CARTAS AL EDITOR

 

Tripanosomosis americana (enfermedad de Chagas) en el municipio de Chilón, Chiapas. Una encuesta clínicoepidemiológica en 2011

 

 

Carlos Cenalmor-AparicioI; Martha Ballinas-Verdugo, M en CII; Pedro A Reyes, PhDIII

IEstudiante de medicina. Universidad Autónoma de Madrid. Madrid, España
IILaboratorio de Inmunología Molecular y Proteómica, Departamento de Biología Molecular, Instituto Nacional de Cardiología Ignacio Chávez. México DF, México
IIIInstituto Nacional de Cardiología Ignacio Chávez (INC). México DF, México
. pedro_reyes18@yahoo.com

 

 

Señor editor: La tripanosomosis americana (TA), originaria de América continental, entre los paralelos 43º N y 43º S, que comprenden del sur de los Estados Unidos hasta la Patagonia, se adquiere en los primeros cinco años de vida en zonas rurales con vivienda precaria, hacinamiento y convivencia con animales. Hoy en día hay infección incluso donde no hay vectores triatominos.1 Es un problema de salud pública conocido por la OMS, la OPS y por los gobiernos de gran parte de Hispanoamérica, por lo que hay iniciativas multinacionales. México no pertenece a ninguna de estas iniciativas a pesar de que hay TA en todo el territorio nacional. La recopilación de la literatura médica mexicana en 20062 lo demostró y no hay un esfuerzo gubernamental rector. El municipio de Chilón, Chiapas, ha sido estudiado en varias ocasiones, y el presente estudio comprende una encuesta seroepidemiológica en una clínica rural de la región de la selva, con altitud snm 880 m, clima cálido-húmedo, lluvia abundante en verano, población rural dominante en condiciones de vivienda precaria, hacinamiento, convivencia con animales y pobreza.

Se invitó a todos los participantes, se hizo interrogatorio clínico-epidemiológico y se tomó sangre por punción digital. Se obtuvo consentimiento informado voluntario y asentimiento para los participantes menores de edad. Se enviaron las muestras al Instituto Nacional de Cardiología Ignacio Chávez y se procesaron con técnicas validadas en el laboratorio de Inmunología Molecular y Proteómica del Departamento de Biología Molecular del mismo. Participaron 129 personas, 97 mujeres y 32 hombres, de edades comprendidas entre 14 y 80 años en mujeres (mediana de 32.6), y entre 16 y 68 en los hombres (mediana de 40.3); dos mujeres y un hombre tenían 16 años o menos. A excepción de una persona nómada de Durango, los participantes eran oriundos de la zona. La vivienda rural caracterizaba a 102 casos y el hacinamiento (>3 personas/dormitorio o compartían cama) a 106; la convivencia con animales se encontró en 43 casos, con perro o gato intradomicilio. El total de participantes conocía al vector, pero 49 de ellos negaron picadura. Cinco tuvieron signos de puerta de entrada, conocido como signo de Romaña. Se emplearon dos estudios seroinmunológicos: inmunoenzimático ELISA (escrutinio) e inmunofluorescencia indirecta IFI (confirmación).3

Fueron 79 los participantes asintomáticos (62%). Los sintomáticos presentaron dolor torácico en 13 casos (10%), cefalea en seis (5%), en piernas tres casos (2%), tres con fatiga (2%), y un síntoma como dolor en cuerpo, edema de párpados, edema en piernas, inflamación del labio, mareo y cansancio en cada caso. No contestaron en este aspecto 19 participantes.

Los estudios mostraron 25 casos seropositivos (19%), de los cuales 22 fueron mujeres. Los seropositivos tuvieron entre 26 y 82 años, con un promedio de 51.4. La seroprevalencia en México se documentó en muchos ámbitos y circunstancias, incluso en el estado de Chiapas y en la misma zona geográfica, de modo que hay antecedentes nacionales suficientes. En el estudio actual se encontró seroprevalencia de 19%, que resulta alta en comparación con estudios nacionales.4 En el caso de Chiapas esta seroprevalencia es aceptable, pues un estudio comparable en cuatro zonas geográficas del estado5 y otro más en una comunidad rural indígena,6 además de la información presentada en el V Foro para la Seguridad en Banco de Sangre, indicaron que la seroprevalencia en Chiapas oscila entre 3 y 28%. En el estado se ha informado la presencia de triatominos, que incluyen el género Rhodnius, que comparte con Oaxaca, y hay vectores domiciliados y en peridomicilio. Los datos aquí presentados son sólo una aportación a los estudios en México.

 

Agradecimientos

A la Hermana María Esther Cueva, enfermera de la congregación del Divino Pastor, de Chilón, Chiapas, por su colaboración inestimable y su humildad ejemplar. A la señorita secretaria Marilú Hernández Juárez por su colaboración en el trabajo editorial.

 

Referencias

1. Reyes PA. La vida y obra de Carlos Chagas a cien años de la descripción de la enfermedad de Chagas-Mazza. Arch Cardiol Mex 2009;79(4):237-239.         

2. Cruz-Reyes A, Pickering-López JM. Chagas disease in Mexico: an analysis of geographical distribution during the past 76 years- a review. Mem Inst Oswaldo Cruz, Rio de Janeiro 2006;101:345-354.         

3. Luquetti AO, Espinoza B, Martínez I, Hernández-Becerril N, Ponce C, Ponce E, et al. Performance levels of four Latin American laboratories for the serodiagnosis of Chagas disease in Mexican sera samples. Mem Inst Oswaldo Cru, Rio de Janeiro 2009;104:797-800.         

4. Guzman-Bracho MC. Epidemiology of Chagas disease in Mexico: an update 2001. Trends Parasitol 2002;17:372-376.         

5. Mazariego-Arana MA, Monteón-Padilla VM, Ballinas-Verdugo M, Hernández-Becerril N, Alejandre-Aguilar R, Reyes PA. Seroprevalence of human Trypanosoma cruzi infection in different geographical zones of Chiapas, México. Rev Soc Bras Med Trop 2001;34:453-458.         

6. Capps L, Begoña A. Chagas cardiomyopathy and serological testing in a small rural hospital in Chiapas,Mexico. Pan Amer J Health 2004;15:337-340.         

Instituto Nacional de Salud Pública Cuernavaca - Morelos - Mexico
E-mail: spm@insp3.insp.mx