada día la cara del VIH/Sida es más pobre, más joven y más femenina. El informe mundial de ONUSIDA (1) muestra que de todas las nuevas infecciones, el 97 % está en países de ingresos medios y bajos; el 41 % se presentan en jóvenes entre los 15 y 24 años y el 51 % en mujeres. Según el VII estudio centinela de 2009 (2) realizado en Colombia, la prevalencia de VIH estimada para las personas entre 15 y 49 años es de 0.22 %. Dadas las fallas en el reporte y en el subregistro de datos, se estima para Colombia una cifra de 140 125 personas con VIH y una prevalencia estimada de 0.59 %.

Diversos estudios evidencian los diferentes factores relacionados con el riesgo y la vulnerabilidad de los jóvenes al VIH. En una revisión sistemática de literatura, K. Douglas (3) presenta más de 400 factores que afectan las conductas sexuales así como los resultados (embarazo, ITS), clasificados en factores individuales relacionados con el ambiente proximal de los jóvenes, como su familia, amigos y otros distales como el ingreso, educación, características de la comunidad o barrio. Entre los factores individuales, el estudio del uso de métodos anticonceptivos y de barrera para la prevención de embarazo no planeado y de ITS incluido el VIH, ha sido de gran interés como una estrategia de salud pública.

Diferentes estudios en Colombia (4-6) han identificado que el uso del condón por parte de los jóvenes universitarios oscila entre el 27 % y el 31 %, cifra superior a la población adulta, pero aun muy baja, para esta población sexualmente activa. Reconocer los factores relacionados con el uso habitual del condón en universitarios, es una prioridad para orientar programas en promoción de la salud sexual. Por este motivo durante los años 2008 y 2009 se realizó un estudio en una muestra de jóvenes universitarios del suroccidente de Colombia con el objeto de identificar factores que los protegen o los exponen al riesgo para VIH y otras ITS. En el presente artículo se presentan los resultados sobre la frecuencia y los factores relacionados con el uso del preservativo.

Modelo Teórico

El modelo teórico que orientó la investigación fue el modelo PRECEDE ("Predisposing, Reinforcing and Enabling causes for Educational Diagnosis Evaluation") presentado inicialmente por Green y cols(7) y empleado en estudios de comportamiento, y en intervenciones comunitarias de prevención del SIDA (8-10). Los constructos del modelo son los factores predisponentes, corresponden a factores internos que influyen en la motivación de una persona para realizar la conducta que se pretende promover, como la información, las actitudes, los valores. Los facilitadores que promueven la conducta, una vez ya está motivado/a la persona; son las habilidades y destrezas, el acceso y existencia de los recursos; los reforzantes, que aparecen después que la persona haya realizado la conducta, promoviéndola o limitándola y pueden ser sociales, materiales, subjetivos (Figura 1).

MATERIALES Y MÉTODOS

Se realizó un estudio analítico de corte transversal con análisis multivariado, aprobado por el Comité de Ética de la Facultad de Salud de la Universidad donde se realizó el estudio.

Se obtuvo una muestra de 397 jóvenes según la fórmula para Muestreo Aleatorio Estratificado (MAE) por Facultades, calculando el estimador de la varianza de una proporción, con un error de muestreo del 4 %, un nivel de confianza en las estimaciones del 95 %, una prevalencia estimada de uso del condón del 10 % y la máxima varianza estimada (0.25). Los participantes seleccionados eran de la jornada diurna de los programas regulares de pregrado y tenían entre los 15 y 25 años de edad. Se aplicó una encuesta autodiligenciada asistida por computador denominada "Reconociendo mi salud sexual" validada previamente (12). Se realizó análisis con Stata 10 y SPSS 13.0. Para estimar la asociación entre cada una de las variables de exposición y las variables consideradas como evento se realizó un análisis de regresión logística no condicionada. La definición del modelo final siguió el algoritmo estadístico "step-wise", con una probabilidad de retiro (Pr) menor a 0.15. Se incorporaron sucesivamente las variables de cada uno de los constructos del modelo.

RESULTADOS

De los 397 jóvenes que respondieron la encuesta, el 51 % eran mujeres, con un promedio de 21 años de edad, residentes en estratos 2 y 3, cursaban en promedio quinto semestre de sus carreras y la mayoría eran solteros (96%). La edad promedio de la primera relación sexual fue de 16 años y la de su pareja de 19. El 72 % afirmó tener una pareja habitual y el 31 % informó tener o haber tenido pareja(s) ocasional(es) en el último año. Los hombres reportaron más parejas ocasionales que las mujeres (p: 0.11), sin embargo estas últimas usaron con menor regularidad el condón en todas sus relaciones sexuales con las parejas ocasionales (Figura 2).

El indicador de "Uso habitual del condón" se construyó a partir de las variables: uso en la última relación sexual -RS- y uso en la primera RS. Se encontró "Uso habitual de condón" para el 33 % de la población bajo estudio. Un poco más de la mitad de los jóvenes (54 %) manifestaron que "sí" les gusta usar el condón. El 61 % y el 63 % ven bien que las mujeres propongan el uso del condón y lo carguen respectivamente. El 46 % posee un adecuado conocimiento general del condón y el 73 % de la forma correcta de su uso. La Autoeficacia entendida como la capacidad de poder usar el condón en diferentes situaciones o de rechazar relaciones sexuales sin el condón, fue de 70 % (Subescala con Alfa Cronbach de 0.71).

La mayoría obtuvieron sus condones en las farmacias (52 %) y tiendas (22 %). Pocos lo obtuvieron de los dispensadores públicos y de aquel ubicado en la universidad. El 27 % utilizó siempre el condón como método anticonceptivo (MAC), pero el 57,1 % mencionó que siempre o en algunas oportunidades el uso de otros MAC con su pareja, desplazó el uso del condón, con diferencias estadísticamente significativas por sexo, con mayor desplazamiento por parte de las mujeres (p: 0.01).

Las variables factores de riesgo para el uso no habitual del condón son: no intención de uso con la pareja habitual, relaciones sexuales pene-ano y el desplazamiento del condón por el uso de otro método (Tabla 1). Los factores protectores para el uso del condón fueron el gusto (OR: 0.53; IC: 0.33-0.66) y la autoeficacia(OR: 0.34 IC: 0,20-0,56) en su uso; es decir que aquellos a quienes les gusta el condón tienen el 53 % de probabilidad de utilizarlo habitualmente y la autoeficacia promueve en un 66 % su uso habitual.

Para el análisis múltiple se modeló la probabilidad de usar habitualmente el condón según las diferentes variables de los tres constructos del modelo. Los OR se ajustaron por sexo y por las otras variables (Tabla 2). La variable sexo se mantuvo en los tres análisis.

El ser hombre se comportó como un factor que aumenta las probabilidades de usar el condón tanto en el constructo de factores predisponentes y facilitadores. Aunque esta asociación no es estadísticamente significativa, el Intervalo de Confianza (IC) es más estrecho en los factores predisponentes que reflejan los aspectos que influyen en la motivación para el uso habitual del condón. De los predisponentes el tener alta autoeficacia en el uso del condón y tener la intención de usar el condón en la relación sexual con la pareja ocasional, aumentó la oportunidad de su uso habitual.

Entre los facilitadores, usar el condón con la pareja habitual aumentó en 19 veces la oportunidad de usarlo habitualmente. De los reforzantes, considerar que el condón intensifica el placer al sentirse protegidos y que entre los amigos el condón es aceptado, aumentó la oportunidad de usarlo habitualmente. En contraste, desplazar el uso del condón por otros MAC disminuyó la oportunidad de usarlo habitualmente en un 60 %. Para el modelo final, se incluyeron las variables de todos los constructos. De las 19 variables incluidas se observó significancia solo para cuatro variables, dos del constructo de factores predisponentes (sexo masculino e intención de uso) y dos de factores facilitadores (múltiples parejas y uso del condón con pareja habitual).

En conclusión, ser hombre, tener la intención de uso con la pareja ocasional y usarlo con la pareja habitual, aumentaron la oportunidad del uso habitual en 2.5, 5.5 y 4,5 veces respectivamente.

DISCUSIÓN

La edad de inicio de las relaciones sexuales en esta población (16 años) está por encima del promedio nacional (14 años) (ENDS 2011) (9). Esta edad de inicio es similar para poblaciones escolarizadas y a nivel universitario (5, 6,13).

El porcentaje de la población que se definió como homosexual exclusiva es más alta (1,5 %) que en otros estudios en población universitaria de Colombia (0,9 %) (5) y más baja que la descrita en otros estudios latinoamericanos (4 %) (14). En el estudio aparecen personas con orientación heterosexual pero con prácticas homoeróticas lo que confirma que la orientación e identidad sexual no necesariamente coincide con sus prácticas. Es probable que en algunos jóvenes su orientación sexual aún esté en construcción.

Las prácticas anales son más altas en esta población que en otras poblaciones universitarias reportadas en estudios mexicanos (14). Llama la atención que no se encontraron diferencias estadísticamente significativas por sexo, lo que sugiere que cada día las mujeres optan por esta práctica para evitar los embarazos como lo han mostrado otros estudios (6) y lo más probable es que sea realizada sin condón, aumentando el riesgo de ITS y el VIH.

Las cifras de uso habitual del condón aún son muy bajas comparadas con otras poblaciones de jóvenes universitarios con vida sexual activa en quienes su uso habitual esta cerca del 60 % a nivel internacional (15), pero un poco más altas que las encontradas en un sondeo realizado en Cali (27.3 %) (16)  y en otros estudios en Colombia (26.4 %) en población similar (4).

Existe mayor conocimiento, intención de uso, uso y actitud positiva hacia el condón en los hombres que en las mujeres tal como lo muestran otros estudios (17,18). Sin embargo, en las mujeres que usan habitualmente el condón se evidencia mayor gusto por su uso que en los hombres, con la desventaja que es él quien lo usa en su cuerpo, lo que le resta cierta autonomía a la mujer.

Las cifras de la intención de uso del condón duplican las del uso habitual del condón, lo que ratifica que de la intención a la acción hay un largo camino. Sin embargo "el tenerlo, mostrarlo y ofrecerlo, tiene un respaldo y valor social agregado muy importante (19).

El uso del condón y la intención de uso del condón con la pareja habitual, así como el no uso habitual en las relaciones pene-ano y el desplazamiento del condón por el uso de otro método anticonceptivo, son claras evidencias de la mayor preocupación que representa para los y las jóvenes el embarazo en comparación con las ITS (20).

Las motivaciones para el abandono del uso del condón con la pareja habitual especialmente entre las mujeres tienen un soporte emocional, tal como lo muestran otros estudios (21).  Para muchos, no usar condón o dejar de usar condón con la pareja, está asociado a nociones de seguridad, confianza, estabilidad emocional, y compromiso con la relación. Es en este momento cuando la pareja opta por la opción de otros MAC y desplaza el condón, como lo han mostrado otras investigaciones (11,21,22). El menor uso del condón con las parejas ocasionales muestra que las relaciones pueden establecerse en situaciones imprevistas, sin acceso al preservativo y sin posibilidades de establecer una comunicación abierta sobre las necesidades y acuerdos del encuentro sexual.

Una mayor frecuencia de relaciones sexuales al mes se comportó como un factor que no promueve el uso habitual del condón, tal como lo han descrito otros estudios (14,15), probablemente porque aquellas personas con relaciones habituales, han desplazado el uso del condón por otros MAC lo que ratifica que las parejas utilizan el condón durante los primeros meses de su noviazgo y motivados mas por el temor ante un embarazo que ante las ITS.

Los jóvenes adquieren el condón en mayor proporción en las farmacias y menos en los servicios de salud, lo que es similar con los datos reportados por la ENDS (9). Esto evidencia las falencias en el cumplimiento de algunas disposiciones legales en el marco de los servicios de salud como la distribución de los condones a los jóvenes con vida sexual activa. El dispensador de condones ubicado en la Universidad en el marco del programa del mercadeo social del condón, es insuficiente; su ubicación en el Servicio de Salud Universitario no es asequible y su existencia al interior del campus requiere de mayor divulgación. Tal como lo declaran ONUSIDA y UNFPA (23), los preservativos deben estar fácilmente disponibles universalmente, con carácter gratuito o a un precio razonable y fomentarse de un modo tal que ayude a salvar los obstáculos sociales y personales a su uso.

Estos resultados no muestran concordancia con hallazgos reportados en otros estudios similares dentro y fuera de Latino-América (24,25) en donde, mientras al hombre se le felicita y valora positivamente por cargar y hablar abiertamente de los condones, a las mujeres se les tiende a juzgar negativamente por hacerlo. En este estudio los y las jóvenes ven bien que las mujeres carguen y propongan el uso del condón; el imaginario de los jóvenes universitarios puede estar cambiando probablemente por la influencia del impulso del tema de género en la academia. No sucede lo mismo con la valoración positiva hacia el hombre en relación con sus prácticas sexuales y la mayor aprobación que conceden los padres a las prácticas sexuales de sus hijos varones respecto a las de sus hijas. La cultura patriarcal aún presente en nuestra sociedad acepta este tipo de prácticas en los hombres.

El estudio mostró la alta autoeficacia en el uso del condón, tanto en hombres como en mujeres como lo muestran otros estudios (15,26) y una muy baja percepción de vulnerabilidad al VIH. Es importante verificar si la condición de mujeres universitarias y de mayor edad que los escolares mejora la percepción de su capacidad para la negociación y uso del condón.

El modelo Precede es aplicable en el estudio de este fenómeno, lo cual ratifica su utilidad para el diagnóstico de conductas en salud. En los factores reforzantes se incluyeron dos variables que no habían sido reportadas en otros estudios, las cuales se asociaron estadísticamente con el uso habitual del condón que fueron: aumento del placer al sentirse protegidos y los pares aprueban el uso del condón. Sin embargo, estas variables no se mantuvieron en el modelo multivariado. Por tanto, se hace necesario profundizar en la identificación de los llamados factores reforzantes tal como lo sugieren otros estudios (15). Los resultados de este estudio tienen implicaciones en los servicios de salud, por cuanto es usual que se dé mayor importancia a la prevención del embarazo en adolescentes, se promueva el uso de métodos anticonceptivos dejando en un segundo plano la consejería para el uso del preservativo, el sexo seguro y la consejería para la prueba de VIH, elementos fundamentales en los programas de salud sexual y reproductiva para jóvenes.

Agradecimientos: Este estudio se realizó gracias al apoyo de la Vicerrectoría de Investigaciones de la Universidad del Valle.


REFERENCIAS

1. Programa conjunto de las naciones unidas sobre el VIH/SIDA – ONUSIDA. Informe de ONUSIDA sobre la epidemia mundial de sida 2010 [Internet]. Disponible en: http://www.unaids.org/globalreport/Global_report_es.htm/. Consultado Noviembre de 2010.         

2. Informe final centinela de conocimientos, comportamientos sexuales y prevalencias de VIH y otras ITS en hombres que tienen sexo con hombres, Bogotá 2006. Convenio de cooperación No 838 – 2005, Fondo Financiero Distrital- Programa de las Naciones Unidas, ONUSIDA – Liga colombiana de lucha contra el Sida y Secretaría de Salud de Santander año 2007.         

3. Kirby D, Lepore G; Ryan G. Sexual Risk and Protective Factors. Factors Affecting Teen Sexual Behavior, Pregnancy, Childbearing And Sexually Transmitted Disease: Which Are Important? Which Can You Change? Putting. What Works to Work. A Project of National Campaign to prevent teen pregnance. M.A. ETR Associates; August 2005.         

4. Vera LM, Lopez N, Ariza ND, Diaz LM, Florez J, Franco SG y cols. Asociación entre el área de estudio y los conocimientos y comportamientos frente a la transmisión del VIH/SIDA en los estudiantes de la Universidad Industrial de Santander. Colomb Med. 2004; 35:62-68.         

5. Ospina JM, Manrique FG. Prácticas y comportamientos sexuales en estudiantes universitarios. Av.enferm. 2007; 25 (2) pp.101-111. Disponible en: http://www.revistas.unal.edu.co/index.php/avenferm/article/view/12814/13633. Consultado Julio 2011.         

6. Uribe AF, Orcasita LT. Conductas sexuales de riesgo en estudiantes universitarios de la ciudad de Cali, Colombia. Revista Virtual Universidad Católica del Norte. No.27, (mayo – agosto de 2009, Colombia), [Internet]. Disponible en: http://revistavirtual.ucn.edu.co/ Consultado Agosto 2011.         

7. Green LW, Kreuter M W. CDC's Planned Approach to Community Health as an application of PRECEDE and an inspiration for PROCEED. Journal of Health Education. 1992; 23: 140-147.         

8. Green LW, Kreuter MW. Health Promotion Planning: An Educational and Ecological Approach, 3rd edition. Mayfield Publishing was purchased by McGraw-Hill in 2001.         

9. Bimbela JL, Gómez C. Sida y comportamientos preventivos: El modelo PRECEDE, Revista de Psicología General y Aplicada. 1994; 47 (2): 151-157.         

10. Fernández ML, Falíde JM, Bimbela JL, Alfaro N. Uso del preservativo masculino en las relaciones con coito vaginal de jóvenes españoles entre catorce y veinticuatro años. Revista diversitas- Perspectivas en Psicología. 2008; 4 (2): 401-415.         

11. Valencia CP, Canaval GE, Reyes LF, Hassan S, García A. Reconociendo mi salud sexual: encuesta asistida por computador para la identificación de factores protectores y de riesgo para Vih/Sida en jóvenes universitarios. Cultura del Cuidado Enfermería. 2011;8(1):24-33.         

12. Profamilia 2011. Encuesta Nacional de Demografía y Salud, Colombia, 2011. [Internet]. Disponible en: www.consultorsalud.com/. Consultado Mayo de 2011.         

13. Onusida, Ministerio de la Protección Social. Comportamientos sexuales de los estudiantes de secundaria en Colombia. Análisis de una Encuesta Nacional; 2002.         

14. Moral de la Rubia J. Conducta sexual y uso del preservativo en estudiantes universitarios. Medicina Universitaria de México. 2007; 9(37):173-80.         

15. Lameiras M, Failde JM. Sexualidad y salud en jóvenes universitarios/as: actitudes, actividad sexual y percepción de riesgo de la transmisión heterosexual de VIH. Análisis y modificación de la conducta. 1998; 23, 27-63.         

16. Secretaria de Salud Pública Municipal y Taller Abierto. El acceso al preservativo como determinante real de su intención ó práctica de uso entre la población sexualmente activa del Municipio de Cali: un censor de opinión (2005).         

17. Shafii, T, et al. Is condom use habit forming?: Condom use at sexual debut and subsequent condom use. Sex Transm Dis. 2004; 31(6): 366-72.         

18. Longmore MA, et al.Contraceptive self-efficacy: Does it influence adolescents' contraceptive use? Journal of Health & Social Behavior. 2003; 44(1): p. 45-60.         

19. Sevilla T. Sexo inseguro: un análisis de la racionalidad como parte del riesgo entre jóvenes. Rev. latinoam. cienc. soc. niñez juv. 2008; 6(1): 257-294.         

20. Lynch A. Expectativas y realidades: Jóvenes nicaragüenses navegando entre las olas del género, sexualidad, VIH y más. Puntos de Encuentro, Nicaragua, 2008. [Internet]. Disponible en: http://www.puntos.org.ni/sidoc/descargas/Expectativas_y_realidades_jovenes. Consultado.         

21. Bimbela JL, Jiménez JM, Alfaro N, Gutiérrez P, March JC. Uso del preservativo masculino entre la juventud en sus relaciones de coito vaginal. Gaceta Sanitaria. 2002; 16, 298-307.         

22. Santelli JS, Konris AC, Hoover DR, Polac­seck M. Stage of Behavior Change for Condom Use: The Influence of Partner Type, Relations and Pregnancy Factors. Family Planning Perspectives. 1996; 28, 101-107.         

23. ONUSIDA, UNFPA. Los preservativos y la prevención del VIH. Una declaración publicada originalmente en 2004 y actualizada en 2009. [Internet]. Disponible en: http://www.unaids.org/en/Resources/PressCentre/Featurestories/2009/March/20090319preventionposition/ Consultado Noviembre de 2010.         

24. Hillier L, Harrison L, Warr D. When you carry condoms all the boys think you want it': negotiating competing discourses about safe sex. Journal of Adolescence. 1998; 21: 15-29.         

25. Grimberg M. Iniciación Sexual, prácticas sexuales y prevención al VIH/SIDA en jóvenes de sectores populares: Un análisis antropológico de género. Horizontes Antropológicos, Porto Alegre. 2002; 8 (17), 47-75.         

26. Bayés R, Villamarín F, Ochoa O. El SIDA en los adolescentes mexicanos: un análisis de las conductas de riesgo desde la teoría de la autoeficacia. Rev. Psicológica Contempo­ránea. 1995; 5, 46-55.         

Instituto de Salud Publica, Facultad de Medicina - Universidad Nacional de Colombia Bogotá - DF - Colombia
E-mail: revistasp_fmbog@unal.edu.co